Su opinión autorizada sobre la evolución de los concursos en nuestro país, coincide con los datos presentados en el Congreso por Carlos Dívar, presidente del CGPJ y del Supremo  que señalan que la actividad concursal creció hasta el 12% en el 2011. ““Desgraciadamente este año la cifra será más alta  y muchas empresas aún acabarán en liquidación. Nuestra economía tiene más fondo de comercio que activos fijos industriales y este asunto se gestiona mal en un concurso, operación que reduce brutalmente la actividad de las empresas, de esa forma es complicado que pueda haber una reestructuración dentro del propio concurso”. Esta es la primera reflexión de Alberto Nuñez-Lagos, en una conversación que pretende aclarar algo más el panorama de las reestructuraciones e insolvencias en nuestro país.

En este contexto, cabe pensar de la utilidad de la última reforma concursal, a finales de septiembre del pasado año, poco antes de que se disolviesen las cámaras “Esta era una reforma necesaria y útil, aunque creemos que podría haber sido más profunda y que las empresas pudieran reestructurarse antes del concurso. “explica Núñez Lagos. De hecho los esquemas preconcursales diseñados en esa reforma no se aplican a créditos y aportaciones que tengan garantía real. Hoy en dia tras cuatro años de crisis no hay ningún crédito que no esté avalado por una garantía real. Este es el mayor hándicap que tiene la reforma actual” En su opinión, La reestructuración se va a convertir en un fenómeno global , por lo que le estoy comentando. “Podemos salvar de este entorno aquellas empresas que se decidan a exportar. Se trata de tener un producto competitivo y eficiente.”

Alberto Núñez-Lagos es abogado en la oficina de Madrid de Uría Menéndez. Se incorporó al bufete en 1987 y fue nombrado socio en 1998.

Su práctica profesional cubre un amplio abanico de cuestiones de Derecho societario y bancario. Se ha especializado en reestructuración empresarial, área en la que asesora a grandes compañias españolas y de otras nacionalidades en procedimientos de insolvencia.

Es abogado destacado por los principales directorios jurídicos internacionales.Licenciado en Derecho, Universidad Autónoma de Madrid, 1987 Máster en Financiación Pública y Derecho Tributario Español, Centro de Estudios Tributarios y Económicos, 1990

Respecto a su faceta docente, entre 1990 y 1992, impartió clases de Derecho Mercantil en la Universidad Pontificia de Comillas-ICADE de Madrid.

Dos años más tarde, entre  1994 y 1996, impartió clases de Derecho Mercantil en la Universidad Abat Oliva de Barcelona.

Es autor de numerosas publicaciones sobre derecho concursal

Pertenece al Colegio de Abogados de Madrid; Insol Europe y a la Turnaround Management Association Spain

 

Sr Nuñez Lagos, ¿Está consiguiendo la última reforma concursal que acudan a concurso los temas más graves a nivel empresarial?

Sigue habiendo muchas más reestructuraciones que concursos en el panorama empresarial actual, pese a que no tengamos estadísticas fiables sobre ello.  De hecho muchas operaciones que hacen las pymes alargando sus pólizas de crédito pueden ser consideradas reestructuraciones.

En principio creo que seguiremos asi. Los bancos no forzarán a las empresas a ir a concurso. Ahora habrá que ver los efectos más inmediatos de la reforma financiera que se está configurando ahora.

Habrá que ver que política van a seguir las cajas de ahorro en este contexto.  Habrá que ver si siguen refinanciando a los promotores, a los que llevan sosteniendo casi cuatro años o si los van a dejar caer. Todo depende de cómo entiendan el concepto de provisiones que aparece en la citada reforma financiera, pero en esto momento no tienen claro qué harán en este sentido.

Por lo que nos comenta, la reforma financiera era vital realizarla, no?…

Era algo muy necesario de hacer, visto el contexto actual. Se trata de dar transparencia al sector, situación que hará que pueda acceder al crédito.

