El muestreo del CIS, referido a noviembre, apunta que la clase política y los políticos son percibidos como un problema por el 16,6% de los ciudadanos, mientras que la inmigración lo es a juicio del 13,7% de los encuestados.

A la par, prosigue el deterioro de la percepción que los españoles tienen de la situación política, puesto que ya suman el 60,6% los que la tachan de «mala» o «muy mala».

Hace seis meses, el desempleo alcanzó su cota más alta en las encuestas del CIS desde septiembre de 2000, al ser citado como mayor preocupación por el 77,3%; tras el verano, en el barómetro de octubre, esta cota bajó al 73% y ahora ha experimentado un repunte de 5,4 puntos hasta situarse de nuevo en cifras máximas.

De la encuesta, elaborada a partir de 2.490 entrevistas entre el 2 y el 9 de noviembre, se desprende que junto a su inquietud por el desempleo los ciudadanos tienen una percepción negativa de la situación económica. De hecho el 73,1% la considerarla «mala» o «muy mala».

No obstante, un 22% vaticina una mejoría de la economía en el futuro, cuando en octubre era menor el porcentaje de optimistas, del 19,7.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.