La Reforma Laboral muestra sus primeros resultados. Casi tres de cada cuatro empresas españolas han adoptado algún tipo de medida de flexibilidad interna previstas en la nueva regulación, lo que equilibraría la implementación de esta herramienta (40%) con los despidos (47%). Estos datos han sido presentados en el Primer Observatorio de Seguimiento de la Reforma Laboral, iniciativa puesta en marcha por la Fundación Sagardoy, el Club de Excelencia en Sostenibilidad, ADECCO y Fundación Adecco para monitorizar la aplicación práctica que las empresas españolas están realizando con la entrada en vigor de la Reforma Laboral el pasado 12 de febrero.

Según Jordi Mercader, responsable del IRLE de Fundación Sagardoy, » la movilidad funcional y la modificación sustancial de condiciones de trabajo son los instrumentos más empleados en este proceso de flexibilización». En total, más del 40% de las casi 300 empresas encuestadas han acudido a cada una de estas dos medidas, mientras que un 28% han utilizado o piensan implementar ambos mecanismos. En este sentido, más de la mitad (55%) de las empresas se sirve de estas dos herramientas de adaptación de su fuerza de trabajo.

También señaló que El 35% de las compañías de la muestra que han realizado despidos, o tienen previsto hacerlo, combinan los ajustes cuantitativos (suspensiones, reducciones de jornada) con medidas más cualitativas (movilidad, modificación de condiciones, descuelgues). «Asimismo, la adaptación de las condiciones de trabajo a las circunstancias económicas, técnicas, organizativas y de producción ? ya implique apartarse del convenio aplicable (“descuelgue”) o no (“modificación sustancial de condiciones de trabajo”) ?  se sitúa en el 45,6% de las empresas encuestadas», añadió Mercader

En relación a los descuelgues, la mayoría se han empleado para afectar al salario (un 69% de las empresas entrevistadas) y la jornada y horario de trabajo (42,3%), mientras que la afectación simultanea de varias condiciones presenta menor frecuencia (23%).

En opinión de Iñigo Sagardoy, es evidente que el entorno crítico que se vive, la reforma laboral por sí sola no es suficiente para crear empleo. «Estoy convencido que si se hubiera puesto hace cinco años tendríamos otras cifras de paros diferentes», comentó. Para luego añadir que se nota un fenómeno incipiente en las empresas que desarrollan medidas de flexibilización interna para no hacer más despidos.

Otra cuestión que apuntó el presidente de Sagardoy Abogados es el escaso uso que se hace del contrato de tiempo parcial en nuestro país, «apenas un 20% que si se compara con el 60% de otros países resulta ridículo»,subrayó. Desde su punto de vista sería muy bueno potenciarlo sobre todo de cara a los jóvenes, como primer contacto con el mundo laboral.

Por su  parte, Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco dejó claro que «aunque no puede apreciarse con claridad el impacto que están teniendo las medidas establecidas en materia de contratación, el Primer Observatorio de Seguimiento de la Reforma Laboral concluye que se perciben algunas orientaciones positivas con el incremento de las contrataciones a tiempo parcial en las empresas con plantillas inferiores a 50 empleados y con el posible aumento, en los próximos tres meses, en el número de contratos formalizados.»

Desde su punto de vista será en febrero del año que viene cuando se pueda ver con más calma los efectos de la reforma laboral, al haber pasado un año desde su puesta en marcha. «De todas formas va a ser complicado recuperar tres millones de puestos de trabajo»,confesó a preguntas de los medios informativos que estábamos en la presentación de este Observatorio. También apunto que las empresas deben apostar por la formación y la movilidad geográfica «sobre todo los jóvenes deberían mentalizarse que es bueno salir y formarse en el exterior». Respecto a los malos datos de la EPA, Mesonero coincidió con Sagardoy en que no basta con la reforma laboral para crear empleo sino que se necesitan otras medidas adicionales

 

Otro dato que se comentó es que un 21% de las empresas encuestadas afirman que nueva regulación en materia de contratación a tiempo parcial ha incrementado o podría incrementar en los próximos tres meses el número de contratos formalizados. Porcentaje que, en el caso de las compañías mayores, se reduce al 9,4%. Es importante destacar que, en un 16% de los casos en que las empresas declaran un mayor uso del contrato a tiempo parcial, también se reconoce una contratación en la modalidad de aprendizaje y formación.

También se puso sobre la mesa que  la mitad de las empresas han afirmado haber abonado indemnizaciones superiores a 20 días por año y hasta los 33 días. Además, un 25% de la muestra precisa haber pagado por encima de los 45 días, que era el máximo exigido por la ley antes de las modificaciones del RD-L 3/2012.

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.