Por otro lado, no podemos olvidar que el sector financiero se está financiando de forma barata con el BCE.

Es posible que este dinero barato más mucho producto inmobiliario en los balances de los bancos, más presión por parte de la reforma financiera para vender ese producto tenga el efecto de prestarles a los clientes el dinero barato, cobrarles un poco más y así quitarse de encima el activo inmobiliario. De esta forma aumentas tus ratios de capital y haces, a la vez un negocio,

Hablaba hace un momento del auge de las reestructuraciones frente a los concurso. ¿Se puede definir algún perfil concreto sobre esta actividad en estos momentos?

El sector inmobiliario sigue en reestructuración con la incógnita de saber, como le he explicado antes, si las cajas mantendrán a los promotores, en este nuevo contexto de reforma laboral del que hemos hablado.

Quizás ahora hablar de sector sea algo frívolo y tendríamos que hablar de productos residenciales ubicados en sitios concretos. Uno puede venderse u otro no.

Frente a este contexto ha emergido también el sector de la distribución, muy tocado por la crisis en estos m omentos. Aquí deberíamos incluir a los concesionarios de automóviles, muchos de ellos gestionados de forma ineficiente; los centros comerciales creados en época de bonanza económica donde ahora la asistencia es muy pequeña. Creo que la distribución alimentaria aguantará mejor, aunque habrá algunas empresas que sufrirán algo estos momentos de recesión

La reestructuración se va a convertir en un fenómeno global , por lo que le estoy comentando. Podemos salvar de este entorno aquellas empresas que se decidan a exportar. Se trata de tener un producto competitivo y eficiente. En ese sentido debemos fijarnos en nuestra industria turística y en el sector de la ingeniería o en la implantación de plantas de energías renovables en otros países, por ponerle un ejemplo.

Por cierto, hablamos de reconversión y estamos asistiendo también a problemas serios de viabilidad en el sector público, con algún ERE en algún municipio y muchas dudas de solvencia…

Es evidente que la crisis afecta también al sector público; organismos o empresa de esa naturaleza también se les cuestiona su viabilidad.

La verdad que cuesta saber si hubiera sido bueno añadir alguna disposición en la última reforma concursal sobre este tema.En Estados Unidos las insolvencias del sector público entran dentro de la reestructuración.

De todas formas, creo que no ayudaría mucho la Ley Concursal al sector público; en definitiva lo que se pretende con la Ley su reforma es, o llegar a un convenio y en función de una actividad empresarial que genere beneficios futuros, pagar una parte de la deuda, pero claro los organismos públicos no tienen ingresos directos; proceden de los impuestos o de ciertas subvenciones. Lo único que pueden hacer es gastar menos o mejor.

¿Le ha sorprendido que esta última reforma de la Ley Concursal haya dejado al margen los concursos de personas físicas, ahora en auge por la crisis?

No mucho, pero es cierto que este es uno de los temas que debería haber tratado esta reforma de la que estamos hablando.

Creo que el gobierno anterior busco una reforma en profundidad y rápida centrada en determinados aspectos.  Por eso este tema espinoso de los concursos públicos se dejaron de lado.  Este planteamiento creo que fue bueno aunque por temas políticos tardara en aprobarse.

Y ahora, ¿Cómo deberían abordarse todos estos casos de ciudadanos insolventes..?

Hay que buscar una solución definitiva para este tipo de concursos, me da igual el método que se lleve a cabo.

Sobre todo hay que abordar las situaciones donde no existe convenio acordado. Si lo hubiera, se puede seguir la propia Ley por los cauces que ella establece.

En la actualidad vivimos una situación de liquidación permanente hasta incluso la muerte de esa persona física; esto supone sacar de la vida civil a esa persona.

Mantener expedientes de liquidación de una persona durante años supone un coste para el juzgado que a la larga puede ser inasumible para el propio sistema.

