Será este  lunes cuando la titular de Empleo Fátima Báñez se reuna con los interlocutores sociales para testar la aceptación de la reforma laboral que ya conocemos. Esta previso que en primer lugar sean los portavoces de los sindicatos Ignacio Fernández Toxo por CCOO y Cándido Méndez por UGT quienes visiten a la ministra, para, a continuación, los representantes de la patronal  los presidentes de CEOE, Juan Rosell, y CEPYME, Jesús Terciado. A última hora de la tarde tendrá otra reunión con los representantes de CEAT, UPTA Y ATA, organizaciones de autónomos. Esta es la tercera gran reforma estructural que aborda el Gobierno de Rajoy en menos de cien días, tras la financiera y la de estabilidad presupuestaria. Ahora tras su entrada en vigor este sábado, se tramitará por proyecto de ley, situación que ha sorprendido a los expertos consultados por DIARIOJURIDICO para saber esta primera valoración

Desde la cartera de Trabajo que ahora gestiona Bañez, el entorno actual no puede ser más desolador, «en estos momentos el ajuste se hace desde el despido como herramienta habitual y situaciones como el paro juvenil hacen que éste tenga uno de cada dos jóvenes sin poder trabajar». A este respecto se mostró crítica con el incremento salarial generado desde el 2009 muy elevado pese a los momentos que se vivian.  «A corto plazo lo que se pretende es frenar la destrucción de empleo en nuestro país en un contexto de recesión como ha anunciado el FMI y el Banco de España para este año para, a medio plazo, lograr la estabilidad en el empleo. El objetivo a conseguir es que empresarios y trabajadores superen la crisis de forma conjunta. Ahora solo queda por ver si podrá implicar a los agentes sociales para que no se quede esta importante reforma en papel mojado.

Para Antonio Sempere,  Catedrático de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social desde 1986 (Universidades de Oviedo, Murcia y Rey Juan Carlos) y  Socio-Coordinador del Área Laboral en Goméz-Acebo & Pombo es complejo predecir que con esta reforma se va crear empleo. “Es evidente que hay unas intenciones que quedan reflejadas en el texto del Real Decreto, pero eso es una cosa y otra la práctica concreta”, comenta. De hecho también parece contraproducente desde su perspectiva aprobar un Decreto Ley y tramitarlo via proyecto de ley, “lo que puede generar algunos inconvenientes importantes”.

Sobre el contenido de la misma, Sempere señala que hay ya términos conocidos de las reformas de los dos últimos años. Así se vuelve a hablar de flexiseguridad; de utilizar el despido como ultima medida o de los pactos de empresa, por solo citar algunos términos que ya son viejos conocidos: “Haciendo un símil, la música es algo conocida lo que cambia es la letra, donde hay aportaciones novedosas. Entre ellas cabe facilitar como hito que se elimine la autorización administrativa para poner en marcha cualquier ERE, cuestión que también tenia sus ventajas”.

Respecto al abaratamiento del despido, que queda reflejada en la reforma con la bajada de 45 a 33 dias por despido improcedente «otro hito a tener en cuenta»,  y 20 dias por causas objetivas, el responsable de laboral de Gómez-Acebo & Pombo considera que esta situación refleja desde su punto de vista un fracaso del derecho del trabajo producto por la incapacidad de los interlocutores de sociales de buscar otras medidas. Y advierte que “además de buenas normas laborales serán necesarias, a su vez, unas buenas prácticas laborales donde se puedan lograr el apoyo de todos los interlocutores para que la reforma funcione”. Que esta implicación vaya a lograrse le parece complicado pero imprescindible. “Es fundamental que la reforma se apruebe y se explique muy bien para logra el consenso necesario”.

Al preguntarle por la negociaciónn colectiva, Sempere advierte avances porque ahora primará el convenio de empresa frente al colectivo aunque se siga apostando por el arbitraje obligatorio cuando exista un conflicto. También la ultraactividad y su tope de dos años es considerado como acierto en este sentido. A su juicio, los cambios en el fomento de contratación son menores, al igual que la presencia más activa de las ETT, algo que ya conocíamos con anterioridad. «Tambien es valorable que  se elimine la temporalidad y su encadenamiento al recuperar el art 15.5 que el PSOE suspendión con lo cual los trabajadores serán fijos tras 24 meses y se pretende que las mutuas tengan un papel más activo de cara al freno del absentismo”.

