Pese a que conocíamos el fallo de la Sala Penal del Supremo poco antes del mediodía, inadmitiendo por 11 votos contra cuatro, la querella que la asociación de juristas Preeminencia del Derecho presentó contra el presidente de este tribunal y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Dívar, por los 32 viajes en fin de semana que cargó al presupuesto del Consejo, las reacciones de diferentes asociaciones judiciales no se han hecho esperar. Muchas de ellas hablan del descrédito de la justicia y de la necesidad que Dívar dimita y se renueve el CGPJ

Respecto al citado fallo se ha sabido el Alto Tribunal señala que la conducta de Dívar se ha ajustado a la normativa que se aplica desde 1996 a los viajes de los miembros del CGPJ y a la que se ha acogido no sólo el actual presidente sino sus antecesores y todos los vocales. También se subraya que los gastos de Dívar había sido fiscalizados por la Intervención del Estado y aprobados por la Comisión Presupuestaria del Consejo, lo que haría imposible imputarle sólo a él una supuesta malversación de fondos.

Los cuatro magistrados del Supremo que defendieron la admisión de la querella -José Manuel Maza, Perfecto Andrés Ibáñez, Joaquín Giménez y Alberto Jorge Barreiro- han anunciado que emitirán votos particulares a la decisión mayoritaria del tribunal, cuyos argumentos se plasmarán junto al auto que se hará público en los próximos días.

Mientras que el propio Dívar ha convocado un Pleno Extraordinario para el próximo día 21 de junio, hay cinco vocales del CGPJ que mantienen su tesis de que el propio presidente dimita.  Estamos hablando de José Manuel Gómez Benítez, que le denunció ante la Fiscalía por los gastos de sus viajes a Marbella, y que volverá a pedir la “remoción” del presidente. Los otros cuatro que solicitan en otro escrito conjunto la dimisión de Dívar son los vocales de tendencia progresista Margarita Robles, Inmaculada Montalbán, Félix Azón y Carles Cruz.

Es evidente que la guerra interna en el CGPJ sigue abierta y que por medio hay un acto institucional de calado como son la celebración del bicentenario del Tribunal Supremo el próximo lunes, con presencia de los Reyes de España, que quizás no llega en el mejor momento para el propio Carlos Dívar, a la sazón presidente del Alto Tribunal y del mismo organo de representación y control de los jueces españoles.

Asociaciones judiciales, críticas

En este contexto, supimos que entidades como la Asociación de Jueces Francisco de Vitoria (AJFV) o Jueces para la Democracia consideras que este tipo de hechos  demuestran un creciente deterioro de la imagen institucional del máximo órgano de gobierno de los Jueces que afecta no sólo a su Presidente, sino también a algunos de sus Vocales, uno de los cuales ha sido objeto también de una querella.

Desde esta entidad, “el hecho de que la decisión del Tribunal Supremo no haya sido unánime y hubiera Magistrados partidarios de admitir la querella es motivo suficiente, junto con la sucesión de acontecimientos de las últimas semanas, para que D. Carlos Dívar presente su inmediata dimisión en tanto que su continuidad en el cargo no hace sino ahondar en el profundo descrédito del CGPJ y, por arrastre, de la propia Carrera Judicial, sin que ni uno ni otra deban soportar por más tiempo esa situación que les resulta totalmente ajena en tanto que en ambos casos su prestigio y esencia debe estar por encima de la posible cuestionable actuación, siquiera presunta, de los temporales integrantes del CGPJ.”

Desde Jueces para la Democracia que celebró recientemente su Congreso en palabras de Joaquim Bosch a diferentes medios informativos:”  nosotros creemos que el señor Dívar debe dimitir sobre todo por responsabilidades políticas. Él está al frente del órgano de gobierno de los jueces y debe actuar de manera transparente y con actuaciones que no dejen lugar a dudas de que se han podido realizar actos poco éticos. Hay una serie de hechos que se han puesto sobre la mesa en los cuales se alega que ha podido gastar una serie de cantidades de un presupuesto que es público con un destino de carácter privado y ante ello, el señor Dívar no ha dado las explicaciones necesarias y no ha querido comparecer voluntariamente y se ha escudado en una especie de reserva que no está justificada ante el carácter reiterado de los viajes y unos destinos que no son propiamente los habituales de las actividades de representación que ostenta. Todo eso exigía una serie de aclaraciones para que los ciudadanos no pierdan la confianza en una institución tan importante como es el Poder Judicial.”

Para AJFV está claro que este tipo de sucesos deja claro que la actual elección de los vocales del CGPJ no es la más adecuada por que “reproduce  las mayorías y minorías parlamentarias, es totalmente perverso, repitiendo el órgano de gobierno en ocasiones miméticamente la división partidista de nuestro Parlamento, en clara contradicción con la interpretación que de su sistema de elección efectuó en su momento el propio Tribunal Constitucional.”

A juicio de estos magistrados, “el sistema está agotado y el fracaso del modelo debe ser el motor para que el Ministerio de Justicia acelere la reforma de la LOPJ para que los Jueces y Magistrados puedan elegir a los 12 vocales de procedencia judicial.” Sus compañeros de Jueces para la Democracia consideran que hay un problema claro de control de gasto de esta entidad por lo que no ve descabellado, al igual que pasa con otras entidades públicas ” que el Tribunal de Cuentas hiciera un análisis pormenorizado. Cualquier medida sobre transparencia que se adopte en el Consejo debe ir acompañada por las auditorias independientes”.

La petición de Francisco de Vitoria es concluyente: ” pedimos a los actuales Vocales que, alejados de mantener una situación de interinidad no deseada ni acorde con el espíritu de la Ley, procedan de inmediato, tras la deseable materialización de la dimisión antes referida, al nombramiento de un nuevo Presidente, que lo es también del Tribunal Supremo, Magistrado de dicho Tribunal, de verdadero prestigio y que aúne durante los meses que le quedan de mandato a este CGPJ las distintas opiniones y sensibilidades, orientando sus esfuerzos a su exclusiva y olvidada gestión de buen gobierno de los jueces.”

Desde su punto de vista ese nuevo presidente debe tener  ascendencia, crédito y reputación entre los vocales, los miembros de la Carrera Judicial y los ciudadanos en general. Proceso de nombramiento que debe quedar al margen de toda ingerencia política, evitándose así reeditar el conocido origen del designio del actual todavía Presidente, negado de facto en su momento y ampliamente difundido y aceptado como tal en la actualidad, en tanto que su nombramiento corresponde exclusivamente a los 20 Vocales del CGPJ, sin intervención política externa.

Por último, la AJFV sigue reivindicando el papel que los Jueces y Magistrados realizan diariamente en atención al número creciente de asuntos que han de resolver, la falta de medios personales, su menguante poder adquisitivo y otras circunstancias que hacen muy gravoso el diario ejercicio de su función. A pesar de la imagen que han transmitido quienes tienen el deber constitucional de ampararles, los Jueces y Magistrados continuaran ejerciendo sus funciones con pleno respeto a la Constitución y la Ley.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.