El bufete que preside Rafael Fontana, con el apoyo de Telefónica y Step One, crea un espacio para impulsar el crecimiento de nuevos modelos de negocio legaltech.

Rafael Fontana presidente de cuatrecases

Las start up han despertado el interés de las grandes firmas del sector jurídico, dispuestas a crear un ecosistema para impulsar el emprendimiento legaltech. Cuatrecasas es el primer despacho de abogados en poner en marcha una aceleradora de proyectos en este campo, para lo que cuenta con el apoyo de Telefónica y Step One, que cuentan con una amplia experiencia en el mundo de los emprendedores.

Tras conocer el entorno de Silicon Valley y Nueva York, las principales plazas mundiales en el ámbito del legaltech, el presidente de Cuatrecasas, Rafael Fontana, asegura que “el mundo legal colaborativo está muy desarrollado en Estados Unidos”, pero en España todavía falta mucho camino por recorrer, a diferencia de lo que ocurre en otros campos, como el de las fintech, que viven una época de esplendor.

Fontana está convencido de que en España “existe un caldo de cultivo, pero es necesario generar el entorno adecuado” para que los emprendedores jurídicos despunten. Y en eso están trabajando. La convocatoria se lanzará el próximo 15 de junio y estará abierta hasta el 18 de julio.

Al tratarse de una aceleradora, este proyecto no está dirigido a compañías en fase de creación, sino a start up ya en marcha. Podrán participar, por un lado, firmas que tengan un producto viable ya desarrollado o empresas que ya estén facturando y tengan menos de tres años de vida. Por otro lado, esta iniciativa también se abre a firmas jóvenes con un negocio viable pero que busquen innovar en nuevas líneas o explorar otras oportunidades de negocio. Por ejemplo, se puede tratar de ideas que ya han funcionado en otros sectores y que, con un cambio en su orientación, podrían triunfar también en el mundo de la abogacía.

En total, se seleccionarán 25 proyectos para formar parte de la aceleradora. Una vez dentro, contarán con diferentes herramientas para consolidar, desarrollar y escalar su modelo. Esta parte de tutoría se prolongará durante un periodo de seis meses. El presidente de Cuatrecasas explica que los participantes contarán no sólo con el asesoramiento legal que necesita cualquier emprendedor, sino que además se enriquecerán con la experiencia del sector para estudiar la aplicabilidad de un proyecto en el entorno jurídico.

A diferencia de una incubadora, cuando se habla de aceleración de start up, no se busca ofrecer un espacio físico a los emprendedores, ya que estos ya tienen su propia empresa, aunque si algún caso lo requiriera, se estudiaría con alguno de los socios que participan en el programa junto a Cuatrecasas. En estos casos, lo que se invierte es tiempo en asesoramiento.

¿Y financiación? Aunque no hay nada descartado, el objetivo inicial no es que los promotores de esta iniciativa participen en el capital de las start up, pero sí las ayudarán a buscar socios, por ejemplo, cerrando el programa de tutorización, celebrando una sesión de presentación ante posibles inversores.

Vía: Expansión