En este sentido, ha citado tres razones que hacen “inaplazable” las reformas en el funcionamiento de nuestro Estado autonómico: son necesarias, a su juicio, para “seguir siendo protagonistas del proyecto europeo”; para “asegurar el futuro de nuestra sociedad de bienestar”; y para “hacer plenamente vigente la Constitución de 1978 y preservar el derecho de la Nación española a decidir su propio destino libremente, a trabajar por su prosperidad y a permanecer unida”.

Aznar ha hecho estas declaraciones en la presentación del Informe FAES ‘Por un Estado autonómico racional y viable’ en la que también han intervenido la secretaria general de Partido Popular, María Dolores de Cospedal; el portavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Sevilla y candidato a la alcaldía, Juan Ignacio Zoido; y el diputado del PP Gabriel Elorriaga.

El documento ha sido elaborado por el ex secretario de Estado para la Administración Pública Julio Gómez-Pomar; el interventor y auditor del Estado Mario Garcés; y el propio Elorriaga.

Aznar ve “inaplazable” llevar a cabo un debate serio y profundo sobre el Estado autonómico y ha querido dejar claro que no se trata de un asunto local sino que es un asunto de política nacional y europea, puesto que en el nuevo contexto europeo, “con exigencias perentorias, el rendimiento económico e institucional de España debe mejorar sustancialmente”.

Ha recordado que Alemania, con unos estados federados con “menos competencias que las CCAA en España, llegó a la conclusión de que su modelo de organización territorial necesitaba reformas”.

Según ha añadido, las dos grandes fuerzas políticas alemanas acordaron una reforma constitucional, un “ejemplo de cómo se pueden hacer bien las cosas en una nación europea”.

Aznar ha afirmado que pensar que basta con seguir haciendo política de “vuelo corto” con el modelo autonómico “sería sencillamente dar la espalda a los problemas”, algo que a su juicio, han venido haciendo en España los que tenían que abordarlos, en referencia a los socialistas.

“En este debate, confieso que cuesta recibir lecciones de autonomismo de los que no han dejado de proclamar que el modelo autonómico de la Constitución es una fórmula caduca e incluso un obstáculo para la convivencia -ha enfatizado.

Me refiero al nacionalismo independentista y a la izquierda que ha buscado el desbordamiento de la Constitución para imponer por la puerta de atrás una fórmula confederal en España“.