Ante la actual Campaña de Renta, Francisco Estellés, socio de Celink Legal y Tributario ha destacado que “incluir la declaración del alquiler de vivienda en el IRPF no sólo es lo correcto, sino que en ciertos casos puede ser incluso más beneficioso y puede conllevar pagar menos impuestos”.

arrendamiento de viviendasEn este sentido ha explicado que la vivienda no alquilada genera una imputación de rentas en el IRPF equivalente al 2% de su valor catastral o del 1,1% si dicho valor catastral ha sido revisado, mientras que de la renta de la vivienda alquilada pueden deducirse los gastos necesarios para la obtención de los rendimientos.

Además, adicionalmente sobre el rendimiento se aplica una reducción del 60%. sólo en el supuesto de declarar la renta, ya que no se aplica en el caso de que sea la Administración quien liquide al contribuyente.

“Cuando una vivienda se encuentra alquilada y no se declara el alquiler, al no tratarse de una vivienda habitual, se nos imputa en el IRPF una renta ficticia que, debido al incremento de los valores catastrales en los últimos años, puede suponer un mayor rendimiento que el obtenido por el alquiler de la vivienda”, ha indicado Francisco Estelles.

Cabe resaltar que para el cálculo del rendimiento por alquiler de una vivienda son deducibles todos los gastos del inmueble satisfechos por el arrendador (comunidad, IBI, tasas basura, seguro, suministros, intereses derivados de la financiación, etc) y también es deducible un gasto por amortización equivalente al 3% del valor de adquisición o del valor catastral en el supuesto de ser superior, eliminando en ambos casos el valor del suelo.

 Fuente: CELINK LEGAL Y TRIBUTARIO

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.