A todos nosotros nos ha llegado alguna vez una multa de tráfico que consideramos injusta pero, pese a ello, abonamos el importe de la sanción sin recurrirla ni realizar alegaciones porque pensamos que la administración nunca nos va a dar la razón aunque la tengamos y sabemos que terminaremos en los Tribunales con el coste de tiempo y dinero que ello supone. Preferimos pagar esa multa injusta y así por lo menos nos  beneficiamos de la reducción del 50% 

multa - diario juridico

Lo anterior es la regla general, pero en algunas ocasiones  nos encontramos “valientes” que están cansados de los abusos de la administración y recurren las sanciones e incluso aportan pruebas demostrando el “error” de la sanción, luchando hasta el final inclusive llegando a los Tribunales de Justicia para defender sus derechos.

Pues bien, éste es el caso de un madrileño que recibió nada más y nada menos que cinco (5) denuncias de 200 euros cada una, lo que suma un total de 1.000 euros en multas, por según el Ayuntamiento de Madrid haber estacionado en un carril bus. 

Las multas eran simplemente increíbles para este madrileño porque si bien es cierto que había una marquesina de parada de autobús en la acera, esa marquesina estaba inutilizada hacía años y no existía ninguna marca en el suelo que indicara ese supuesto “carril bus” y tampoco existía ninguna señal que lo indicara.

En ese momento comenzó la batalla, las cinco denuncias eran idénticas y coincidentemente siempre se interponían cuando el propietario del vehículo denunciado no se encontraba en el mismo. En las cinco ocasiones, cuando le fueron notificadas las denuncias, se presentó escrito de descargo en el que se ponía de manifiesto que la marquesina estaba en desuso hacía años, que no existía marca en el suelo que indicara el carril bus y que tampoco existía ninguna señal vertical que lo indicara pero el Ayuntamiento de Madrid desatendió todas las alegaciones realizadas y se limitó a dar traslado de las alegaciones al controlador de aparcamiento quien se ratificaba siempre en que sus denuncias eran correctas utilizando siempre el mismo texto.

La sensación de absoluta indefensión en la que se encontraba el conductor era tal que se vio obligado a buscar abogados para acudir a Juicio contra la Administración, decantándose finalmente por el despacho de abogados ABOGA2 quienes interpusieron Recurso Contencioso Administrativo y han conseguido obtener una sentencia que da la razón al conductor.

La Sentencia dictada por el Juzgado de lo Contencioso número 25 de Madrid determina que las idénticas contestaciones realizadas por controlador del SER son informes estereotipados que no responden a las cuestiones planteadas por el recurrente, ya que debía de informar, al menos, acerca de la señalización de la zona y de por qué se consideraba por el denunciante que el carril de circulación se encontraba reservado para el transporte público urbano.  

Además de lo anterior, la sentencia refleja que las fotografías que se unieron a las denuncias eran insuficientes para determinar la realidad de la infracción que se imputaba porque en ellas no aparecen marcas de ningún tipo en el asfalto que indicasen que se trataba de un carril de circulación reservado al transporte público urbano y así mismo tampoco se aprecia señalización vertical alguna.

Continúa la sentencia diciendo que el controlador del SER se limita a dar una respuesta insuficiente y por ello tanto la denuncia como la ratificación posterior no pueden tenerse en consideración como prueba de cargo bastante para desvirtuar la presunción de inocencia ya que el tipo sancionador aplicado para imponer la sanción es amplio y debe concretarse cuando se niegan los hechos y lo que afirma el denunciado es que no cometió la infracción.

La sentencia deja claro que los controladores de estacionamientos no gozan de la presunción de veracidad que tiene los agentes de la autoridad y por tanto si bien sus denuncias constituyen un principio de prueba, denuncia voluntaria, ha de ser valorada con el resto de las pruebas y alegaciones existentes en el expediente. 

De todo lo anterior se extrae que si cualquier denunciado niega los hechos reflejados en una denuncia de un controlador y propone como prueba pedir informe de ratificación del denunciante es obligado practicar la prueba, tal y como se propuso en este caso por el recurrente.

4 Comentarios

  1. Haber si os aclaráis, Agentes de Movilidad o controladores del Servicio de Estacionamiento Regulado:

    Ya os hago el trabajo yo, lumbreras.

    El primero tiene presunción de veracidad y el segundo no.

    De nada.

    • Apreciado Juan, había una confusión en la Nota de Prensa remitida por el despacho de abogados que la había redactado y ya la hemos corregido. Siempre se hace referencia a los controladores del SER y no a los agentes de movilidad. Te agredecemos tus palabras.
      Gracias

  2. Me quedo alucinado¡¡¡. Quién firma este texto???. Acaso no vive en este mundo…

    Despúes de 15 años que llevan existiendo los Agentes de Movilidad en la ciudad de Madrid, ya va siendo hora de que algunos, que se ganan la vida escribiendo, se enteren que los controladores de la hora “NO SON AGENTES DE MOVILIDAD”.

    Vaya tela.

    • Apreciado David, había una confusión en la Nota de Prensa remitida por el despacho de abogados que la había redactado y ya la hemos corregido. Siempre se hace referencia a los controladores del SER y no a los agentes de movilidad.
      Gracias

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.