A juicio de Antonio Sempere otras medidas, que avanzó la titular de Empleo en su comparecencia,  como la creación de un contrato indefinido llamado del emprendedor para pymes y autónomos,  o esa apuesta por la formación, tanto desde la Cuenta de Formación medida que se crea para el trabajador, como esa medida de 20 horas retribuida por cada trabajador, no son demasiadas novedosas, en principio y habrá que ver su implantación definitiva. Y añade que_ “La reforma tiene un calado importante pero aún el legislador puede dar pasos más ambiciosos; en este contexto será clave todo el proceso de transición hacia la misma reforma y como se incorporen los agentes sociales”.

El despido de 20 días, la clave

Desde la Universidad también se observa con mucho interés esta reforma laboral, Abel Veiga, Director del Departamento de Derecho Económico y Social de la Facultad de Derecho (ICADE), ,  hace una valoración positiva de la citada reforma aunque considera que las expectativas eran más grandes que las cumplidas con estos cambios normativos. “Es complejo pesar que únicamente con el abaratamiento del despido se vaya a crear empleo”, comenta. Y advierta que cualquier reforma laboral de estas características necesita, además del apoyo incondicional de los agentes sociales para su puesta en marcha “que sea complementaria con otros cambios estructurales, en este caso de crédito para que las empresas puedan invertir y crear empleo; mientras no fluye el crédito será complejo que las empresas se decidan a contratar.”

Desde su perspectiva, el eje de la reforma es el despido procedente de 20 dias y activable si tienes tres trimestres en pérdidas “situación que desde el punto de vista contable es sencillo de crear”. Veiga recuerda a este periodista que desde finales de los ochenta llevamos mas de medio centenar de reformas laborales. “Que sea efectiva lo veremos en los próximos seis meses, si además hay indicadores económicos que se recuperan en este espacio de tiempo”. Pero recuerda que ya el presidente Rajoy anunció recientemente en el Congreso que durante este año se destruirá aún más empleo.

Respecto a la flexibilidad, una de las claves de esta reforma, coincide con los otros expertos juristas consultados en que ha habido avances, aunque aún hay más opción de impulsar más medidas. “Lo importante es que se cambie la tendencia de despedir, que parece algo cultural en nuestro país y se trabaje más la movilidad funcional o geográfica”, insiste.  Son positivas a su juicio las medidas de descuelgue y el top de ultraactividad de dos años ahora fijado. De alguna forma todas estas medidas pretenden equiparar a España con su entorno europeo donde se pierde el papel proteccionista del Estado y se tiende a abaratar el despido.

En esta reforma se habla de la formación y de la Cuenta de formación que pasarán a tener todos los trabajadores españoles, Abel Veiga, espera con escepticismo que se concrete más este tipo de medidas, asi como las 20 horas de formación retribuidas del trabajador “Estamos en una situación dramática, con lo que habrá que gestionar muy bien este tema de la formación que aparece en esta reforma”. Sobre si será sencillo implicar a agentes sociales al diálogo que empieza el lunes, considera que no será fácil, “basta recordar que en los últimos tres años de destrucción de empleo no hubo acuerdos entre las partes, ahora pese a que el papel de los sindicato se ha erosionado bastante no será sencillo implicarles”.

Desde su punto de vista hay un elemento que se ha obviado y es la precariedad, término del que no se ha hablado en esta reforma laboral. Hay desde el año 88  más de 55 millones de contratos laborales de diversa índole. “Hay medidas que se señalan de bonificaciones fiscales o deducciones por contratación desempleados que pueden tener un doble filo porque ahora realmente las arcas del Estado están vacias para sufragar estas desgravaciones” Veiga apela a la flexibilidad racional y coherencia intelectual de los agentes sociales para que esta nueva normativa laboral que se tramita por via proyecto de ley, lo que emite un síntoma de debilidad del Gobierno, pueda cuajar a medio plazo.

El lector puede revisar el Documento del Real Decreto de Medidas Urgentes para la Reforma Laboral

 

Ref Laboral

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.