José Carlos Dívar Blanco, Presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Tribunal Supremo; Juan Carlos Campo Moreno, Secretario de Estado de Justicia, y Carlos Carnicer Díaz, Presidente del Consejo General de la Abogacía Española, participaron ayer en el acto de clausura del VII Congreso Unijes “Retos de la abogacía ante la sociedad global”, que se ha celebrado en la Universidad Pontificia Comillas. La sesión estuvo presidida por el Rector de Comillas, José Ramón Busto, SJ, y contó con la presencia de los decanos de las facultades de Derecho de las tres universidades convocantes Deusto, Ramon Llull (Esade) y Comillas ICADE.

En su intervención, el Secretario de Estado ha afirmado que “el nuevo modelo de acceso situará a los españoles entre los mejor formados y entre los que mejores servicios prestan a los ciudadanos y en defensa de la justicia”. Para Campo, el éxito futuro de la ley de acceso a las profesiones de abogado y procurador de los tribunales, cuyo reglamento, consensuado entre todos los interlocutores afectados, ha sido recientemente publicado, responderá a la elaboración conjunta de la norma que han realizado los ministerios de Justicia y de Educación, las universidades y los colegios profesionales.”A mediados del 2013 tendremos la primera generación de abogados procedente del nuevo plan formativo. Estamos seguros que con estos cambios nos colocaremos a la cabeza de Europa”.

Minutos antes, en la conferencia plenaria de clausura “Fundamentos éticos de la abogacía” impartida por Carlos Dívar quedó claro el papel que juegan los abogados en el Estado de Derecho. A lo largo de su intervención dibujó la figura del letrado apoyado en citas célebres como la de Voltaire que llegó a decir que “la más bella profesión del mundo es la abogacía.

Para el presidente del CGPJ “Sin abogados no hay libertad” y recordó que la propia Constitución en su artículo 24 hace referencia al derecho a la defensa y a la tutela judicial efectiva. Hizo también un llamamiento a la ética en el ejercicio de una profesión que presta un servicio público y “una misión de carácter público”. Habló del “abogado pacificador”, un agente imprescindible para alcanzar la paz social; realizó una defensa de los colegios de abogados y desarrolló la idea del secreto profesional y sus implicaciones. El Presidente de CGPJ afirmó también que el indisoluble matrimonio entre el derecho y la abogacía tiene como resultado la defensa jurídica del ciudadano. Por último señaló que en ese ejercicio ininterrumpido de cuarenta y tres años como juez “los abogados fueron siempre mis compañeros”.

Sentado a su lado derecho en la mesa presidencial, la intervención de Carlos Carnicer, presidente del CGAE sirvio para que comentara que “Una reflexión tan importante sobre la abogacía como la que se ha hecho en este congreso merece nuestro ofrecimiento de seguir peleando por la profesión y la función social a la que sirve”.Según Carnicer, aunque a lo largo de los siglos la profesión ha vivido cambios constantes, en esencia sigue siendo la misma cosa. Con todo, señaló que la ley de acceso marcará un antes y un después en nuestro país. ” Es evidente que ya hay un marco normativo que va a propiciar que se desarrolle de forma más clara la formación contínua”. Carnicer se refirió también a la contribución de los abogados para alcanzar la necesaria paz social y al servicio que ofrecen a la sociedad: “Cuando prestamos nuestros servicios, además de al cliente, servimos a algo más elevado, a la justicia de todos”.

A lo largo de este VII Congreso Unijes, celebrado del 27 al 29 de junio, profesores de las tres universidades convocantes y de otros centros, y profesionales de la abogacía y la judicatura han compartido sus reflexiones sobre el futuro de la profesión. En seis conferencias plenarias y más de una veintena de mesas redondas en sesiones paralelas se han abordado cuestiones como la influencia de las nuevas tecnologías, los retos de la globalización, los desafíos de la especialización o las claves de la formación. En total, unos 150 ponentes han analizado los cambios que la concepción de la abogacía ha sufrido en los últimos años.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.