Hay que implantar un nuevo modelo de Justicia, que sea eminentemente actual, rabiosamente celoso de su Independencia, autonomía e imparcialidad, esté despolitizado, y bascule en torno al control del resto de los poderes fácticos y políticos, para someterlos a la legalidad y al respeto de los derechos y las libertades ciudadanas, encarando así el progreso social y el avance de la civilización del Estado de Derecho en la cultura del respeto, la pluralidad, la igualdad social y la tolerancia. Esta sería la principal conclusión del documento hecho público por el juez Eloy Velasco de la Audiencia Nacional a través de la Plataforma Cívica por la Independencia de la Justicia, organización de profesionales que engloga a juristas y ciudadanos para luchar contra la politización de la justicia

Este documento está organizado en varios apartados. En un primero se habla de medidas para reformar la independencia judicial. Ahí se habla de un nuevo sistema de elecciónd e los vocales del CGPJ y de la necesidad de convertir al Tribunal Constitucional en una nueva sala, la 6, del actual Tribunal Supremo. Tambien se insiste en la necesidad de la elección directa por los propios jueces de presidentes de TSJ, Audiencias Provinciales al igual que ya se hace con los jueces Decano. Y Velasco recuerda que solo se invierte el 0,38 del PIB en Justicia cuando países europeos de nuestro entorno lo hacen por ratios superiores al 2 por cien. “Sin recursos económicos, no cabe modernización alguna. La inversión en Justicia es también inversión social. Si la Justicia se pone al día, sin atascos, el final de los impagados y las deudas judicializadas solventarían los consabidos abusos en el mercado”.

Otras modificaciones del Juez Velasco tiene que ver para mejora la posición de la justicia en el campo de las relaciones institucionales. Desde su perspectiva es necesario convertir a los Secretarios Judiciales en Jueces de Entrada centrándoles en asuntos de poca cuantía e importancia. Crear una policía judicial que apoye el trabajo del juez instructor así como reforzar la posición del Ministerio Fiscal. Respecto al a Nueva Oficina Judicial Velasco es claro, “hay que retirarla porque no funciona y está generando enfrentamientos entre jueces y secretarios judiciales. Otras medidas tienen que ver con devolver la potestad disciplinaria al juez respecto al personal del juzgado y se reclama la necesidad de trabajar de forma mejor contra el crimen organizado creando un Programa de Protección de Testigos con el dinero incautado a las bandas criminales

El abaratamiento de los costes también ocupa parte de las propuestas del  Juez de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco. En este contexto aboga por la desjudicialización de conflictos sobre todo los mas banales. En este sentido es partidario de reducir los recursos simplificándolos todo lo que se pueda sin que las partes pierdan seguridad jurídica. Y propone la condena en costas públicas por el uso de la administración de justicia como otra novedad. Sobre la calidad de la justicia, Velasco propone incrementar el número de jueces. La carga de trabajo se ha disparado en un 150%  mientras que el número de magistrados solo creció un 21%- Tambien se aboga por eximir de nuevos casos a aquellos magistrados que ya soporten una carga de trabajo importante

Respecto a la modernización y eficacia de resoluciones judiciales Velasco señala la necesidad de una nueva organización territorial, con partidos judiciales menores y bien comunicados. Una justicia rápida y resolutiva en la fase oral y bien interconectada a nivel de todas las Comunidades Autónomas con el expediente digital funcionando. Desde su perspectiva hay que tender a un único gestor político en la justicia dentro del triunvirato CGPJ, Ministerio y CCAA y hacer reformas procesales del calado de la Lecrim que respalden el  papel del Juez Instructor y la propia Acusación Popular. En este contexto considera que se deben redefinir las competencias de la Audiencia Nacional como centro neurálgico de lucha contra el crimen