La Cámara de Diputados aprobó tres reformas legislativas relativas a las seguridad social y vivienda. 

Recientemente, la Cámara de Diputados aprobó dos reformas en materia de seguridad social y una de vivienda.

La primera de las reformas está dirigida a garantizar que los familiares de un pensionado desaparecido puedan seguir cobrando esta prestación económica.

Por medio de esta reforma se adicionó el artículo 137 Bis de la Ley del Seguro Social, el cual atiende el caso de una familia que depende económicamente de la pensión que recibe su familiar y que al no tener este ingreso se sumerge en una situación de precariedad acuciante.

Por ello, se consideró indispensable establecer que si un pensionado desaparece de su domicilio por más de un mes sin que se tengan noticias de su paradero, los beneficiarios con derecho a la pensión disfrutarán de ella, en los términos que dicta la sección referente a causa de muerte por seguro de invalidez y vida, con carácter provisional, previa solicitud respectiva.

Si posteriormente y en cualquier momento el pensionado se presentase, la ley establece que tendrá derecho a disfrutar él mismo su pensión y a recibir las diferencias entre el importe original y el que hubiese sido entregado.

Esta modificación fue aprobada con 369 votos en pro, el pasado 2 de octubre de 2019 y publicada en el Diario Oficial de la Federación el jueves 7 de noviembre de 2019.

La segunda reforma en materia de seguridad social aprobada por la Cámara de Diputados es la que refiere a dos derechos de los trabajadores del campo o jornaleros.

Los cambios, aprobados con 393 votos en pro el pasado 2 de octubre, indican que el trabajador estacional o eventual del campo, podrá ser sujeto de aseguramiento del régimen obligatorio de seguridad social cuando presten, en forma permanente o eventual, un servicio remunerado, personal y subordinado, cualquiera que sea el acto que le dé origen la personalidad jurídica y naturaleza económica del patrón aun cuando éste, en virtud de alguna ley especial, esté exento del pago de contribuciones.

Finalmente, la Cámara de Diputados aprobó reformas a la Ley de Vivienda. Allí, se incorporó a la resiliencia como parte de los requerimientos mínimos contenidos en la regulación de la construcción de vivienda del Plan Nacional de Desarrollo.

La ley define a la resiliencia como la capacidad de un sistema, comunidad o sociedad potencialmente expuesta a un peligro para resistir, asimilar, adaptarse y recuperarse de sus efectos en un corto plazo y de manera eficiente, a través de la preservación y restauración de sus estructuras básicas y funcionales, así como lograr una óptima protección futura y mejorar las medidas de reducción de riesgos.

Dada la localización geográfica del país, el documento destaca la vulnerabilidad a los efectos de los movimientos telúricos que afectan gran parte del territorio nacional.

Por ello, es fundamental incorporar la resiliencia como un parámetro que permitirá generar asentamientos urbanos que, al ser afectados por un fenómeno natural, las edificaciones que lo conforman regresen a su estado original sin la necesidad de que sean demolidas o sustituidas.

Fuente: Cámara de Diputados, República de México

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.