El Ejecutivo dio las explicaciones pertinentes acerca de la carta a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

La Comisión de Relaciones Exteriores recibió a representantes del Gobierno para conocer las razones que motivaron el envío de la misiva que aborda el funcionamiento del Sistema Regional de Protección de Derechos Humanos.

Hernán Larraín, Ministro de Justicia; Carolina Valdivia, Ministra de Relaciones Exteriores; y Lorena Recabarren, Subsecretaria de Derechos Humanos, llegaron hasta la Comisión de relaciones exteriores de la Cámara para brindar las explicaciones acerca de los alcances de la misiva conjunta de Chile, Argentina, Brasil, Colombia y Paraguay al Secretario Ejecutivo de la Comisión Interamericana de DDHH.

El ministro Larraín explicó que tanto Chile como otros países quieren fortalecer el sistema interamericano de derechos humanos, para lo cual se necesita complementar la actividad de la Comisión, la Corte Interamericana y los distintos Estados.

Lo que se pretende es un dialogo constructivo, abierto, público y transparente con el Sistema Interamericano, para fortalecer el rol que los Estados tienen, que es la primera responsabilidad.

“Cada Estado tiene que resolver los temas de violaciones a los DDHH que se produzcan en su territorio y, luego, cuando eso no ocurre, cuando no lo ha debido salvaguardar debidamente, entonces, que opere el sistema interamericano”, detalló el Ministro.

La Canciller Carolina Valdivia, adelantó que es se trata de un tema que se viene abordando desde hace ya un tiempo, en el cual no hay un impulso especifico.  Es una acción que se va conversando entre presidentes y cancilleres.

Su objetivo es establecer dentro de los marcos comunes de las instituciones y los organismos internacionales la discusión de los temas que podrían ser objeto de un mejoramiento.

El ministro Larraín agregó que el Ejecutivo solo desea un diálogo constructivo, abierto, público y transparente con el Sistema Interamericano.  Señaló también que la Comisión debería funcionar como el modelo europeo, que hace 10 años realizó un proceso similar, donde a través del diálogo se trabajó para fortalecer el sistema de protección de los derechos humanos.

Opuestamente, para el presidente de la Comisión de RREE, el diputado Jaime Naranjo (PS), la finalidad última de la carta es debilitar la instancia multilateral.

Criticó al Gobierno en su modo de proceder improvisado y precipitado, ya que el Gobierno debería haber consultado, haber pedido un diálogo. Afirmó que no hay diálogo en la política exterior de Chile, ya que hay un Gobierno que quiere instalar un sello y una doctrina.

El planteamiento fue compartido por el diputado Tucapel Jiménez (PPD), quien refutó el hecho que se diga que se quiere fortalecer la Corte Internacional de Derechos Humanos cuestionándola.

En tanto, el diputado Issa Kort (UDI) lamentó la desconfianza de la oposición y valoró la rapidez con la que el Gobierno expuso el tema a la Cámara.

“Hoy en día, porque dicen no ser consultados por este Gobierno, desconfían de esto. Menos de 48 horas pasaron desde que ellos manifestaron su preocupación y aquí vinieron las autoridades explicando transparentemente cómo se produjo esta carta que muestra la preocupación de un grupo de Estados, pero una preocupación para mejorar el sistema de protección de los DDHH en Latinoamérica y no para debitarlo como ellos sostienen”, expuso Kort.

Fuente: Cámara de Diputados de Chile