Se siguen suscitando reacciones sobre el Reglamento de la CCI aprobado hace un par de días en Madrid.  Unas modificaciones que están haciendo que la propia abogacía se reúna y analice estos cambios con calma para luego implantarlos en sus respectivas Cortes Arbitrales. . En esta oportunidad es Pablo Poza, secretario general de la Corte Española de Arbitraje del Consejo Superior de Cámaras , quién hace un primer análisis de estos cambios que ya se han dado a conocer en estos dias

La Cámara de Comercio Internacional (ICC), lanza, con fecha 12 de septiembre de 2011, una nueva versión de su Reglamento de Arbitraje.

Aprobado en Méjico por el Consejo Mundial de la ICC, en junio de 2011, el nuevo Reglamento entrará en vigor el próximo 1 de enero de 2012.

El nuevo Reglamento toma en consideración la practica arbitral que se ha venido desarrollando desde la publicación del antiguo Reglamento, en 1998 e introduce algunas cuestiones novedosas.

Se añaden al Reglamento disposiciones para tratar aquellas disputas que implican múltiples contratos y partes (Arbitrajes Multi-parte y Multi-contrato); se recoge la figura del árbitro de emergencia para aquellos casos en los que una de las partes solicite medidas cautelares urgentes; las objeciones de jurisdicción serán resueltas por el tribunal arbitral; se exige a los árbitros que sean y permanezcan imparciales e independientes de las partes y no sólo independientes; se introducen disposiciones para garantizar que el proceso arbitral se conduzca de una manera rápida y reduciendo costes; se adoptan nuevas medidas para garantizar la confidencialidad; el nuevo Reglamento recoge el uso del correo electrónico como medio de comunicación entre la Secretaría de la CCI y el tribunal arbitral; por último, establece expresamente que el sometimiento a arbitraje bajo el Reglamento supondrá la aceptación por las partes de que el arbitraje será gestionado por la CCI.

Si bien el nuevo Reglamento de la ICC responde a  las necesidades existentes, hoy en día, en el panorama arbitral y recoge el uso y la práctica arbitral que se venia desarrollando durante los años precedentes, no es menos cierto que, el diseño del mismo ofrece herramientas que no constituyen novedad, pues ya se habían recogido, con anterioridad, por otras instituciones arbitrales en sus Reglamentos de Arbitraje.

En el plano internacional la American Arbitration Association, y en el nacional,la Corte Española de Arbitraje, ya recogían y regulaban, con anterioridad, la figura del árbitro de emergencia. La exigencia no solo de independencia sino también de  imparcialidad de los árbitros es otra de las cuestiones que ya venía recogida y se exige a los árbitros por la Corte de Arbitraje de la Cámara de Madrid o porla  Corte Española de Arbitraje, entre otras instituciones, así como el uso del correo electrónico como medio de comunicación, para dotar al procedimiento arbitral de mayor agilidad o la acumulación e intervención de terceros originariamente no demandantes ni demandados.

Pese a la notable mejora lograda con la reforma operada, la comparativa con los costes económicos y tiempos de tramitación de los arbitrajes seguidos ante las cortes nacionales sigue ofreciendo un resultado favorable a estas últimas.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.