Barcelona acoge el próximo 29 de junio el Digital Law Congress, un evento de primera fila que aúna a tecnología con el derecho. Un encuentro que se presenta apasionante, no sólo por la lista de ponentes que intervendrán – entre los que se encuentran eminencias como Lawrence Lessig – sino porque es el primer congreso que se celebra en todo el mundo que hablará de todas las materias que integran el derecho digital. Y es que las nuevas tecnologías han revolucionado muchos sectores, pero también en el ámbito jurídico han tenido un impacto más que evidente. Las tradicionales jurisdicciones se ven afectadas por todo lo que puede generar Internet y, al mismo tiempo, los profesionales del sector deben adaptarse a una nueva realidad.

De esta manera, el congreso, que lleva por nombre “digital law congress” tratará aspectos como la privacidad, ecommerce, social media, ciberdelincuencia, etc. Es decir que en definitiva, no se encasilla en el derecho informático sino que se analizará y debatirá todo el derecho relacionado con el aspecto digital. Con esta cita como telón de fondo, DIARIO JURÍDICO, medio colaborador de este importante certamen entrevista a Rodolfo Tesone, Presidente de la Sección de Abogados TIC en el Colegio de Abogados de Barcelona y organizador del evento, para hablar, no sólo de la jornada del día 29 sino también, para recorrer de la mano de un experto algunas de las problemáticas que generan actualmente las nuevas tecnologías.

Tesone se enmarca a sí mismo dentro de los llamados abogados 2.0. De hecho, es experto en Derecho de las Tecnologías de la Información y la Comunicación con más de 10 años de experiencia. Se licenció en Derecho por la Universidad de Barcelona y cursó el Posgrado en Derecho de Internet y Comercio Electrónico por la Universitat Oberta de Catalunya, i la Universitat de les Illes Balears (UOC-UIB). Es Master en Derecho de Internet y de las Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación por el Instituto Europeo EFI, Operador de Autoridad de Registro del Sistema Abierto de Certificación,y Experto Implantador en Sistemas de Gestión de Seguridad de la Información (por APPLUS). Actualmente, además de presidir una sección de abogados del ICAB, es presidente de ENATIC y miembro del Comité de Expertos en Consejo General de la Abogacía Española.

“Nosotros consideramos que el derecho digital afecta de forma transversal a prácticamente todo el derecho”, explica Tessarollo, “ y precisamente por eso cuando tuvimos la idea de impulsar este proyecto queríamos que se tratara de un congreso que tuviera esa connotación de derecho digital”. Lo cierto es que en derecho informático ya hay muchas asociaciones y federaciones que están organizando congresos desde hace años sobre privacidad, o propiedad intelectual, etc. A pesar de tratarse de la primera convocatoria, la ambición es grande “el evento nace con el espíritu de convertirse en la cita anual del derecho digital”.

¿Cuáles son los atractivos de este evento que aúna derecho y tecnología?

Por un lado, el hecho de poder tocar toda la temática relacionada con el derecho digital en una jornada. Normalmente para hacer esto tienes que asistir a diferentes jornadas y aquí se engloba todo en la misma. Además, nos podemos colgar la medalla de haber conseguido a los mejores ponentes que hay en estos momentos en el circuito del derecho digital a nivel internacional. Sin ir más lejos, lo que destaca por encima de todo es la oportunidad de poder contar con Lawrence Lessig. A mi en tono coloquial me gusta decir que es el Messi de lo nuestro, porque es una persona de absoluta referencia. Él ofrecerá la primera ponencia plenaria.

En la segunda abrimos fuego con Enrique Dans, Chema Alonso, y Ramsés Gallego. La intención es que en este primer panel de personas que no son abogados, Enrique pueda explicar desde la perspectiva económica qué nos vamos a encontrar en la sociedad de la información, por su parte Chema expondrá cuáles van a ser los retos de hacking que tenemos que tener en cuenta y Ramsés Gallego detallará las últimas novedades tecnológicas para contextualizar un poco los paneles que van a venir a continuación. A partir de ahí la temática es estrictamente jurídica. Y se hablará de community manager, de ciberdelincuencia, de redes sociales, privacidad, propiedad intelectual, ecommerce, etc.

¿Quiénes pueden estar interesados en acudir?

