Todo el mundo conoce el derecho a disfrutar, como trabajador por cuenta ajena, y como mínimo, de 30 días naturales de vacaciones al año según establece la Ley,  aunque el convenio colectivo puede aumentar esos días. 

En cuanto al tiempo de disfrute, las vacaciones deben disfrutarse dentro del  año natural (de enero a diciembre) en el que se han generado y como  norma general se puede entender que un trabajador devenga 2,5 días de  vacaciones por mes trabajado SIN QUE INFLUYA EN ESTE CALCULO  QUE EL TRABAJADOR NO ESTÉ A JORNADA COMPLETA. Pero hay  algunas excepciones. 

vacaciones - diario juridicoPero, ¿y si no se han disfrutado algunos días? 

En dicho caso, el trabajador tendrá derecho a disfrutarlo en el siguiente año,  el plazo general suele ser en los primeros 6 meses del año siguiente. Si la  empresa no otorga el permiso para disfrutar las vacaciones, el trabajador puede  reclamar su disfrute vía judicial mientras dure el contrato o reclamar una  cantidad dineraria una vez finalizada la relación. 

El Tribunal de Justicia de la Unión europea en su sentencia del 29 de  Noviembre de 2017 reconoció el derecho a aplazar o acumular las vacaciones  y que no prescriban al año, de esta manera, se puede acumular de forma  ilimitada las no disfrutadas durante toda la vigencia de la relación laboral. En el  momento que la relación laboral finalice por cualquier causa, pueden ser  reclamadas de forma dineraria. 

Requisitos:  

  1. Que se hayan perdido los días de vacaciones por causas ajenas a tu voluntad, por ejemplo, que la empresa haya sido la que ha imposibilitado el disfrute de esos días. 
  2. La finalización de la relación laboral crea el derecho a reclamar el importe de todos los días de vacaciones no disfrutados.

El reconocimiento de este derecho ha nacido del procedimiento judicial de un  trabajador de Reino Unido que solicitó una compensación económica por no  haber disfrutado de todas las vacaciones que tenía derecho según su legislación  y por la imposibilidad de disfrutarlas al haber finalizado la relación laboral que  abarcó del año 1999 al 2012. 

El tribunal con sede en Luxemburgo fundamenta el reconocimiento del derecho  citado realizando esta interpretación del art. 7 de la Directiva 2003/88/CE de 4  de Noviembre sobre aspectos de la ordenación del trabajo que sigue así:

«1) En caso de controversia entre el trabajador y el empresario a la hora de determinar si el  trabajador tiene derecho a vacaciones anuales retribuidas de conformidad con el artículo 7 de  la Directiva 2003/88, ¿resulta compatible con el Derecho de la Unión, y en particular con el  principio de la tutela judicial efectiva, el hecho de que el trabajador tenga que tomar las  vacaciones antes de saber si tiene derecho a que dichas vacaciones sean retribuidas? 

2) Si el trabajador no disfruta de la totalidad o de parte de las vacaciones anuales a las que  tiene derecho en el año de referencia a efectos de dichas vacaciones durante el cual debe  ejercerse el derecho a las vacaciones, en circunstancias en las que lo habría hecho, pero en las  que no lo hizo porque el empresario se negaba a retribuir cualquier período de vacaciones  disfrutado, ¿puede el trabajador alegar que se le ha impedido ejercer su derecho a disfrutar de  las vacaciones retribuidas y aplazar por tanto dicho derecho hasta el momento en que tenga la  oportunidad de ejercerlo? 

3) Si es posible aplazar el derecho a las vacaciones, ¿puede éste aplazarse indefinidamente o  existe un período de aplazamiento determinado para ejercer el derecho aplazado, por analogía  con las limitaciones impuestas para el supuesto de que el trabajador no pueda ejercer el derecho  a las vacaciones en el año de devengo de dichas vacaciones debido a una baja por enfermedad? 

4) En el supuesto de que no exista ninguna disposición legal ni contractual que determine el  período de aplazamiento, ¿está el órgano jurisdiccional obligado a imponer un límite al período  de aplazamiento con el fin de garantizar que la aplicación del Reglamento no distorsione el  objetivo subyacente al artículo 7 [de la Directiva 2003/88]? 

5) En caso de respuesta afirmativa a la cuestión precedente, ¿resulta compatible el período  de 18 meses contados desde el final del año de referencia a efectos de vacaciones con el derecho  otorgado en el artículo 7 [de la Directiva 2003/88]?» 

¿Cómo afecta al finiquito? 

Si en el momento de la extinción del contrato, el trabajador tiene muchos días de  vacaciones acumulados sin disfrutar, el coste del despido puede salirle alto a la  empresa por malas prácticas con respecto al derecho de disfrute de las mismas al  tener que compensarlas de forma dineraria. 

¿Cómo llevar a cabo la reclamación de las vacaciones no disfrutadas mientras la relación sigue en vigor? 

Lo primero es solicitar a la empresa por escrito la compensación de las  vacaciones no aprovechadas. Y, en caso de negativa por parte de la empresa, el  plazo es de 20 días para presentar una demanda ante el Juzgado de lo Social. 

¿Cómo llevar a cabo la reclamación de las vacaciones no disfrutadas durante toda la relación laboral una vez finaliza ésta? 

Presentando una papeleta de conciliación en materia de reclamación de cantidad  con la cuantía exacta que se reclama por todos los días de vacaciones retribuidas  y no disfrutadas. En caso de no existir avenencia, se sigue el procedimiento con  la presentación de demanda ante el Juzgado de lo Social.


Autor: Asesoría Millán

Despacho integral para empresas y particulares, el trato cercano y personal a NUESTROS clientes nos hace tener máxima fidelidad cliente-abogado.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.