El presidente Evo Morales oficializó su renuncia tras incansables marchas del pueblo.

“Estoy renunciando. Estoy enviando mi carta de renuncia a la Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia” fueron las palabras utilizadas por Morales para informar la dimisión a su cargo presidencial.

El actual mandatario de Bolivia deja la presidencia este domingo forzado por la profunda crisis política desencadenada en el país por las denuncias de fraude en las elecciones del pasado 20 de octubre.

“Ha habido un golpe cívico, político y policial”, dijo Morales tras 13 años, nueve meses y 18 días de mandato.

El Jefe de Estado boliviano fundó su renuncia en el modo de evitar que continúe la violencia en el país tras tres semanas de enfrentamientos entre sus partidarios y sus detractores que han dejado al menos tres muertos y cientos de heridos.

El anuncio fue televisado junto al vicepresidente Álvaro García, quien también presentó su renuncia.

En la red social twitter expreso: “Hemos estado en el Gobierno 13 años, nueve meses y 18 días gracias a la unidad y voluntad del pueblo Nos acusan de dictadura los que perdieron ante nosotros en tantas elecciones. Hoy Bolivia es una Patria libre, una Bolivia con inclusión, dignidad, soberanía y fortaleza económica.”

El comandante de las Fuerzas Armadas, general Williams Kaliman, le había solicitado horas antes que diera un paso al lado para desbloquear la crisis política.

Los militares veían como escasa respuesta la convocatoria a nuevas elecciones que había hecho el gobierno en horas de la mañana.

El llamado a nuevas elecciones había sido anunciado luego de que la Organización de Estados Americanos (OEA) señalara las “irregularidades” detectadas por una auditoría de las elecciones presidenciales.

Presidente y vicepresidente dejaron sus cargos afirmando que un golpe de Estado se había consumado.

Asimismo,  responsabilizaron de la violencia registrada en el país a los líderes opositores Carlos Mesa y Luis Camacho.

Durante los años de su extensa presidencia Morales estrechó fuertes lazos con diferentes gobiernos de la región, especialmente de izquierda. Esos aliados salieron en defensa del mandatario indígena, a quien señalaron de ser una “víctima de un golpe de estado”.

Nicolás Maduro, señalado por sostener una dictadura en Venezuela, se expresó también en twitter comunicando su apoyo al recién dimitido presidente de Bolivia.

“Condenamos categóricamente el golpe de Estado consumado contra el hermano presidente @evoespueblo. Los movimientos sociales y políticos del mundo nos declaramos en movilización para exigir la preservación de la vida de los pueblos originarios bolivianos víctimas del racismo”, fueron las palabras del mandatario venezolano.

El expresidente de Brasil, Lula da Silva, también calificó lo ocurrido en Bolivia como “un golpe de estado” y lamentó que América Latina tenga una élite económica que no sepa cómo vivir con la democracia y la inclusión social de los más pobres.

No obstante el apoyo brindado por los “suyos”, países como Argentina, Perú, Chile y Brasil solo pidieron que se efectúe una transición democrática lo más pronto posible.

El presidente electo de Argentina manifestó que era imperativo que los bolivianos fueran a elecciones pronto. “Bolivia debe volver cuanto antes al sendero de la democracia a través del voto popular y sin proscripciones”, opinó Alberto Fernández.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.