“Tenemos que avanzar hacia un sistema fiscal más  progresivo, redistributivo y que genere recursos suficientes para prestar y sostener los servicios públicos fundamentales que demandan los ciudadanos, sin acudir a  mecanismos de financiación complementaria como el copago sanitario. Al mismo tiempo, tenemos que mejorar la eficacia de la lucha contra el fraude fiscal” este es uno de los objetivos de la proposición no de ley del grupo socialista presentada hace unos días en el Congreso de los Diputados y que pretende reorganizar el sistema fiscal español para lograr más recursos para nuestra maltrecha economía.” así reza la Exposición de Motivos de una Proposición no de Ley presentada hace unos dias en el Congreso de los Diputados por parte del grupo parlamentario socialista

El objetivo ambicioso que se pretende es una reordenación mejor y progresiva de los tributos, siguiendo el lema de quién más tiene más paga y, a la vez,  transformar el acual Impuesto de Patrimonio por otro, llamado de Grandes Fortunas, ya habilitado en paises como Francia y anunciado su próxima implantación en Reino Unido

Esta iniciativa pretende, según los creadores respaldar el Estado de Bienestar y evitar posibles recortes en temas como educación o sanidad. En la citada exposición de motivos se deja claro que ” el actual contexto de dificultad económica y la  necesidad de reducir el déficit público de una manera  gradual, exige tomar medidas complementarias por el  lado del ingreso, que contribuyan a un reparto más  equitativo de los esfuerzos ante la crisis. Creemos que  elevar la tributación sobre el trabajo en plena recesión  económica, como ha hecho el Gobierno del Partido  Popular al acometer la mayor subida del IRPF de la  democracia, es un error que supondrá más desempleo.”

Desde la oposición se señala que este tipo de gravamen ya existe en otros países europeos de nuestro entorno: “consideramos que es necesario sustituir el  actual diseño del Impuesto sobre el Patrimonio para  transformarlo en un Impuesto sobre las Grandes Fortunas, en línea con lo que existe en Francia y se ha anunciado recientemente en el Reino Unido, mejorando la justicia, equidad y progresividad del sistema fiscal de  acuerdo con el principio constitucional de capacidad  económica”

En la citada proposición no de ley se insiste en que habrá que estudiar las medidas oportunas de cara a que los contribuyentes no puedan utilizar herramientas instrumentales como las SICAV para eludir este posible nuevo impuesto.  Quedaría excluida la vivienda habitual hasta un máximo que se determinase y los patrimonios medios de los contribuyentes, término que queda sin concretar en esta propuesta.

Respecto al reparto de los ingresos del citado tributo, la propuesta socialista queda definida en los siguientes términos: “El 50 % del rendimiento del tributo se cederá a l a s  Comunidades  Autónoma s  y,  de   e s t a   c antidad,  el 75 % irá al Fondo de garantía de servicios públicos fundamentales para financiar la sanidad, la educación y los servicios sociales.»

Ahora queda por saber si esta iniciativa contará con los apoyos adecuados para su tramitación parlamentaria. En este sentido se aprecia ineludible la necesidad que el PSOE tienda puentes al partido del Gobierno, de cara a buscar la mayoría necesaria para su aprobación posterior. Como bien sabe el lector de DIARIOJURIDICO, pese al momento de emergencia nacional del país, no pasan por buenos momentos las relaciones entre los dos principales partidos políticos de nuestro país. Confiemos que esta tirantez dé paso al diálogo y al consenso en los temas claves de Estado.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.