Salvador González Martín (Málaga, 1968), es abogado especialista en Derecho Mercantil y litigación, así como fundador de la Corte Arbitral de Málaga. En la actualidad es director legal de Grant Thornton Andalucía y profesor asociado del Departamento de Derecho Mercantil de la Universidad de Málaga.

Tras las elecciones del Ilustre Colegio de Abogados de Málaga, Salvador ha resultado elegido como su nuevo decano, y hoy está con nosotros para explicarnos sus propuestas de modernización colegial.

Salvador González Martín

Buenos días, Salvador. En primer lugar debemos analizar tu insistencia acerca de vertebrar el colegio según especialidades. ¿Podrías concretarnos un poco más en qué consiste tu proyecto?

Una de nuestras fundamentales propuestas de campaña ha sido la de vertebrar el colegio, articulándolo mediante secciones dedicadas a cada una de las especialidades del derecho y su ejercicio. Convencidos de la necesidad de trasladar a la sociedad una imagen de excelencia en cada uno de los ámbitos en los que se desarrolla nuestra profesión, la idea es ir creando sus respectivos foros especializados, abiertos a toda la abogacía. 

Solamente así podremos a) formarnos profundamente en la materia elegida, b) divulgarla, c) convocar a todos los operadores jurídicos y sociales que la protagonizan, d) aunar criterios y e) proponer protocolos de actuación práctica.

Asimismo, valoramos mucho tu deseo de fortalecer las delegaciones colegiales existentes en la provincia. ¿En qué medida mejoraría el funcionamiento colegial?

Al hilo de la anterior respuesta acerca de vertebrar el Colegio se incluye también fortalecer las delegaciones. En los últimos años, muchas de ellas han perdido el papel que deben tener en el Colegio de Abogados en particular y su incidencia en la sociedad. Las delegaciones siempre deben ofrecer a sus colegiados todos los servicios de proximidad y representarlos ante la justicia y la sociedad local.

Por tanto, hemos decidido apostar por ellas y potenciarlas, fortaleciendo el contacto directo con la Justicia, la Administración, las instituciones y la sociedad local. 

¿De qué forma planeáis potenciarlas?

Pues las dotaremos de más autonomía y más recursos, para organizar la formación, las relaciones con la administración de justicia y el resto de administraciones, la atención a la abogacía y a las peculiaridades del ejercicio profesional en la zona y fomentar la participación y el compañerismo. 

Queremos que los delegados pasen a ser los verdaderos representantes de la abogacía en el partido judicial y sean elegidos por los integrantes del censo de la delegación, a tal fin plantearemos la necesaria modificación estatutaria.

A lo largo de tu campaña, también has insistido mucho sobre crear una oficina defensora de los principios de la abogacía. ¿En qué se diferenciaría la misma de la comisión deontológica ya existente en el organismo?

La Defensa de la Abogacía es la primera obligación de nuestro Colegio y debe abordarse con toda la intensidad posible. Por ello, una de nuestras grandes apuestas será la creación de la Oficina de la Defensa de la Abogacía, pues estamos convencidos de que la labor que realiza la actual Comisión de Relaciones con la Administración de Justicia y la Oficina de Atención al Colegiado es insuficiente. 

Volviendo a la primera pregunta, relativa a vertebrar el colegio según especialidades. ¿Las peticiones que se hagan al respecto influirán en la oferta formativa?

Por supuesto, nuestra propuesta es que las secciones colegiales se conviertan en un instrumento que ofrezca formación continua, actualidad legislativa y jurisprudencial.

No es ningún secreto que hay retrasos en los pagos a los profesionales que ejercen en el Turno de Oficio. ¿Cómo solucionar el problema?

Lo dije en mi campaña y lo repito hoy: me comprometo a adelantar los pagos del Turno de Oficio de inmediato. Es urgente actualizar las remuneraciones que fueron aprobadas por la Junta de Andalucía hace diez años, porque no es justo que cobremos lo mismo que hace una década. 

Desde el decanato vamos a garantizar la transparencia en la gestión del Turno de Oficio, que todo abogado sepa cuáles son las reglas de reparto, las asignaciones de guardias y los criterios establecidos para ello, 

Por otro lado también reivindicaremos la cotización y cobertura de la Seguridad Social y presentaremos un plan de formación continua gratuita para el Turno de Oficio. 

¿Ello no supondría un gran desembolso?

Soy consciente de que se trata de una apuesta ambiciosa, pero es posible. He sido tesorero del Colegio y eso me permite poder hacer esta propuesta y tomar la medida de inmediato. Tenemos una tesorería, generada en los últimos veinte años, que lo permite. Además, en un mercado financiero de tipos bajos como el actual, puede tomarse la medida sin necesidad de usar la tesorería.

Tampoco es cuestión baladí que las cuotas colegiales resultan elevadas para los compañeros que empiezan a desarrollarse en la profesión. ¿Cómo hacer más accesible el ejercicio?

Soy consciente de lo difícil que son los inicios en la Abogacía, por eso nuestro proyecto quiere apoyar a los abogados más jóvenes y de reciente incorporación. Vivimos momentos de cambio que nos presentan grandes retos, desafíos que son aún más complicados de afrontar al inicio de nuestra carrera, por eso hemos preparado una serie de medidas que los ayudarán y harán que estos jóvenes puedan contar con el amparo del Colegio. 

Entre estas medidas está precisamente bajar las cuotas colegiales los diez primeros años de colegiación: los primeros cuatro años habrá una reducción del 50% de la cuota; los siguientes tres años, del 25%; y, luego, del 10%. También eximiremos del pago de cuotas durante los 6 meses siguientes a la maternidad, paternidad o adopción.


Autores: Juan Martínez Soler y Fernando Aguilar

Estado de derecho - diario juridico

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.