Los senadores despacharon a la Comisión de Salud la propuesta de la Ley de Ensayos Clínicos para ser analizada en particular.

La Sala aprobó en general el proyecto sobre regulación de ensayos clínicos de productos farmacéuticos. El texto que había sido estudiado por la Comisión de Salud fue respaldado por unanimidad.

La moción de autoría de los senadores Carolina Goic, Guido Girardi, Francisco Chahuán, Ena Von Baer y Rabindranath Quinteros

Con la aprobación en primer trámite la norma vuelve a esta instancia para perfeccionar su articulado. De hecho se fijó como plazo para presentar indicaciones el 12 de marzo a las 12 horas.

El senador Rabindranath Quinteros recordó que «se legisló en materia de ensayos clínicos y si bien estuvimos de acuerdo en regular esta materia, es evidente que al tenor de la realidad mundial Chile necesita más y mejor investigación científica».

El texto legal fue redactado en conjunto con las universidades del país, las cuales hicieron ver la necesidad de reimpulsar la investigación científica clínica pensando en la medicina y la salud de los pacientes.

Se ha planteado que con la implementación de algunas disposiciones de la ley Ricarte Soto se ha desincentivado la investigación médica, de allí la necesidad de generar un marco legal que defina qué se puede hacer y bajo qué parámetros.

El Proyecto

El sujeto participante en el ensayo clínico tendrá derecho a que, una vez terminado éste, el titular de la autorización especial para uso provisional con fines de investigación y, con posterioridad en su caso, el titular del registro sanitario del producto sanitario de que se trate, le otorgue sin costo la continuidad del tratamiento médico investigado, por el tiempo que persista su utilidad terapéutica conforme al protocolo de investigación respectivo y en tanto no existan tratamientos disponibles más eficaces.

Una vez terminado el ensayo clínico, el investigador responsable debe informar al sujeto participante en el ensayo clínico sobre los resultados de la investigación y sobre su derecho a otorgar o denegar su consentimiento para recibir el tratamiento médico investigado, en el caso en que este fuese calificado con utilidad terapéutica.

Los titulares de las autorizaciones para uso provisional con fines de investigación serán responsables por los daños y perjuicios que sean consecuencia del ensayo clínico. Asimismo, acreditado el daño, se presumirá, salvo prueba en contrario, que éste se ha producido como consecuencia de la investigación.

La acción para perseguir esta responsabilidad prescribirá en el plazo de diez años contado desde el término del ensayo clínico.

La senadora Carolina Goic dio cuenta de la iniciativa y aclaró que «aprobamos una ley corta a propósito de la experimentación de vacuna por la pandemia y fue en ese momento en que comprometimos una ley larga, más allá de situación de pandemia. Este es el proyecto de ley larga».

A su turno, el senador Francisco Chahuán explicó que «con esta normativa se corrigen falencias que dejó la ley Ricarte Soto, donde tuvimos algunas dificultades respecto a las investigaciones clínicas. Lo que hacemos ahora es dar certezas a las personas y que Chile vuelva a ser un centro en materia de innovación».

Fuente: Senado de la República de Chile


Si te ha gustado esta noticia, suscríbete a nuestra newsletter para estar al día de la actualidad jurídica más relevante.

SUSCRÍBETE A DIARIO JURÍDICO

Recibe nuestro boletín semanal con la actualidad jurídica más destacada.

Sus datos serán incorporados a un fichero automatizado con el objeto exclusivo de dar respuesta a su suscripción Dicho fichero es de titularidad exclusiva de LEXDIR GLOBAL S.L. y no será cedido a un tercero en ningún caso.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.