El nuevo Presidente de la Corte Suprema declaró que la labor del juez no tiene por finalidad situarlo en una posición de privilegio.

“La justicia no sólo se imparte, también la sentimos y vivimos quienes día a día ejercemos la magistratura” señaló el nuevo presidente de la Corte Suprema de Chile.

Guillermo Silva Gundelach es el nuevo Presidente de la Corte Suprema y será la máxima autoridad judicial para el periodo 2020-2022.

En el mes de diciembre pasado el Pleno de la Corte Suprema de Chile eligió a Guillermo Silva como el nuevo presidente de la entidad.

En la elección Guillermo Silva Gundelach se impuso sobre el vocero Lamberto Cisternas, quien presentó su candidatura al cargo aun cuando de haber resultado elegido.

La candidatura de Lamberto Cisternas no pasó inadvertida dado que si hubiera resultado elegido habría puesto fin a la tradición de instalar al ministro de mayor antigüedad. Ello habría permitido discutir acerca de si el presidente del Máximo Tribunal no debería ser aquel que esté mejor preparado y no tratarse de una carrera cuyo ganador ya se conoce.

Ocupado el cargo, Silva Gundelach anunció los planes de la institución para los próximos cinco años, cuyos pilares serán la innovación tecnológica, la cercanía con la sociedad y el papel activo en el proceso constituyente.

El acto de asunción del ministro Guillermo Silva Gundelach como presidente de la Corte Suprema —tribunal de más alto rango del Poder Judicial en Chile— en remplazo del magistrado Haroldo Brito, se celebró el pasado 7 de enero.

El presidente de la Corte Suprema, Guillermo Silva, en la ceremonia de juramento de nuevas y nuevos abogados, realizada en día de hoy,

Allí, emitió un discurso cuyo tema central fue el trabajo y el camino de los profesionales que optan por el camino de la magistratura.

“La belleza y exaltación del espíritu también pueden venir del noble trabajo del juez, quien no tiene otra motivación que el respeto del Derecho y la Justicia”, manifestó.

Por ello, el actual presidente llamó “a quienes decidan optar por el camino de la magistratura, a no hacerlo por la obtención de meras ventajas personales, por razones egoístas o por la búsqueda de poder (…) La labor del juez no tiene por fin situarlo en una posición de privilegio.”

Finalmente, concluyó su discurso con la siguiente reflexión:

“No me imagino un momento más inspirador que este, en el que la sociedad se ha removido al punto de estar ad portas de un muy posible cambio de nuestra constitución y de las reglas del juego más trascendentes en nuestra sociedad, con todos los retos que ello implica, particularmente para el juzgador como garante de la democracia y de la defensa de los derechos fundamentales, como incentivo para quienes sientan en su fuero interno la vocación de ser juez para transformar ese deseo en acción concreta.”

Fuente: Poder Judicial República de Chile

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.