En términos de valor, el sector registró hasta julio una caída de la facturación del 20,86% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, según datos de la Asociación Nacional de Fabricantes e Importadores de Electrodomésticos de Línea Blanca (Anfel).

El desplome de las ventas entre enero y julio se produjo en todas las categorías de productos, pero de forma más acusada en hornos (-28%), vitrocerámicas (-25,8%) y lavavajillas (-22,5%).

También resultaron afectadas, aunque en menor medida, las ventas de congeladores (-16,5%), frigoríficos (-16,1%), cocinas (-14,4%), secadoras (-13,6%) y lavadoras (-8,9%).

Con esta caída de las ventas, se mantiene la tendencia descendente del pasado ejercicio, cuando la facturación del sector cayó un 17,6%, hasta rondar los 2.050 millones de euros, mientras que, en volumen, las ventas bajaron un 15,19%, al comercializar 1.468.648 unidades menos que en 2007.

La patronal ha mostrado su preocupación por la «subsistencia» del sector dentro del tejido industrial español, dada la «importante» disminución de ventas acumulada en los dos últimos años y la «fuerte» reducción de la producción nacional como consecuencia del descenso del mercado interno y de las exportaciones.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.