Fue en un encuentro organizado por el Colegio de Abogados de Málaga y la Law Society de Inglaterra y Gales, en el que se abordó la diferencia entre ambos sistemas jurídicos en cuanto al derecho de familia o el sucesorio.

El encuentro estuvo dirigido por el decano de Abogados de Málaga, Manuel Camas, y en el que también participó el ex presidente de la institución brtiánica, Paul Marsch.

El ex presidente de dicha institución británica Paul Marsch explicó, en la rueda de prensa para presentar el encuentro, que aunque ha habido problemas de ciudadanos británicos a la hora de adquirir una propiedad inmobiliaria en España y en concreto en la Costa del Sol, es “importante entender cómo funciona el sistema español y trabajar junto a la profesión de este país para solucionar esos problemas”.

Indicó que “no cree justa” la impresión de que no hay garantías jurídicas en España en este sentido, al señalar que “es un país con un sistema de justicia muy sofisticado, es un país justo y a la gente de Reino Unido le encanta venir y vivir aquí”, apuntando que comprar propiedades inmobiliarias es “muy complicado en cualquier parte del mundo”.

El decano del Colegio de Abogados de Málaga, Manuel Camas, aseguró que “tenemos decenas de miles de inversores británicos en la Costa del Sol y en toda España sin ningún tipo de problemas” y apuntó que “sólo algunos” tienen problemas, que hay que “identificar”.

Destacó que “son casos anecdóticos” y que “hay que conocer las causas de los problemas y ver las soluciones”, al tiempo que aseveró que el español es, “seguramente, uno de los mercados más seguros del mundo en materia de inversión inmobiliaria”.

Con el I Encuentro de Abogados Británicos y Españoles se pretende, según afirmó el decano, “abrir un espacio de trabajo para ambas abogacías” y se trata sobre todo “de prestar un mejor servicio a nuestros clientes y así darles más seguridad jurídica en sus vidas, en sus negocios y en sus inversiones”, con lo que “se propicia que crezcan ambas sociedades”.

Camas añadió que se pretende trasladar la imagen de que el sistema español “es complejo”, pero que perciban también que “nuestros sistema de inversión inmobiliaria es seguro” y apuntó que se inicia de esta forma “un canal de trabajo y diálogo entre ambas abogacías sobre los problemas”, no sólo de los ciudadanos británicos residentes en España, sino también de los españoles que viven en Reino Unido, que son “los mismos”.

Marsch, por su parte, destacó la importancia de estas relaciones debido al número importante de británicos que residen en España -en Málaga son 100.000-, por lo que destacó la necesidad de que puedan participar en el sistema español y que tanto los ciudadanos en general como los profesionales de la abogacía puedan conocerlo y entenderlo.

Según explicó la responsable de la Sección Internacional del Colegio de Abogados de Málaga, Marisa Moreno, en el marco de este encuentro se pretende entablar una colaboración en el ámbito de la deontología profesional y se celebrarán almuerzos de trabajo con representantes de otros colegios de España y también de Irlanda del Norte y Escocia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.