La Corte Constitucional de Colombia protege los derechos de exmilitar víctima de una mina antipersonal por negativa de los jueces de estudiar demanda contra el Ministerio de Defensa y el Hospital Militar por falla en el servicio.

La Corte Constitucional protegió los derechos al debido proceso y de acceso a la administración de justicia de un exmilitar y su familia vulnerados por un juzgado administrativo de Bogotá y por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca que no tramitaron una demanda que presentaron contra el Ministerio de Defensa y el Ejército Nacional.

El uniformado formuló pretendió obtener la indemnización por los perjuicios que le fueron causados por una transfusión de sangre que le hicieron en el Hospital Militar Central de Bogotá y que, presuntamente, ocasionó su contagio y el de su esposa con VIH y Hepatitis C.

La transfusión de sangre se realizó como consecuencia de la amputación de parte de su pierna izquierda (de la rodilla hacia abajo), dado que fue víctima de una explosión de mina antipersonal, en la Vereda Rovira del Municipio de San Vicente del Caguán (Caquetá), en marzo de 2006.

En 2016, ante el fracaso en el intento de conciliación de las partes en la Procuraduría General de la Nación, el abogado del exmilitar solicitó reformar la demanda para vincular al Hospital Militar como uno de los actores principales en el desarrollo de los hechos.

No obstante, el juzgado rechazó la petición argumentando que la institución de salud no hizo parte de la conciliación y que operaba la caducidad de la acción frente a la misma.

Finalmente, en marzo de 2018, el juzgado ordenó concluir el proceso al darle la razón al Ministerio de Defensa que alegó falta de legitimación en la causa por pasiva.

El juzgado sostuvo que la demanda debía presentarse contra el Hospital Militar Central, pues se presume que la falla en el servicio fue ocasionada por ellos con la realización de las transfusiones de sangre. La decisión fue confirmada por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca.

La Sala Novena de Revisión, con ponencia del magistrado Alberto Rojas Ríos, señaló que los jueces se equivocaron en su decisión, puesto que el caso sí involucra al Ministerio de Defensa, sino que desconocieron jurisprudencia del Consejo de Estado que se ha pronunciado en procesos similares.

“El mencionado Ministerio cuenta con legitimación en la causa por pasiva de hecho, toda vez que es evidente la relación procesal que se constituyó entre los demandantes y dicha entidad cuando a esta última los primeros le endilgaron en el escrito de la demanda distintos actos u omisiones”, indicó la Corte.

Además, el Alto Tribunal precisó que, dadas las circunstancias particulares del caso, los jueces debieron haber evaluado la caducidad de la acción de manera flexible, con el objetivo de garantizar los derechos de acceso a la administración de justicia y a la reparación integral.

“Más aún, tratándose de un soldado que prestó sus servicios a la patria y que por una falla de la administración fue contagiado con VIH y Hepatitis C, mientras se recuperaba de la explosión por una mina antipersonal, lo que terminó por afectar gravemente su proyecto de vida y el de su esposa que también resultó contagiada. Cabe reiterar que las personas portadoras de VIH/SIDA se encuentran en una situación de debilidad manifiesta que implica la necesidad de brindarles una protección especial”, puntualizó la sentencia.

Fuente: Corte Constitucional de Colombia, Sentencia T-229-21


Si te ha gustado esta noticia, suscríbete a nuestra newsletter para estar al día de la actualidad jurídica más relevante.

SUSCRÍBETE A DIARIO JURÍDICO

Recibe nuestro boletín semanal con la actualidad jurídica más destacada.

Sus datos serán incorporados a un fichero automatizado con el objeto exclusivo de dar respuesta a su suscripción Dicho fichero es de titularidad exclusiva de LEXDIR GLOBAL S.L. y no será cedido a un tercero en ningún caso.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.