El Tribunal de Cuentas Europeo (TCE) es la institución de la UE establecida por el Tratado para llevar a cabo la fiscalización de las finanzas de la Unión. Como auditor externo de la UE el TCE contribuye a mejorar su gestión financiera y ejerce de vigilante independiente de los intereses financieros de sus ciudadanos, fomentando la rendición de cuentas y la transparencia.

 Todos los años se auditan las cuentas financieras de la UE, los ingresos y los programas de gastos, cuyos correspondientes pagos fluyen hasta millones de beneficiarios dentro y fuera de la Unión.

Los resultados de esta auditoría son presentados a las autoridades políticas de la UE, el Parlamento Europeo y el Consejo, en los Informes Anuales que se han publicado el 10 de noviembre pasado en relación con el ejercicio 2010.

El Miembro español del Tribunal de Cuentas Europeo,  Juan Ramallo Massanet, presenta hoy  en el Senado, las principales conclusiones del Informe Anual relativo al ejercicio 2010, haciendo una especial incidencia en cómo se han gastado los fondos de la UE en España. El acto será introducido por el Presidente del Senado, D Pío García-Escudero, y contará con la participación del Presidente del Tribunal de Cuentas de España,  Manuel Núñez Pérez.

El TCE ha llegado a la conclusión de que las cuentas de 2010 reflejan fielmente la situación financiera de la Unión Europea y los resultados de sus operaciones y flujos de tesorería durante el ejercicio. En cambio, los pagos subyacentes a estas cuentas siguen estando afectados por errores materiales, con un porcentaje de error estimado del 3,7 % para los 122 200 millones de euros del presupuesto de la UE.

 El porcentaje de error no es una estimación de fraude, sino que refleja la valoración efectuada por el TCE del grado de disconformidadcon la normativa que rige el gasto, como el incumplimiento de las normas de contratación pública, el cálculo de gastos no subvencionables o incorrectos declarados para proyectos cofinanciados por la UE, o la declaración de superficies excesivas por los agricultores. Los sistemas de control verificados en el conjunto del presupuesto de la UE seguían siendo tan sólo parcialmente eficaces para garantizar la regularidad de los pagos.

Por vez primera el TCE publica los porcentajes de error estimados tanto para el presupuesto de la UE en su conjunto como para los grupos de ámbitos políticos. Los porcentajes de error se calculan a partir de la extrapolación de los errores cuantificables constatados en la muestra de operaciones controladas. El TCE compara el porcentaje de error estimado con un umbral de materialidad del 2 % con objeto de determinar –junto con otra evidencia– si el error es material.

Los resultados de la fiscalización del TCE correspondientes a 2010 reflejan un aumento en el porcentaje de error estimado en los pagos del grupo de políticas Cohesión, energía y transporte con respecto a los resultados de Cohesión de 2009. El porcentaje de error estimado referente a los pagos de los otros grupos de políticas permaneció relativamente estable.

Este año por primera vez el informe del TCE incluye un nuevo capítulo sobre cuestiones de gestión, que refleja la importancia de la economía, eficiencia y eficacia del gasto. El TCE considera que al planificar los programas de gasto de la UE, la Comisión y los Estados miembros deberían prestar mayor atención a la definición de objetivos SMART – específicos, medibles, realistas, p pertinentes y delimitados en el tiempo–, así como a la determinación y reducción de los riesgos de ejecución.

Observaciones relativas a España

España figura como beneficiario neto del presupuesto europeo: en 2010 ha contribuido a la financiación del presupuesto con 10 095 millones de euros (8,5 % del total de ingresos) y ha recibido 13 320 millones de euros (10,9% del total de pagos) a través de las distintas políticas.

Los pagos hechos a España en 2010 ascendieron a 5 957 millones de euros en el ámbito de las políticas de “Desarrollo sostenible” y a 7 185 millones de euros en las políticas de “Conservación y gestión de los recursos naturales”, lo que sitúa a España, como uno de los principales beneficiarios de los fondos europeos.

El TCE realizó varias auditorías en España en los principales ámbitos de gasto y los resultados fueron diversos.

Respecto a los Fondos Europeos de Desarrollo (FED) son financiados por los Estados miembros y se rigen por su propio reglamento financiero, pero no forman parte del presupuesto general de la UE.

El TCE llegó  a la conclusión de que las cuentas de 2010 reflejan fielmente la situación financiera y los resultados de sus operaciones y flujos de tesorería durante el ejercicio. El TCE concluye sin embargo que los pagos del FED estaban afectados por un nivel significativo de error, y en su verificación constató que globalmente el nivel de error estimado era del 3,4 %.

Los Informes Anuales del Tribunal sobre la ejecución del presupuesto de la UE y de los FED para 2010 pueden consultarse en el sitio web del Tribunal, www.eca.europa.eu , en 22 lenguas oficiales.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.