Desde los abogados especializados en esta materia, que es un colectivo creciente – en el ICAB somos más de 700 – pero también al resto de abogacía catalana y española e incluso a aquellos colectivos o asociaciones profesionales qu tengan algún punto de relación con la sociedad de la información. Es importante poder posicionar a la abogacía en este contexto, es decir en primer lugar globalizado y en segundo lugar competitivo. Porque si no nos subimos al carro de la abogacía digital no somos competitivos en un mercado gobal y otros despachos nos van a venir a quitar clientes y cuota de negocio.

El derecho digital es transversal. ¿Eso qué implica y cómo puede prepararse un abogado?

Es evidente que afecta de forma tranversal a prácticamente todas las áreas del derecho. Sin ir más lejos un procesalista tiene que entender muy bien toda la parte de evidencias electrónicas, en derecho administrativo hay que llevar al dedillo toda la parte de administración electrónica, y un penalista debe controlar obviamente los delitos informáticos.
Y ahora una de las cosas que creo que es importante dejar claro es que esta es una inmejorable oportunidad generacional para disfrutar de oportunidades laborales. En el sentido de que en el mundo de la abogacía para gozar de una cierta reputación profesional hoy en día en materias de penal, civil, administrativo, el primer requisito es tener una experiencia muy consolidad. Eso, para gente más joven es inalcanzable hasta dentro de unos años.

Sin embargo, por un tema generacional, y por cuenta de la revolución que estamos viviendo relacionado con la sociedad de la información se nos abre una gran oportunidad profesional que viene de dos apartados: por parte de los llamados nativos digitales, es decir, todos los compañeros que están ahora acabando la carrera o que la van a acabar y no saben a qué carrera apuntarse que de alguna manera llevan incorporado en su software toda esta cultura digital.

De hecho estamos detectando que un importante porcentaje de las últimas promociones ptan por esta especialización. Y en este capitulo hay algo también muy importante que reividicar, y es que es necesario que se incorpore con urgencia a los planes de estudio de la universidad todos estos temas que en estos momentos no existen.

Y a nivel de legislación cómo crees que se ha regulado esta materia?

Fatal. El problema es que estamos intentando resolver conflictos digitales con una administración de justicia del sigle XIX. Nosotros somos partidarios de crear plataformas de resoluciones extrajudiciales de conflictos vía arbitraje o mediación y sobretodo plataformas de auto resoluciones automatizadas. Hay varios ejemplos, como por ejemplo el de eBay, donde ya están previstos los diferentes conflictos que se pueden producir y hay unas resoluciones internas que ayuda a resolverlos casi de forma automática.
Otro problema es que no tenemos los recursos necesarios, porque no podemos resolver estos conflictos digitales con una administración de justicia del siglo XIX del mismo modo que no podemos resolver conflictos globales con jurisdicciones estatales o locales. Internet es global, es mundial.

Uno de los elementos que más llama la atención es el crecimiento del crimen orgnaizado o cibercrimen..

Sí, y se está industrializando. Son auténticas redes que de alguna manera están delinquiendo porque no hay nadie que les pueda poner el lazo. De hecho cuando el año pasado se monta la primera Comisión Internacional entre Unión Europea y estados Unidos contra el cibercrimen se hace porque se detecta que el volumen de dinero que mueve el crimen organizado asciende a 28.000 millones de euros. Estamos hablando de cantidades absolutamente bestiales en los tiempos que corren. Es necesario además que se incluya una coordinación para perseguir el delito a nivel internacional.

En España ha habido mucha polémica con todo lo relacionado con la propiedad intelectual y la llamada Ley Wert-Sinde

Precisamente el hecho de contar con Lawrence Lessig para el congreso es una declaración de intenciones, porque es el padre de la cultura libre. Él de hecho utiliza un ejemplo que se entiende muy bien. Nosotros podríamos reunirnos y conseguir que el legislativo promulgara una ley para que dentro de 10 días prohibiera la ley de la gravedad. Nos podemos llegar a poner de acuerdo, pero dentro de 10 días cuando vayamos a tirar una piedra, se va a caer al suelo porque la ley de la gravedad no la vamos a poder resolver. Es un muy buen ejemplo para explicar que lo que son los patrones clásicos de defensa de legislativos en propiedad intelectual en el contexto globalizado de internet no tienen sentido. Por mucho que nos empeñemos hay que buscar fórmulas innovadoras legislativamente hablando que permitan proteger algo tan importante como es la propiedad intelectual pero con dotes de realismo. En el equilibrio está la virtud. Pero es un tema apasionante que se tratará también en el Congreso.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.