Los beneficiarios tendrán derecho a realizar un itinerario individualizado para mejora de su empleabilidad; a participar en medidas de políticas activas de empleo encaminadas a su recualificación para su incorporación a un puesto de trabajo; y a la percepción de una ayuda económica de acompañamiento del 75% del IPREM, en torno a 400 euros, por un máximo de seis meses, siempre que carezcan de rentas familiares superiores al 75% del Salario Mínimo Interprofesional.

Las personas que hubieran percibido prestación del Programa Temporal de Protección por Desempleo e Inserción (PRODI), así como las que hayan agotado o pudieran tener derecho a percibir la Renta Activa de Inserción (RAI), la renta agraria o el subsidio de trabajadores eventuales del Régimen Especial Agrario de la Seguridad Social, no podrán acogerse a este programa.

Con esta medida, a la que se estima puedan acogerse una media de 30.000 personas al mes, se pretende proporcionar una recualificación profesional basada en políticas activas de empleo, a aquellas personas que han perdido su trabajo durante el periodo de crisis y a las que se va a prestar especial atención, mediante su participación en acciones que combinan la orientación y la formación, con objeto de reinsertales en nuevos puestos de trabajo, sobre todo en sectores emergentes y con potencial de crecimiento.

El Servicio Público de Empleo Estatal será el encargado de la concesión y pago de las ayudas económicas de acompañamiento.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.