La Comisión de Igualdad de Género analiza iniciativas para adecuar los Centros de Justicia para las Mujeres.

El principal planteo reside en que  los centros de justicia para las mujeres estén descentralizados de las fiscalías estatales, con autonomía técnica y presupuestal.

Isabel Erreguerena, de EQUIS Justicia para las Mujeres, comentó que durante el confinamiento aumentaron las agresiones de género.

Vale destacar que la violencia dirigida hacia la mujer es el segundo delito más denunciado en el ámbito familiar.

La Comisión de Igualdad de Género, presidida por la diputada Wendy Briceño Zuloaga (Morena), realizó el parlamento abierto en materia de “Centros de Justicia para las Mujeres”.

En dicho encuentro se analizó junto con especialistas dos iniciativas que promueven que estos espacios brinden servicios de atención integral con perspectiva de género y de los derechos humanos a las víctimas de violencia y a sus hijas e hijos.

Además, en la convocatoria se planteó que los centros de Justicia para las Mujeres estén descentralizados de las fiscalías de las entidades federativas, tengan personalidad jurídica y patrimonio propio, autonomía técnica e independencia presupuestal.

Asimismo, que las dependencias federales propicien que las autoridades locales impulsen la creación, operación o fortalecimiento de esos espacios.

En el parlamento virtual, la diputada Mildred Ávila Vera (Morena) informó que de acuerdo con la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares al menos 30.7 millones de mujeres han enfrentado algún de tipo de violencia, por lo que es fundamental que estos organismos resulten eficaces.

Agregó también que, si bien en México hay 48 Centros de Justicia para las Mujeres, algunas entidades no tienen estos espacios con las características adecuadas, lo cual deja en estado de vulnerabilidad a las víctimas de violencia.

En su intervención, la comisionada nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (Conavim), María Candelaria Ochoa Ávalos, consideró que las reformas planteadas permitirán que los centros de justicia adquieran un estatuto jurídico y tengan recursos propios.

Además, destacó que es fundamental que estos espacios dejen de ser “el patito feo” de las fiscalías, por lo que la incorporación de su figura en la ley garantizará su estabilidad y reconocimiento.

Del mismo modo, sugirió que estos centros tengan personal comisionado de manera permanente y se les etiquete presupuesto específico, toda vez que en la actualidad estos órganos dependen de las fiscalías.

Finalmente, destacó la relevancia de la selección de sus titulares, que no deberían quedad sólo al arbitrio del fiscal porque son cargos de mucha responsabilidad.

Por último, la fiscal general de Justicia de Sonora, Claudia Indira Contreras Córdova, criticó que los Centros de Justicia para Mujeres no se pueden usar como “caja chica”.

Por ello, señaló que es necesario reforzar el ámbito cultural de los servidores públicos que atienden este tema, a fin de brindar una atención con perspectiva de género, además de especificar sus funciones.

Fuente: Prensa Cámara de Diputados República de México

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.