alfonso_candau_1La guerra endémica entre notarios y registradores se ha recrudecido aún más con la gestión de Alberto Ruiz-Gallardón. El Anteproyecto de Ley de Reforma Integral de los Registros auspiciado por el Ministerio de Justicia ha vuelto a enfrentar a ambos colectivos. La semana pasada, el director general de los Registros y del Notariado, Joaquín José Rodríguez Hernández, reprendió públicamente tanto a notarios como a registradores afirmando que han hecho de esta ley “una pelea de colegio”.

Este miércoles, el decano presidente del Colegio de Registradores de España, Alfonso Candau, aprovechó la misma tribuna que Rodríguez, los desayunos informativos organizados por la Asociación de Comunicadores e Informadores Jurídicos (Acijur) y La Ley/Wolters Kluwer, para cargar contra los notarios: Estoy convencido de que no les interesa hacer mejoras.

Candau, que recalcó que la suma de trabajo que llevará consigo esta ley para los registradores no les reportará más ingresos, desmintió las denuncias del Consejo General del Notariado, que decían que Justicia no había tenido en cuenta sus sugerencias en la comisión de estudio del todavía borrador que entregará la gestión del Registro Civil a los registradores. Así, añadió que el notariado no ha aportado ninguna propuesta, sino que se ha limitado a oponerse a todo lo que se proponía.

En una entrevista con Diario Jurídico, el presidente del notariado manifestó que su colectivo no había participado en la elaboración de la reforma de los registros y apuntó: “La Dirección General de los Registros y del Notariado del Ministerio de Justicia no ha contado para nada con nosotros”.

En este cruce de acusaciones, el decano de los registradores también se opuso a otra de las denuncias de los notarios, que afirmaban que “con la excusa de encargar la llevanza del registro civil a los registradores se pretende sustituir el actual modelo de seguridad jurídica preventiva por otro que será perjudicial para la sociedad y un caso aislado en la Unión Europea, y que además supondrá un lastre para el tráfico jurídico”. «Plantear esto como una guerra de corporaciones me parece un absoluto error», declaró Candau, que se muestró conforme con el nuevo diseño que plantea el Ministerio de Justicia porque “fortalece la institución de los registradores” y supondrá un ahorro “tremendo” para el Estado.

En el desayuno informativo, en el que también participaron la directora general de la Mutualidad de la Abogacía, Mercedes Vázquez de Padura, y el secretario de esta organización, Silverio Fernández Polanco, el decano de los registradores explicó que la oposición que ha encontrado el Anteproyecto de Ley de Reforma Integral de los Registros en una parte del cuerpo al que representa (más de 300 registradores reunieron firmas para convocar una asamblea general, que se celebrará el próximo mes, para mostrar su descontento con la reforma), se debe no a las críticas de la ausencia de una memoria económica que acompañe a la ley, por ejemplo, sino al “miedo a la tecnología y al aumento de carga de trabajo”.

1 Comentario

  1. Al Sr Candau le puede su deformación profesional de registrador y califica las opinines de los demás como quien deniega un pacto incribible: los 300 que no están de acuerdo con él no quieren trabajar, y los 3.000 notarios que se oponen a su sistema feudal registral exclusivo no quieren cooperar.
    Y el que no esté de acuerdo que recurra.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.