El Registro de Economistas Auditores (REA Auditores) –órgano especializado del Consejo General de Economistas en materia de auditoría–, en coordinación con el Colegio de Economistas de Cádiz, han inaugurado hoy el VII Foro Nacional de Pequeños Despachos de Auditores que se celebrará durante el día de hoy y mañana en Cádiz, en un acto en el que han participado el presidente del REA, Carlos Puig de Travy; el presidente del Colegio de Economistas de Cádiz, Javier Cabeza de Vaca; el concejal de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Cádiz, José Ramón Páez Pareja, y el presidente de la Federación Europea de Contables y Auditores para Pequeñas y Medianas Empresas (EFAA) –entidad que engloba a más de 300.000 profesionales de la contabilidad, la auditoría y las finanzas que prestan servicio a pymes europeas– Salvador Marín. Esta séptima edición del Foro se centra en tres aspectos que preocupan al sector como son el futuro de los pequeños despachos de auditores, el impacto de las nuevas tecnologías en la auditoría y los mecanismos necesarios para dinamizar este mercado, actualmente excesivamente concentrado. El acto de clausura, previsto para mañana viernes, correrá a cargo del presidente del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) del Ministerio de Economía y Empresa, Enrique Rubio.

Durante la conferencia inaugural, Salvador Marín ha resaltado que “los pequeños y medianos despachos de auditoría son un apoyo fundamental y básico para millones de Pymes en Europa –y por tanto en España–, por el gran valor añadido que estas empresas reciben tanto a través de la auditoría como de otros servicios relacionados con la información financiera”. Asimismo, en cuanto al debate en relación a establecer nuevos estándares, o no, para los denominados auditores de entidades menos complejas, Marín ha apuntado que “desde la EFAA se ha trasladado a los distintos organismos internacionales en materia de información financiera (contabilidad, auditoría …) la necesidad de simplificar los requerimientos, adaptándolos a la realidad de estas entidades y de los despachos que las auditan, obviamente basándose en los principios comunes que rigen tanto para grandes empresas como para Pymes, lo que no restaría calidad ni rigor a este tipo de decisiones y trabajos posteriores”.

Por su parte, Carlos Puig de Travy, ha incidido en que “persiste un riesgo sistémico en el sector por la alta concentración del mercado”. A este respecto, el presidente del REA ha extraído algunos datos significativos del Informe del ICAC sobre la Situación de la Auditoría en España 2018 en el que se aprecia que el 68% de la facturación total del sector se concentra en siete compañías, otro 10% en sesenta compañías más, y las 1.133 compañías de auditoría restantes solamente tienen una cuota de mercado del 22%. En este sentido, para Puig de Travy “es necesario abordar una mayor presencia en el mercado del sector de las pymes de auditoría, para lo que una medida eficaz podría ser la coauditoría”. Según el presidente de los economistas auditores, “son muchos los beneficios que pueden aportar la auditoría conjunta, entre ellos el refuerzo de la independencia del auditor, reduciendo por consiguiente el riesgo de familiaridad, y la potenciación de la calidad de la auditoría proporcionando mayores capacidades”. “Fomentar las auditorías conjuntas lo contempla la misma reforma europea, proporcionando claros incentivos para que las entidades de interés público, adoptando este tipo de contratación, puedan disponer de un periodo de rotación superior. Produce extrañeza que nuestras empresas cotizadas no se decanten por este tipo de contratación cuando en países de nuestro entorno como Francia y Reino Unido sí lo hacen”, ha concluido Puig de Travy.

En su intervención, el presidente del Colegio de Economistas de Cádiz, Javier Cabeza de Vaca, ha resaltado la labor del Consejo General de Economistas y de los Colegios de Economistas en su defensa de los pequeños y medianos despachos profesionales. Referido a la provincia de Cádiz, Cabeza de Vaca ha señalado que “la estructura del tejido productivo de la provincia de Cádiz es otra dificultad añadida para los auditores gaditanos, ya que el 44% del empleo se concentra en empresas con menos de 9 trabajadores, y solo el 20%, en empresas con más de 50 empleados, lo que hace que el mercado de las empresas obligadas a auditar sus cuentas en esta provincia sea muy reducido”.

Otro aspecto que se ha puesto de manifiesto durante la jornada ha sido el relativo a los límites de la auditoría obligatoria en nuestro país respecto a otros países de la UE. Así, mientras que en España solo se tienen que auditar de forma obligatoria las empresas con 5.700.000 millones de volumen neto de negocio y 50 empleados o más –este último dato en consonancia con el resto de países de nuestro entorno–, en países tan próximos como Francia o Italia el volumen de negocio requerido para auditarse de manera obligatoria es más bajo que en nuestro país (3.100.000 mill/€ en Francia y 2.000.000 mill/€ en Italia), dato a tener en consideración si tenemos en cuenta que la proporción de pymes en España es superior al de estos dos países.

Durante esta primera sesión del Foro, los economistas auditores han destacado algunos aspectos significativos del sector, entre ellos:

  • A lo largo de la última década han aumentado los trabajos de auditoría contratados de forma voluntaria, especialmente tras la subida de los límites de la auditoría obligatoria en vigor desde 2008.
  • Muchas organizaciones que dejaron de estar obligadas han seguido auditando sus cuentas al constatar las ventajas que ello supone en cuanto a la credibilidad de la información que transmiten, la mejora de sus sistemas de control, y la prevención y detección de fraudes internos.
  • La proporción de trabajos voluntarios representan actualmente alrededor de uno de cada tres de los realizados, lo que contribuye a ratificar el valor de la auditoría, en especial para las micro, pequeñas y medianas empresas.
  • Según la experiencia acumulada, las empresas auditadas consiguen tener un mejor acceso a los mercados, obtener financiación de forma más ágil y despertar el interés para establecer los primeros contactos con clientes, proveedores, inversores, socios y, en general, llegar a acuerdos para su crecimiento nacional e internacional.

Fuente: Consejo General de Economistas