El fin de semana Chile se tiñó de violentos ataques contra las estaciones y las instalaciones del Metro de Santiago, atentados contra el orden público y la seguridad ciudadana y contra la propiedad tanto pública como privada.

Haciendo uso de las facultades que como Presidente de Chile le otorga la Constitución y la Ley el Presidente Sebastián Piñera decretó el Estado de Emergencia.

Conjuntamente, el Jefe de Estado exteriorizó un mensaje valorando el trabajo de los cuerpos de Bomberos, las Fuerzas Armadas, Carabineros y la Policía de Investigaciones para resguardar la seguridad de la ciudadanía ante los gravísimos hechos de desorden público.

“Estoy seguro de que, con la unidad de todos los chilenos, vamos a derrotar a los violentistas y vamos a recuperar el país en paz y el país con libertad que todos queremos”, sentenció Piñera.

El Mandatario confirmó que el Ejecutivo se encuentra “en guerra contra un enemigo poderoso, implacable, que no respeta a nada, ni a nadie, que está dispuesto a usar la violencia y la delincuencia sin ningún límite, incluso cuando significa pérdidas de vidas humanas, que está dispuesto a quemar nuestros hospitales, nuestras estaciones del Metro, nuestros supermercados, con el único propósito de producir el mayor daño posible a todos los chilenos.”

La guerra, refirió, es contra todos los chilenos de buena voluntad que quieren vivir en democracia con libertad y en paz.

El Estado de Emergencia fue decretado en la Región Metropolitana, después se extendió a la Región de Valparaíso y Biobío, a la Región de Coquimbo y O’Higgins, y ahora en la Región de Antofagasta, a la Región del Maule, a la Región de Los Ríos, Magallanes.

El General Iturriaga está a cargo de este Estado de Emergencia y para ello dispone de 9 mil 500 hombres para resguardar la paz, la tranquilidad y sus derechos, sus libertades. Fuerzas de Orden, que trabajan implacablemente protegiendo, patrullando y enfrentando a estos violentistas y delincuentes.

El General cuenta con el total apoyo y respaldo del Gobierno, confiando el Presidente que así lo hace “también de la inmensa mayoría de los chilenos que queremos y amamos nuestra libertad, nuestra democracia, nuestro estado de derecho y todo aquello que con tanto esfuerzo hemos construido.”

El Jefe de Estado llamó a tomar partido, sin ambigüedades, a todas las fuerzas políticas y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad a condenar sin ninguna duda, con total fortaleza esta violencia y delincuencia. Lo contrario, no contribuye a la paz, la tranquilidad y la seguridad de todos nuestros compatriotas.

El día de hoy, anticipa, será un día difícil: “estamos muy conscientes de que tienen un grado de organización, de logística, que es propia de una organización criminal. Y aquí estoy hablando de los verdaderos criminales, porque yo entiendo perfectamente bien que muchos de nuestros compatriotas tienen todo el derecho a expresarse, a protestar e incluso comprendemos y compartimos muchas de sus inquietudes, muchos de sus anhelos, muchas de sus necesidades.”

En búsqueda de la normalidad, el Gobierno despliega enorme esfuerzo para que el sistema de transporte público funcione lo mejor posible, complementando con más buses, facilitando el trabajo de los taxis y permitiendo también que haya solidaridad entre los chilenos.

También para normalizar la situación del sector de la educación funcionarán las universidades, colegios y jardines infantiles; en materia de salud, los hospitales, los consultorios van a estar funcionando con normalidad.

Fuente: Presidencia de la Nación, República de Chile