La conocida portada del ABC, con el titular 'La mirada de un asesino de una niña de tres años'
La conocida portada del ABC, con el titular ‘La mirada de un asesino de una niña de tres años’

Todos tienen derecho a la presunción de inocencia, dice la Constitución. O lo que es lo mismo: cualquiera es inocente hasta que se demuestre lo contrario. Pero cuando ya te han llamado asesino, ladrón o corrupto en todos los medios y todo el mundo te ha declarado culpable desde su cuenta de twitter, inocente del todo nunca podrás serlo, no importa lo que diga el juez. Al final siempre quedará la sospecha y el estigma.

Las redes sociales han magnificado este conflicto entre la libertad de información y expresión, la presunción de inocencia y el derecho a la intimidad. Ya sea por el anonimato, la sensación de ser uno entre muchos o por convicción, el caso es que las redes sociales se convierten en el vehículo de miles de cuidados anónimos para expresar su opinión sobre asuntos judiciales y, a veces, para vulnerar la presunción de inocencia, el honor o la intimad de los procesados. Basta con buscar el nombre de algún acusado de corrupción para sentir la indignación ciudadana en todo su esplendor.

¿Se debería restringir de alguna forma lo que se dice en las redes sociales? ¿Prohibir el anonimato? ¿Se puede llegar a controlar algo tan masivo? ¿Sería peor el remedio que la enfermedad?

Sin embargo, no se trata ni mucho menos de un problema restringido a las redes sociales. A menudo, los instigadores de los juicios paralelos no son otros que los medios de comunicación en pos del titular más espectacular. Que se lo digan a Diego, el inocente de mirada asesina de la portada del ABC, que se puede ver en la imagen. Poco después de la publicación de esta portada los informes médicos le exculparon completamente.

A veces, además de un juicio paralelo lo que ocurre es una sobreexposición de un determinado caso sometido a investigación judicial, ofreciendo cualquier dato ya sea cierto, medio cierto o directamente falso. ¿No son confidenciales las historias médicas de los pacientes? Sin embargo, todos conocemos las enfermedades mentales de la madre de Asunta. Además, cuando se constituya el jurado popular éste se habrá pasado meses viendo fotos de la niña.

La irrupción digital también ha afectado a los medios. Primero porque los medios digitales viven debajo de una presión constante por publicar la información inmediatamente y eso afecta al rigor y la reflexión. Segundo, porque cuando algo ya se ha publicado en internet y distribuido en las redes sociales es fácil pensar que no tiene ningún sentido no publicarlo. Y tercero, porque la competencia está empeorando los resultados de la mayoría de medios de comunicación  y eso lleva a publicar los asuntos que mayor interés despierten en el lector más allá de su interés periodístico real.

Hay que tener en cuenta además que algunas de estas informaciones son directamente ilegales porque muchos de estos casos están bajo secreto del sumario. La violación del secreto de sumario está penada por el artículo 466 del Código Penal pero pocas veces se investigan porque son casos incómodos, sobretodo cuando la filtración proviene directamente de los funcionarios encargados de la investigación.

Los secretos del sumario se decretan para permitir que la investigación funcione mejor y no influenciada por lo que se va publicando. Al final, es imposible determinar si un juicio paralelo afectará o no el devenir de un procedimiento judicial pero lo que está claro es que supone una gran presión para los profesionales de la Administración de Justicia tomar decisiones sometidas a juicios mediáticos, y no precisamente por su rigor jurídico. Por lo tanto un juicio paralelo es una doble amenaza: actúa sobre los derechos fundamentales del procesado -honor, intimidad y presunción de inocencia- y sobre el correcto funcionamiento de la Administración de Justicia.

¿Se debe afrontar este problema? ¿Es posible controlarlo sin restringir sustancialmente la libertad de prensa y de información?

Como medio digital dedicado al derecho, Diario Jurídico ha considerado los juicios paralelos un tema de debate idóneo para los actos de presentación de su nueva web, que tendrán lugar en Barcelona y Madrid.

En el acto de Barcelona, que se celebrará el próximo martes 1 de Julio en el Colegio de Abogados de Barcelona, intervendrán como ponentes el vicepresidente del Consejo General de la Abogacía Española Pere Lluís Huget; el abogado experto en derecho de las TIC Xavier Ribas; el juez de lo Social en Barcelona y miembro de la Asociación Jueces por la Demoracia, Xavier Gonzalez de Rivera y la periodista especializada en nuevas tecnologías, Gina Tost. El debate estará inaugurado por la vicedecana del Colegio, Rosa Maria Barberà y moderado por el consejero delegado de Diario Jurídico, Marc Basté. 

Por su parte, el coloquio se celebrará en Madrid el jueves día 3 en el Salón de Actos del ICAM. Los ponentes serán Ignacio Peláez Marquésex fiscal y socio director del despacho Peláez y Asociados; Manuel Núñez Encabo, presidente de la Comisión de Arbitraje, Quejas y Deontología de FAPE;  Luís Romero, socio del despacho Luis Romero y Asociados y Manuel Sánchez de Diego, profesor titular de Derecho Constitucional en la Facultad de Ciencias de la información de la Universidad Complutense de Madrid.

María Jesús González-Espejo, consultora y socia directora de Emprendelaw moderará el debate, que será inaugurado por la decana del Colegio, Sonia Gumpert. 

Algunos casos célebres

Madeleine

La exposición mediática del caso provino inicialmente de la familia en su afán para encontrar a la pequeña pero cuando se filtró a la prensa que una de las líneas de investigación apuntaba a los padres de la pequeña, estos fueron carne de tabloide inglés todo un verano. Los padres llevaron a juicio por injurias al The Express Newspaper Group, propietario de algunos de estos tabloides, y en 2008 consiguieron una indemnización de más de un millón de dólares y que todos se retractasen públicamente.

