por Isabel Solís, responsable laboralista del despacho Sanahuja & Miranda de Barcelona

Se llama contrato indefinido para emprendedores, pero no sólo beneficiará a personas que se inician en un negocio, tal como indica la palabra, sino que también se aplicará a favor de la mayoría de empresas. Esto es parte de lo novedoso de la reforma laboral, aunque no lo único.

Este tipo de contrato, hasta hoy, era algo imposible. Sin embargo, a partir de la reforma laboral se crea un nuevo contrato que lo permite: El contrato indefinido para emprendedores, que será siempre por tiempo indefinido y a jornada completa, teniendo un periodo de prueba de un año. Además de otras ventajas para empresas con menos de 50 trabajadores asalariados, este contrato posibilitará que el trabajador complemente su retribución con hasta un 25% del paro.

¿Cómo? Siempre que el trabajador lo consienta, esta dualidad de cobro le permitirá engrosar, por una  parte, su salario y, por otra parte, resultarle más económico a la empresa contratante. Esta dualidad se podrá mantener durante 1 año.

El alcance de este nuevo contrato va más allá del concepto “emprendedores” dado que más del 90 % de las empresas disponen de un plantilla inferior a 50 trabajadores asalariados.

Algunas características del “Contrato indefinido para emprendedores” son las siguientes:

Periodo de prueba: 1 año. Con la ley en la mano, se podrá rescindir la relación laboral hasta el día 364 de contrato por no superación de periodo de prueba, no teniendo que dar el empresario ningún tipo de preaviso ni que pagar ningún tipo de indemnización.

La limitación se da cuando la contratación se realiza a un trabajador que ya haya prestado servicios en la misma empresa con las mismas funciones, cualquiera que hubiera sido la modalidad de contratación anterior. En este caso no se podrá establecer un periodo de prueba de 1 año.

Los emprendedores que contraten a un trabajador en paro podrán deducirse fiscalmente el 50% de la prestación por desempleo que viniera cobrando el trabajador durante un año. Por su parte, el trabajador podrá voluntariamente percibir, junto con su sueldo, el 25% de la prestación por desempleo durante el mismo periodo.

Bonificación de las cuotas sociales en la contratación indefinida de los jóvenes menores de 30 años con hasta 3.600 euros, mientras que para los parados de larga duración la cifra será de hasta 4.500 euros.

Hasta 3.600 euros será para emplear a jóvenes de entre 16 y 30 años durante tres años: el primer año la bonificación será de 1.000 euros, el segundo será de 1.100 euros y el tercero de 1.200 euros.

100 euros más de deducción al año si la contratada es una mujer y trabaja en un sector donde el colectivo esté poco representado.

En el caso de los mayores de 45 años se podrá aplicar una bonificación de 1.300€ durante un periodo de tres años, cantidad a la que se podrán sumar otros 200 euros más si se trata de una mujer y trabaja en un sector en el que tengan poca representación.

Todas estas bonificaciones serán compatibles con otras ayudas públicas previstas con la misma finalidad, no sobrepasando nunca el límite del 100% de la cuota empresarial.

 Exclusiones

Sin embargo, quedarán excluidas para realizar este tipo de contrato las empresas que en los seis meses anteriores a la contratación hubieran aplicado despidos por causas objetivas declarados improcedentes por sentencia judicial o hubieran realizado despidos colectivos, y para la cobertura de aquellos puestos de trabajo del mismo grupo profesional que los afectados por la extinción o despido y para el mismo centro o centros de trabajo.

En ambos casos, éstos se deberían haber producido con posterioridad a la entrada en vigor de esta medida.

Incentivos fiscales

Según se contempla en la normativa, este tipo de contratos reportará a la empresa algunos beneficios fiscales. En el caso de que sea el primer contrato de trabajo a un empleado menor de 30 años, que haya percibido la prestación por desempleo durante un periodo mínimo de 6 meses, la empresa tendrá derecho a una deducción fiscal de 3.000 euros.

Además, si este contrato se formaliza con desempleados beneficiarios de una prestación contributiva por desempleo, la empresa se podrá deducir fiscalmente el 50% de la prestación por desempleo que el trabajador tuviera pendiente de percibir en el momento de la contratación con un máximo de 12 mensualidades.

 Compromiso de permanencia

La empresa deberá mantener este contrato un mínimo de 3 años desde la fecha de inicio de la relación laboral, además deberá mantener el nivel de personal contratado alcanzado con la contratación bonificada para emprendedores, un mínimo de 1 año, de lo contrario la empresa se verá obligada a  reintegrar las deducciones aplicadas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1 Comentario

  1. Hola Isabel,
    me gustaría hablar contigo del tema de este contrato en tu oficina.
    Tengo urgencia porqué la empresa me ha dado tiempo de «poder elegir» si aceptar entre el martes 22/10/2013.
    Contestame. Vivo en Barcelona Ciudad

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.