Así lo dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador al encabezar el Desfile Cívico Militar por el 212 aniversario del inicio de la Independencia.

En dicho evento el mandatario ratificó la propuesta que nuestro país presentará ante la Asamblea General de Naciones Unidas para buscar con urgencia un acuerdo que detenga la guerra en Ucrania y alcanzar una tregua mínima de cinco años para todas las naciones, ya que se trata de un atentado a los derechos humanos, sociales y económicos del mundo.

“Sin paz no habrá ni crecimiento económico, ni mucho menos justicia. Gobernar no debe ser un ejercicio de hegemonía o de dominio, sino, ante todo, la búsqueda de bienestar para los pueblos. El poder sólo tiene sentido y se convierte en virtud cuando se pone al servicio de los demás.”

El primer mandatario señaló que grupos de interés en posiciones de poder gubernamental o económico se esmeran en conducir la política hacia el conflicto armado sin importarles el sufrimiento ni la estabilidad de las naciones. Consideró que fue así como se produjo la guerra entre Rusia y Ucrania.

Para el Jefe de Estado la ONU ha quedado en un papel meramente ornamental y reprobó a las grandes potencias por tomar partido en el conflicto únicamente para servir a sus intereses económicos, por lo que no puede evitarse la sospecha de que esta y muchas otras guerras son azuzadas por intereses de la industria bélica.

Luego, recordó que los mexicanos no aceptan ninguna intervención extranjera ya que lo han sido en cinco intentos a lo largo de la historia.

“No por eso podemos dejar de preguntarnos cómo fue que los gobiernos integrantes de la OTAN le niegan a Ucrania su ingreso a la organización en momentos cruciales, por un lado; mientras que, por el otro, le ofrecen armas y sanciones económicas o comerciales contra Rusia, medidas que únicamente han servido para agravar el conflicto, producir más sufrimiento de víctimas, de sus familiares y de refugiados; para agravar el desabasto de medicamentos y de energía, y para impulsar la inflación mundial; fenómenos, todos, que perjudican a la gran mayoría de los pueblos del mundo.”

El Gobierno de México propondrá la inmediata constitución de un Comité de Diálogo y Paz, integrado por los jefes de Estado de la India y del Vaticano, así como por el secretario general de la ONU, que buscaría de inmediato el cese de hostilidades y el inicio de pláticas de las partes en conflicto.

El comité también conseguiría un acuerdo multinacional para pactar una tregua de al menos cinco años, con la aprobación unánime del Consejo de Seguridad de la ONU, para la suspensión inmediata de acciones y provocaciones militares, pruebas nucleares y de misiles.

La propuesta se presentará en próximos días ante la Asamblea General de la ONU a través del secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubon, el jefe del Ejecutivo federal añadió que con este planteamiento es posible crear un ambiente de paz y tranquilidad para que los gobiernos dediquen todo su esfuerzo en atender los lacerantes problemas de pobreza, salud y violencia de todos los continentes, además de enfrentar el fenómeno migratorio con humanidad y fraternidad.

“Sin paz no habrá ni crecimiento económico ni mucho menos justicia. Gobernar no debe ser un ejercicio de hegemonía o de dominio, sino, ante todo, la búsqueda de bienestar para los pueblos. Ojalá tengamos éxito con esta iniciativa, pero, aunque suceda lo que suceda, nunca será en vano luchar por la justicia y por la paz.”

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.