Bárcenas

Todos hemos visto los sms personales mandados por el ex tesorero del PP a Mariano Rajoy e incluso fotos de Bárcenas en la cárcel. Aunque el caso tiene sin ninguna duda un gran interés público que justifica que los medios lo cubran en detalle, el derecho a la intimidad también debe respetarse.

Marta Domínguez

Fue acusada de pertenecer a una red de dopaje en la Operación Galgo. Logró probar que era inocente pero no sin antes tener que soportar un duro juicio mediático.

Jesús Vázquez

En 1995 Jesús Vázquez y otros famosos fueron acusados de acostarse con menores prostitutos a raíz de las declaraciones de varios menores en el llamado caso Arny. Finalmente él y la mayoría de acusados fueron absueltos pero el caso estuvo en todos los medios durante meses.

evento
Clica en la imagen para reservar tu plaza

10 Comentarios

  1. Marta Dominguez no “logró probar que era inocente”. Simplemente consiguió que se anulasen las pruebas en su contra, como escuchas telefónicas y fotos. Es decir, “logró” que no se pudiese demostrar su culpabilidad en un juicio. Es diferente.

  2. De entrada diré que soy ignorante en leyes pero el sentido común me hace sospechar que que ley y justicia a veces no coinciden.
    Si no me equivoco lo que pretende el artículo es que las personas presuntas sean respetadas como si no pasara nada hasta que haya sentencia firme (curioso es lo mismo que dicen todos los que están inmersos en algún chanchullo), y cuando ya sepamos la sentencia entonces ya sí, son unos hijos de satanás. Si fuera así con lo lenta que funciona la justicia en España algunos morirían como santos a pesar de cometer los mayores delitos.
    En el caso especial de políticos creo que se debe aplicar la frase de la mujer del césar, deben ser y parecer intachables y la simple sospecha ya debería ser causa suficiente para que se apartaran hasta que se aclarase el asunto.
    Según el artículo Pujol aún sería molt honorable, Rajoy un alma cándida y Magdalena Álvarez debería seguir en el Banco Europeo.
    No tenía razón Pacheco cuando dijo que “la justicia es un cachondeo”. No digo lo que es para mí porque seguro que me meten en la cárcel.

    • Estoy de acuerdo con usted en que la ley y la justicia raras veces coínciden, pero la mayoría de las veces es porque las palabras que usamos para denominar ciertos comportamientos delictivos no coíncide con el legalmente establecido.
      Pongamos por ejemplo lo que habitualmente se denomina robo. Para la mayoría de las personas es apropiarse de lo ajeno, pero legalmente para existir el robo se ha de dar al mismo tiempo el uso de la fuerza para ese fin. En caso de quedarse con lo ajeno sin el uso de fuerza o violencia, se estaría cometiendo otro tipo de delito como podría ser hurto, apropiación indebida, etc. y por lo tanto las penas son diferentes para cada caso y no tiene nada que ver con la cuantía de lo sustraído.

      También estoy de acuerdo en que ciertas personas deberían de regirse por reglamentos particulares puesto que la mera sospecha de haber cometido un delito está perjudicando al colectivo del que forma parte.
      Pero la pretensión del articulo, no es la que usted dice, sino precisamente recordar a la población que un presunto culpable no deja de serlo hasta que se dicta una sentencia firme al respecto y señalar la “indefensión” de los declarados inocentes ante los juicios mediáticos a los que se ven sometidos.

    • Con todo el respeto. Precisamente si no tienes ni idea de derecho deberías fiarte un poco de lo que dicen los abogados, los jueces y los fiscales al respecto ¿o has visto algún juez, abogado, etc a favor de publicitar todos los detalles del caso antes de la sentencia? No? Pues será por algo….
      Parece que no has leido el artículo. Hay que respetar la presunción de inocencia, y mas cuando la cara del supuesto asesino va a aparecer en tv, ordenadores y demás. Se te está olvidando algo y eso tambien se debe a que no sabes de derecho y no tienes perspectiva de la realidad. Mucha gente es inocente y sale inocente. Luego no tienen que probar su inocencia ante las cámaras. Dime una cosa, después de poner a parir a los supuestos asesinos, corruptos y demás, si son inocentes ¿lo publicitas de la misma manera? No.
      La `portada del ABC es un buen ejemplo, una foto de un tipo inocente en al portada de uno de los diarios mas leídos del país…
      Respecto a lo de los políticos, puede que se deba separarlos del cargo una imputados… pero ¿cada vez que se sospecha? ¿No te parece que eso podría usarse para librarse de políticos incómodos? Hay que tener un poco de perspectiva…. Ni el cachondeo con la corrupción actual, ni tirar piedras a los tejados de políticos honrados.

  3. Sí, los juicios paralelos son un problema… pero la justicia también tendrá que admitir que a veces son los únicos juicios que hay. Llevamos más de cinco años con el sumario del caso Gürtel sin juicio a la vista, y juicios relacionados como el caso Camps se saldaron con una sentencia de chiste en la que el jurado pasó por alto pruebas presentadas y dio por válidos argumentos refutados.
    Saliendo de la justicia española, tenemos un caso clamoroso como la masacre del estadio de Heyschel en la que las autoridades belgas y de la UEFA, tarde, mal y a rastro, se despacharon culpando de la masacre exclusivamente a los hooligans que iniciaron la avalancha. En casos como éste el juicio paralelo de la prensa que criticó la falta de previsión y de reacción de las autoridades belgas fue el único juicio justo que hubo.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.