Bravo recordó que esa era una de las grandes preocupaciones para el actual Consejo cuando inició su andadura.

“Queríamos transformar el Servicio de Inspección para hacerlo más ágil y más transparente. Y para prevenir, así, las posibles deficiencias que tuvieran los órganos judiciales, cambiando la filosofía que se había seguido hasta entonces”, dijo.

Y agregó que procuraron pasar “de una política de corrección a una política de prevención. Buscando los mismos objetivos que la medicina preventiva”.

El siguiente es el informe brindado por la portavoz:

«Cambiamos el modelo de trabajo.

Antes el trabajo se adaptaba a la Unidad Inspectora. Ahora es la Unidad Inspectora la que se adapta al trabajo.

Para ello, hemos reorganizado de raíz el Servicio de Inspección en estos últimos años.

Lo que hemos hecho ha sido rentabilizar los recursos para ser más ágiles, más rápidos y más eficaces, sin que la seguridad jurídica en los procedimientos sufra lo más mínimo. Organizando y optimizando los recursos de forma que sean más eficaces.

Para ello, hemos pasado de 18 unidades inspectoras a 13. La plantilla es de 60 personas, de las que 36 son inspectoras.

Le hemos dado mucha importancia a la especialización. La especialización es esencial para una Justicia moderna. Por ello, las unidades inspectoras tienen, además, competencias específicas en mercantil, contencioso-administrativo, social, penal, menores, vigilancia penitenciaria, incapacidades y familia.

Metodología.

La metodología de trabajo del Servicio de Inspección se centra en dos grandes apartados: Las visitas a los distintos órganos judiciales. Visitas presencias, se entiende.

En 2010 se realizaron 336 visitas de inspección a órganos judiciales y tribunales de toda España.

Ya saben ustedes que, normalmente, se sigue un protocolo muy específico en estas visitas. Primero, se avisa al titular del órgano con un mes antelación. Después, sobre el terreno, la Unidad Inspectora analiza el método de trabajo y su eficiencia. Solicitan expedientes, de forma aleatoria, se verifican los tiempos de resolución y cómo se ha llevado a cabo el trabajo.

El objetivo del Servicio de Inspección es asegurarse que el trabajo se está haciendo bien y en un tiempo razonable.

Este Servicio también realiza, últimamente, visitas en colaboración con la Agencia de Protección de Datos, a petición de ésta, cuando se tiene constancia de que se ha podido destruir algún tipo de documento.

Además, este servicio realiza inspecciones virtuales, o inspeccionas remotas, de órganos judiciales. En la actualidad puede hacerlo, casi en tiempo real, con los órganos judiciales de lo Contencioso de Canarias.
Cuando se superen las barreras tecnológicas de la incompatibilidad de los sistemas informáticos –y se está en ello- se podrán realizar en toda España.

En la actualidad, estas inspecciones virtuales se realizan a través de los datos estadísticos que genera el Servicio de Inspección dos veces al año, en febrero y en octubre. A través de estos datos se identifican las disfunciones existentes y se proponen medidas para solucionarlas.

Principales acciones en 2010.

Durante 2010, el Consejo, basándose en los datos del Servicio de Inspección, acordó 300 Planes de Refuerzo, que fueron esenciales para aliviar la fuerte presión que los juzgados de lo Mercantil y de lo Social estaban sufriendo como consecuencia de la crisis económica.

En este mismo sentido, el Servicio de Inspección propuso 1.600 medidas y realizó más de 5.000 informes, en el marco del Segundo Plan de Actuación de Actualización de los Procedimientos.

2008, 2009 y 2010.

En las informaciones previas se observa un descenso notable entre 2008 y 2010. Un descenso de un 61,7 por ciento. De 2485 en 2008 a 952 informaciones previas en 2010.

Las diligencias informativas tuvieron también un descenso. Un descenso mayor, de un 84,7 por ciento, pasando de 143, en 2008, a 22, en 2010.
Se puede apreciar que el descenso ha sido escalonado y progresivo.

Sin embargo, en los correspondientes a expedientes incoados y a sanciones, las cifras se mantienen en los mismos niveles, salvo en el caso de los expedientes incoados en 2009.

El ascenso fue considerable, pero tiene una explicación. Al menos 25 de esos expedientes estaban atribuidos a 5 jueces.

Menos del 1 por ciento de los jueces fueron sancionados.

De las 952 informaciones, sólo se abrieron 47 expedientes disciplinarios en 2010.

41 jueces fueron sancionados en ese mismo año. Aunque puede parecer una cifra alta, en realidad supone menos del 1 por ciento de la carrera judicial. Para ser precisos: UN 0,8 POR CIENTO. Ya saben que la carrera judicial está compuesta por 4.600 jueces y magistrados, hombres y mujeres.

En relación a las quejas que realizan los ciudadanos, la mayor parte se refieren al mal funcionamiento del servicio de justicia, y no específicamente al trabajo de los jueces, como se desprende de los datos de ésta unidad.

