La multinacional de venta de productos dietéticos y franquiciadora de centros Naturhouse ha perdido la demanda que interpuso contra la Asociación Española de Dietistas y Nutricionistas – AEDN – y contra su presidente Giusseppe Russolillo por un presunto delito de intromisión al honor. Los hechos se remontan a mayo de 2008, cuando el presidente de la citada asociación realizó unas declaraciones a la Agencia EFE poniendo en duda la eficacia de los productos de la marca y la preparación de sus técnicos, y acusando además a Naturhouse de publicidad engañosa.

Las críticas de Giusseppe Russolillo fueron contundentes, pues en sus declaraciones cuestiona ante la opinión pública el sistema de adelgazamiento empleado por Naturhouse y la publicidad utilizada para la captación de clientes, llegando incluso a denunciar los riesgos que para la salud suponen los procedimientos y técnicas que esta empresa utilizaba. La empresa demandó a AEDN y su presidente y solicitó una indemnización de 300.000 euros por intromisión en su honor. El propio ponente de la sentencia y presidente de la Sala de lo Civil,  Juan Antonio Xiol Ríos, reconoce que las palabras del presidente de AEDN fueron muy duras pero considera que dichas manifestaciones tenían relevancia pública y eran de interés general por la materia afectada que no es otra que la salud pública ante el riesgo de determinadas dietas de adelgazamiento.

De esta manera, Xiol considera que las declaraciones de Russolillo debe emmarcarse en el ejercicio de la libertad de expresión. Y siguiendo la doctrina jurisprudencial aplicable en el caso de ponderación de derechos fundamentales en conflicto, considera que la veracidad no es un requisito exigible cuando se ejercita fundamentalmente la libertad de expresión – especialmente en casos como el presente en que las manifestaciones en ningún caso hacían referencia a situaciones o productos concretos -. El Supremo también concluye que las expresiones utilizadas por el presidente de la Asociación Española de Dietistas y Nutricionistas no fueron ni injuriosas, ni insultantes ni desproporcionadas, y aseguran que dichas expresiones no deben valorarse de una manera aislada, sino que hay que tener en cuenta que se enmarcan en un contexto de pugna que desde hace años mantiene enfrentados a dietistas y nutricionistas con Naturhouse.  Los magistrados concluyen también que las palabras de Russolillo se produjeron “en el ámbito de la discrepancia científica”.

El Supremo viene a confirmar así las dos anteriores sentencias, del Juzgado de Primera Instancia de Barcelona y de la Audiencia Provincial de dicha ciudad. Ambas, con resoluciones absolutorias para la asociación de nutricionistas y para su presidente y con condena de costas a Naturhouse

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.