El Presidente López Obrador afirma que no existen ciudadanos imaginarios y que en las redes sociales la gente puede expresarse con libertad.

Señaló el mandatario que en este momento de la historia, el protagonista principal es el pueblo.  “El pueblo es el motor del cambio”, afirmó.

Twitter vino a marcar la historia política del mundo y en México los movimientos sociales han encontrado allí una forma de que sus demandas sean escuchadas.

Si bien durante el último año se han generado más de 60 mil tuits denunciando alguna especie de censura en la red social, la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) determinó que los servidores públicos no pueden bloquear en Twitter a ciudadanos y periodistas que los incomoden con comentarios en esa red, pues ese instrumento digital “es un canal de comunicación entre funcionarios y la ciudadanía”.

La SCJN estableció que cuando el servidor utiliza sus redes sociales para difundir información referente al desempeño de su gestión, prevalece el derecho a la información sobre el derecho a la intimidad del servidor público.

En diálogo matutino con medios de comunicación, el presidente Andrés Manuel López Obrador informó acerca de su facultad y responsabilidad de informar al pueblo, decir la verdad.

Acompañado por los integrantes del Gabinete de Seguridad para desahogar preguntas sobre el caso de pasado 17 de octubre en Culiacán, el primer mandatario recordó que la transparencia es regla de oro de la democracia.

Es un principio que hoy se lleva a la práctica y así lo declaró: “Tengo facultades y la responsabilidad de informar al pueblo y decir la verdad; eso es lo que estoy haciendo.”

El gobierno federal debe dar ejemplo de rectitud, integridad y honestidad; al mismo tiempo que conducirse con la verdad, no debe permitir la distorsión de los hechos por lo que se informará puntualmente y se reconocerá cuando se incurra en errores.

El Mandatario explicó que importa la polémica porque es parte de la pedagogía política y reiteró que es saludable que existan puntos de vista distintos entre los medios de comunicación.  Es normal que se tome partido, la objetividad es difícil de aplicar.

“Yo nunca les voy a faltar al respeto, nunca, y lo más importante, nunca va a haber censura. La única cosa que pido es que yo pueda ejercer mi derecho de réplica, nada más, porque no me voy a callar. Tengo que informar también a los ciudadanos o dar mi opinión, y que todos actuemos bien y no nos extralimitemos; los mismos ciudadanos en las redes sociales”, manifestó.

La ciudadanía está politizada como nunca en la historia del país, “Ya no hay ciudadanos imaginarios, la gente está más que despierta. Y se tiene ese instrumento que antes no existía, que son las redes sociales. Entonces, cualquier cosa que la gente considera no adecuada a su criterio, lo expone con libertad.”

No obstante, informó que se realizará un análisis del movimiento generado en redes sociales: “Estaría bien hacer la investigación y analizarlo aquí, o sea, qué cosa es realmente lo que está sucediendo, conocer la realidad; porque hay evidencias, eso no se puede borrar.”

Fuente: Presidencia de la Nación, México