Por María Reguera, asociada senior de procesal de ECIJA

Después de que la revista francesa Closer publicara las fotografías de Kate Middleton en ‘topless’ y luciendo un tanga en una residencia privada cerca de la Rivera francesa, el  escándalo no se detiene, máxime teniendo en cuenta la viralidad con la que dichas imágenes se están difundiendo en la red.

Así las cosas, es obligado preguntarse cómo actuarían nuestros tribunales si los hechos hubieran acontecido en España, reflexionando sobre la extensión y los límites del derecho a la Propia Imagen y a la Intimidad de las personas con proyección pública.

En primer lugar, vaya por delante que a la hora de determinar la licitud o ilicitud de la captación de las imágenes de una persona de notoriedad o proyección pública, resulta irrelevante si ésta tiene o no puesta la parte superior del biquini. Y es que, según tiene reiterado el Tribunal Supremo, entender lo contrario supondría reconocer implícitamente que” prescindir de dicha pieza no está admitido por los usos sociales”.

Sentado lo anterior,  los hechos se circunscriben a evaluar si estaría permitida la captación y difusión de unas fotografías sobre una persona de proyección pública en un lugar que no está abierto al público y si, en todo caso, la captación y difusión de dichas imágenes, estaría justificada por el derecho a la Libertad de Información.

El principal límite al ejercicio del derecho a la Propia Imagen por parte de las personas con proyección pública se encuentra regulado en el artículo 8-2-a) de la L.O. 1/1.982, que legitima la captación, reproducción o publicación de la imagen por cualquier medio a las personas de proyección pública en lugares abiertos al público. Y ello en el entendimiento de que el personaje público que en lugar público se expone a mirada ajena asume que su imagen pueda ser captada y difundida sin su consentimiento, aunque no le satisfaga el resultado.

Así las cosas, para que opere este límite al derecho a la Propia Imagen, es necesario que las fotografías hayan sido tomadas en un lugar abierto al público, lo que entendemos no es el caso, toda vez que las fotografías fueron tomadas en una residencia privada cerca de la Rivera francesa.

En el caso de que, por el contrario, las fotografías se hubieran tomado en una playa concurrida por terceros, este límite al derecho a la Propia Imagen operaría y las fotografías “a priori” serían lícitas puesto que, quien decide libremente exponerse en un lugar abierto al público, asume el riesgo implícito de ser fotografiado.

Por lo que se refiere al derecho a la Intimidad, lo que realmente resulta relevante para determinar la existencia o no de intromisión ilegítima es la existencia de una voluntad clara por parte de la persona con proyección pública de poner ciertos aspectos de su vida personal y familiar en público conocimiento y fuera del ámbito de lo reservado. Del hecho de que Kate Middleton estuviera en una residencia privada podría deducirse que su voluntad no era precisamente la de poner en público conocimiento sus vacaciones familiares, con lo que la captación de las imágenes implicaría una intromisión ilegítima en este derecho.

Lo anterior, sin perjuicio de que los tribunales han de evaluar el fin informativo de las imágenes. Y el fin informativo, según establece nuestro Alto Tribunal, no sólo abarca la información política, económica, científica o cultural sino también la información más banal. Y es que, entender lo contrario supondría que los medios más frívolos sólo pudieran publicar imágenes consentidas por sus protagonistas.

En definitiva, y con los precedentes existentes en nuestro país, a pesar de que pudiera entenderse que las imágenes tienen fin informativo, parece previsible que nuestros tribunales dieran la razón a Kate Middleton, pues se encontraba en un lugar privado, lo que impide la captación de su imagen y descarta su voluntad de exponer al público aspectos de su vida personal.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.