Policía nacionalUn policía nacional ha sido condenado por un delito de simulación de delito por haber denunciado en falso que el 13 de septiembre de 2012 tres individuos de origen marroquí, tras forcejar y darle varios empujones y una patada, le sustrajeron dos anillos y una pulsera marca Esclava realizada con oro.

Esta denuncia dio lugar a una investigación policial y a la incoación de diligencias por parte del Juzgado de Instrucción número 5 de Pamplona, que fueron archivadas por falta de autor conocido.

Según consta en la sentencia, dictada por el titular del Juzgado de lo Penal número 4 de Pamplona, el acusado consiguió que, al día siguiente de la denuncia del robo, su compañía aseguradora le abonara por la pulsera 356,65 euros, una cantidad que devolvió el 5 de marzo de 2013 tras enterarse que las pesquisas policiales habían llevado a los agentes investigadores a averiguar que esa pulsera había sido empeñada por él en una joyería el 22 de febrero.

El magistrado considera que los hechos son constitutivos de un delito de simulación de delito en concurso medial (cuando se cometen dos o más acciones delictivas y una de ellas es necesaria para cometer la otra) con una falta de estafa, por las que le impone sendas penas de 2.880 y 480 euros de multa, respectivamente.

En la sentencia, que puede ser recurrida, el juez rebate la coartada esgrimida por el encausado. Así, destaca que “choca sobre manera que un agente de policía con experiencia en el cuerpo tarde casi 12 horas en denunciar un hecho tan grave como es un robo con violencia cuando sabe que la identificación de los autores es más fácil cuanto más rápida es la intervención policial”.

También destaca que el procesado, a pesar de que narró en su denuncia que había recibido una patada, no acudió a centro médico alguno para certificar las lesiones sufridas.

En sus declaraciones, el agente reconoció que encontró la pulsera el 2 de febrero en la rueda de tope que tiene para evitar que choque su vehículo contra la pared al aparcarlo. Al respecto, el magistrado tacha de incongruente esta “excusa” que “pugna contra las normas de la lógica y contra su propia denuncia” y resalta que, en lugar de comunicar el hallazgo de la pulsera a la policía, optó por empeñar la joya y obtener un rendimiento económico por ello.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.