Resumen en video de la intervención de Emilio Cuatrecasas, presidente de Cuatrecasas, Goncalves & Pereira en el VII Congreso de UNIJES: “En los próximos años, en este entorno global y altamente tecnológico en el que vivimos la abogacía será protagonista de un compromiso en cuatro dimensiones. Con la Justicia porque el abogado es parte del Estado de Derecho; sin su presencia no es posible. Desde la Deontología porque elementos como la ética o el secreto profesional hay que afianzarlos. Compromiso con los clientes; la causa de que existan los abogados y finalmente con la propia sociedad porque los abogados debemos tener un importante papel del ordenamiento jurídico; opinar y no callarnos”,

Emilio Cuatrecasas explicó a su manera el mundo que vivimos y cuáles son los retos a los que se enfrentará el abogado a corto plazo; un universo que no tiene nada que ver con aquel que su abuelo vivió hace dos generaciones de abogados. Reconoció, sin desvelar muchos detalles que su firma trabaja en un Plan llamado 2020, fecha para la que se espera una sobresaturación mundial porque los 6000 millones de habitantes de la actualidad se habrán convertido en 7.700 millones: “De ese total, un 52% pertenece a la clase media y será susceptible de consumir servicios legales”. Según datos que expuso el presidente de esta firma en ese nuevo contexto a corto plazo Asia tendrá un papel importante porque el PIB crecerá un 40 por cien, lo que supondrá el 150% del total actual y poco a poco el eje situado entre Gran Bretaña y Estados Unido se desplazará muy cerca de Shangai.

En este entorno nuevo, Europa tendrá que innovar, fomentar el talento y atraer el empleo cualificado para contrarrestar la fuerza emergente de Asia. “Esto va a suponer que el Viejo Continente capte el 40% del empleo que se genere, lo que provocará un cambio de mentalidad en las Universidades, con programas formativos más prácticos”. Desde esa perspectiva es viable que el papel de los abogados será de elemento cristalizador en las relaciones que se formalicen entre innovadores y financiadores de estas iniciativas. “Vamos a vivir un progresivo proceso de liberalización, confesó Cuatrecasas, y es que el Estado paternalista ya está al límite de su crecimiento; por ello la privatización que se impulse en diferentes niveles generará una nueva demanda jurídica y más contratación para los abogados”

Desafios y abogacía.

Respecto a los retos que le espera afrontar a la abogacía, Emilio Cuatrecas subrayó que la tecnología pondrá a prueba el saber hacer de los letrados. “A medio plazo es evidente que la inteligencia artificial sustituirá el trabajo del profesional en cuestiones como la consulta jurídica; comprobar jurisprudencia o redactar un contrato. En este terreno las máquinas harán el trabajo más rápido y fiable que el ser humano”. A este respecto señaló las actividades que en este terreno realiza su firma tanto a nivel de ahorro de papel y energía a través del Programa Paper less que implantado en la oficina de Girona es posible se extienda en los próximos años por el resto de oficinas de la firma, como la propia automatización de documentos para determinadas transacciones o el desarrollo de Online Comunity, webs dedicadas a los clientes donde éstos podrá manejar sus documentos y gracias a la trazabilidad de la aplicación saber cuándo se hizo esa entrega determinadas.

Sobre el reto de la globalización en los próximos diez años es posible que asistamos a la colonización del inglés. “Abogados y Universidades tendrán que hablar y entenderse en este idioma, al que por ahora no se le ve rival,” añadió el presidente de la firma española. En ese marco nuevo el abogado deberá desarrollar nuevas alianzas internacionales “Deberá mejorar el diálogo de las firmas españolas desde esta perspectiva y el nuevo letrado deberá conocer en profundidad toda la legislación internacional así como sus instituciones del estilo de la Corte Penal Internacional”.

En este nuevo escenario que describe Emilio Cuatrecasas parece pensable que coexistan una oferta de servicios de bajo coste de carácter masivo, la llamada industria legal con otra gama de servicios legales de alta gama que no van a desaparecer “es como cuando preferimos sustituir un hotel o un servicio similar por otro de alta gama”, explicó. Sobre el movimiento que ya se está dando en Reino Unido que facilita a los propios bufetes desde el próximo mes de octubre de poder salir a Bolsa, “es evidente que todo estas iniciativas eran impensables hace dos generaciones, pero ahora la posibilidad, real, existe, otra cosa que se pueda ver a corto plazo en nuestro país.”

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.