El Servicio de Inspección recibió 1.200 quejas a lo largo de 2010, las cuales recibieron una respuesta personalizada en menos de tres meses.

Principios rectores del Servicio de Inspección.

Todo este trabajo ha sido posible gracias a una serie de principios establecidos por el propio Consejo.

El primero de estos principios, y el principal, es la prevención. Queremos subsanar a tiempo todas las deficiencias que puedan producirse en los distintos órganos judiciales para dar el mejor servicio posible a los ciudadanos.

Y queremos hacerlo de una forma transparente, contando con el apoyo de jueces y magistrados, con un alto nivel de calidad en cada actuación, y buscando la cercanía de profesionales y ciudadanos.

Desde el Consejo tenemos muy presente que la Justicia nace del pueblo y trabaja para él.

Propuesta del CGPJ.

Una de cosas más importantes que hemos detectado, es que la mayor parte de las quejas se deben a conflictos generados en el trato personal recibido por los ciudadanos cuando se acercan a la Administración de Justicia.

Por eso el Pleno del Consejo, aprobó recientemente solicitar al Ministerio y a las Comunidades Autónomas con competencias transferidas que todos los funcionarios de justicia lleven una identificación personal, para que el ciudadano sepa con quién está hablando.

Esto, que les puede parecer insignificante, es esencial a la hora de presentar una queja o una reclamación. Saber con quién se ha estado hablando. Algo que es muy normal en otras administraciones, como la Sanidad.

Guía de buenas prácticas.

No queremos que el trabajo que están realizando los compañeros del Servicio de Inspección se quede en nada. Por eso se está elaborando una guía de buenas prácticas, que estará disponible para los jueces y magistrados a través de la web en este primer trimestre de 2011.

Es una guía práctica, basada en las experiencias exitosas ya implementadas en los diferentes órganos judiciales. Todas ellas pueden ser adaptadas a situaciones concretas.

Se trata de aprovechar las experiencias que ya se poseen en diferentes campos.»

A su turno, Pío Aguirre amplió el informe, con miras a 2011:

Plan de Inspección 2011.

«El Plan de Inspección que hemos preparado para este año, que acabamos de comenzar, se basa en siete puntos fundamentales.

El primero de ellos, esencial para la carrera, es la elaboración de un estudio de la carga de trabajo que realizan jueces y magistrados con un objetivo muy preciso: establecer nuevos indicadores con los que medir su trabajo.

Ya saben que antes se hacían a través de módulos y que estos fueron anulados por sentencia del Tribunal Supremo. Se trata de construir un nuevo sistema de medición, preciso y realista, y así responder a una de las grandes demandas de la carrera judicial.

El segundo punto es lograr una mayor transparencia del trabajo que realiza el Servicio de Inspección. Esta comparecencia es un buen ejemplo del camino que hemos emprendido.

En este año, y paso al tercer punto, hemos elaborado, por primera vez en la historia del Consejo, un Plan de Formación para que los inspectores hagan su trabajo de la forma más eficaz posible. Un Plan de Formación de 150 horas de duración.

Por otra parte, y pasamos al punto cuarto, continuaremos con el Plan de visitas presenciales y virtuales a los distintos órganos judiciales con el fin de prevenir disfunciones y conocer la situación real de estos órganos.

La implantación de la Nueva Oficina Judicial tendrá, asimismo, un seguimiento específico por parte de este servicio, con el fin de contribuir al éxito en su funcionamiento.

Por último, este año será testigo de la redacción de dos importantes reglamentos. Uno, relativo al Servicio de Inspección. Y otro que recogerá las quejas y denuncias presentadas por los ciudadanos.

DATOS POR COMUNIDADES AUTÓNOMAS

Visitas de Inspección realizadas durante 2010.-

Órganos centrales.- 9

Jurisdicción militar.- 3

Andalucía.- 47

Aragón.- 8

Asturias.- 8

Baleares.- 14

Cantabria.- 17

Canarias.- 23

Castilla La Mancha.- 15

Castilla y León.- 14

Cataluña.- 49

Comunidad valenciana.- 39

Extremadura.- 6

Galicia.- 14

La Rioja.- 1

Madrid.- 41

Murcia.- 3

Navarra.- 3

País Vasco.- 22

Total nacional: 336

Expedientes disciplinarios incoados a jueces y magistrados en 2010

Órganos centrales.- 1

Andalucía.- 8

Aragón.- 1

Asturias.- 1

Baleares.- 1

Canarias.- 0

Cantabria.- 0

Castilla la Mancha.- 1

Castilla y León.- 4

Cataluña.- 9

Comunidad valenciana.- 1

Extremadura.- 1

Galicia.- 5

La Rioja.- 0

Madrid.- 11

Murcia.- 2

Navarra.- 0

País Vasco.- 1

Total nacional: 47

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.