RyanairLa Sala Social del Tribunal Supremo ha estimado los recursos de las empresas Workforce International Contractors Limited y Ryanair Limited sobre el despido disciplinario de un empleado auxiliar de cabina de Ryanair por comerse un bocadillo destinado al pasaje sin abonarlo.

La resolución no se refiere a la corrección o no del despido sino a si los tribunales españoles son o no competentes para conocer de una demanda por despido de un trabajador con domicilio en España y residencia habitual en Oslo cuando las empleadoras demandadas tienen domicilio social en otro país comunitario (Irlanda), el contrato de trabajo no se suscribió en España y la prestación de servicios se efectuó fuera de España.

Por ello, el Supremo declara la falta de jurisdicción de los tribunales sociales españoles para conocer de la demanda de despido formulada. Los magistrados señalan que de acuerdo al Reglamento de la Comunidad Europea el trabajador debió plantear la demanda de despido ante los tribunales bien de Irlanda o de Noruega.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.