La norma ha sido aprobada por 323 votos a favor -PSOE, PP y CiU-, 19 en contra -PNV, ERC, IU-ICV, BNG, CC, UPyD y Na-Bai- y una abstención.

La ley es una disposición incluida en la Ley de Economía Sostenible, un documento que incluye medidas en varios ámbitos con las que el Gobierno quiere impulsar un cambio del modelo productivo.

Tras ser rechazada en el Congreso en un primer momento, la polémica ley Sinde fue aprobada la semana pasada en el Senado, con el apoyo de la mayoría de los grupos parlamentarios, entre ellos el PSOE, el PP y CiU. El resultado fue de 244 votos a favor y 12 en contra.

El Senado modificó algunos aspectos de la ley con enmiendas que garantizan la intervención judicial durante todo el proceso de cierre de una web.

La ministra Ángeles González-Sinde confía en que una vez aprobada la ley será en “verano cuando se empezarán a aplicar los primeros casos”.
En el acuerdo alcanzado en el Senado el PP logró introducir en este texto el compromiso del Gobierno de modificar el canon digital en un plazo máximo de tres meses desde la entrada en vigor de esta ley, después de que la Unión Europea lo declarara ilegal.

Entre los puntos destacados de la norma figuran el bloqueo o cierre en un máximo de diez días de WEBS desde las que se puedan descargar obras protegidas por derechos de autor, así como la creación de una Comisión administrativa -con funciones de mediación y arbitraje- para dirimir este tipo de conflictos, siempre a partir de denuncias particulares. Desde el primer momento todo el proceso estará tutelado por un juez.

El presidente de la Asociación de Internautas, Víctor Domingo, ha anunciado la intención del colectivo de continuar “siendo beligerantes” con la ley Sinde.