Es como el caso de la dación en pago, que ahora se debate. Sería muy malo su aplicación genérica, sobre todo para los otros consumidores. Resulta evidente que el coste de estas operaciones repercutirían en los otros créditos que se pidieran a las entidades financieras.

En esos juzgados mercantiles donde llegan los concursos, ¿ha llegado el momento de dotarles de más medios humanos y técnicos?

La verdad que en la justicia siempre faltan recursos.  Hay que reconocer que se han hecho grandes esfuerzos en este sentido por los diferentes Gobiernos que hemos tenido.

Creo que habría que mejorar la eficiencia a la hora de utilizar los recursos disponibles.  Esto pasaría por una reconducción del actual modelo de Oficina Judicial, aún con serios problemas de implantación. En esta tesitura sigue pendiente la profesionalización de la administración concursal.

No está de acuerdo con los cambios que se señalan en la reforma sobre la figura del administrador concursal….

Creo que ha habido avances importantes… El siguiente paso es que los jueces exijan más a sus administradores concursales. Es el momento que cambie la relacion entre ambos operadores jurídicos de cara a exigirles responsabilidades si los propios magistrados ven operaciones que no sean muy claras.

Esto es ahora posible porque el propio juez de lo concursal tiene una preparación específica que le permite cuestionarse ciertos temas.  Todo ello implicaría que la relacion sea más estrecha y en algunos casos más informal.  De hecho es curioso lo que comento porque la propia ley permite con ciertos mecanismos este nuevo comportamiento del que estamos hablando del juez concursal.

Estos cambios harian que el sistema nuestro del concurso se pareciera más anglosajón donde todos los operadores del concurso se sienten parte del sistema de justicia.  Nuestros colegas tienen unas reglas de lealtad y de responsabilidad que hacen que alguien sea creíble o no en el propio concurso.

Con estos cambios que usted sugiere se podrían agilizar los concursos, aún largos en el tiempo…

Creo que hay dos reformas que se han hecho en esta ley interesantes;; las impugnaciones por forma ya no van a parar el proceso, sobre todo si son menores al 20 por ciento del pasivo o del activo. Esta es una reforma esencial para quien se quiera tomar en serio el concurso

Y la segunda, es la que citada usted antes de los procedimientos abreviados.  Si se quiere hacer un concurso a lo norteamericano, como fue el último de General Motors, con el articulo 190 se puede poner en marcha si  la empresa concursada puede traerse un comprador.  Esto generará un convenio anticipado y el concurso irá con más celeridad

Es factible que en estas circunstancias el proceso solo durase cuatro meses, aunque este es un plazo del que no debemos fiarnos exclusivamente. Pero es posible incluso que el activo pueda estar en semanas, fuera

No creo que sea grave que el acreedor tarde un año en cobrar.  Lo grave es que el activo empresarial, como hemos visto en esta entrevista, esté demasiado tiempo en la administración concursal o en el jugado, y pierda valor.

Desde su visión de experto en estos temas de insolvencia, ¿hay alguna solución que se pueda tomar para que el concurso deje de ser estigma?

Creo que estamos ante un tema educativo, sobre todo.  En Alemania se hizo una encuesta hace poco preguntando a los empresarios germanos si creían que su empresa podría entrar en un proceso de insolvencia o concurso. Al final la posibilidad rondaba el 30 por cien teniendo en cuenta todas las respuestas recibidas.  En otro país, como Estados Unidos la probabilidad llegaba al 70 %

Dicho esto, hay que darse cuenta también que en los propios EEUU estos procesos de reestructuración a veces dramáticos te dan una posibilidad para reinventarte, con lo cual ofrece cierto valor a la economía. Pese a ello, los norteamericanos prefieren evitar los procesos concursales y refinanciar fuera del llamado chapter eleven.

La solución, aunque a veces no es sencilla, se trata de no entrar en el concurso, e impulsar un sistema preconcursal en aquellos supuestos empresariales donde sea posible esta reestructuración . De esta forma nos alejaríamos del estigma y se abaratarían los costes.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.