Esta semana Morena buscará aprobar la Ley Federal de Austeridad Republicana y planteará que los periodos extraordinarios sean después de los comicios de junio.

El parido político Morena buscará aprobar el mayor número de dictámenes y reformas pendientes durante esta semana, a fin de cerrar un periodo ordinario marcado por el intenso trabajo legislativo correspondiente al rumbo de la Cuarta Transformación de México.

El coordinador de la Junta de Coordinación Política, Mario Delgado Carrillo, afirmó que junto con ello se propondrá que el o los periodos extraordinarios en el Congreso de la Unión, se convoquen después del proceso electoral, que se llevará a cabo a partir de la segunda semana de junio próximo.

El líder parlamentario comunicó que acompañarán la política de austeridad que ha impulsado el presidente Andrés Manuel López Obrador, para acabar de una vez con abusos y evitar la “fantochería” en la función pública.

Subrayó también la importancia de la reforma por los cambios que contempla a la Ley General de Responsabilidades Administrativas y la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria. El propósito es regular y atender la ejecución del gasto público con apego a los principios de economía, eficacia, eficiencia, transparencia, rendición de cuentas y honradez.

En ese sentido, señaló que la facción política agotará todas las vías del diálogo con las demás fuerzas en la Cámara de Diputados, para conciliar las diferencias y que antes de concluir el periodo se apruebe en el Pleno esta ley.

En la Cuarta Transformación las medidas de austeridad republicana la base del Gobierno y a través de ellas plantean el uso eficiente, racional y transparente de fideicomisos, fondos, mandatos o contratos análogos.

Afirmó Delgado Carrillo que “Los servidores públicos deben vivir en la justa medianía, similar a la de administraciones austeras, como la del Presidente Benito Juárez.”

Sobre el Plan Nacional de Desarrollo, el representante legislativo expuso que la misma se analizará de forma inédita en la Cámara baja.  Una vez recibido dicho documento, se turnará a todas las comisiones ordinarias, quienes tendrán un plazo de hasta 30 días para emitir sus conclusiones en los temas competentes.

“Por primera vez hemos diseñado un acuerdo para establecer reglas claras y precisas sobre el análisis del Plan Nacional de Desarrollo, lo cual debe dar legitimidad y apertura a todas las voces, con el fin de enriquecer este documento”, destacó.

Las conclusiones de las comisiones ordinarias deberán determinar si el PND incluye o no los fines del proyecto nacional contenidos en la Constitución. Asimismo, la Mesa Directiva recibirá estas observaciones y las tunará a su vez a la Conferencia para los Trabajos Legislativos para que ésta elabore un documento donde señale si el PND cumple o no con los términos de la Ley de Planeación.

Una vez que esto suceda, agregó Delgado Carrillo, el presidente de la Conferencia podrá exponer ante el Pleno el acuerdo, mismo que será sometido a discusión entre todos los grupos parlamentarios en el proceso legislativo correspondiente, en caso de que la asamblea determine que el PND no incluye los fines del proyecto nacional, se remitirá al Ejecutivo para las adecuaciones necesarias.

Fuente: Cámara de Diputados, México