Según datos aportados por la Fundación Notarial SIGNUM, entidad dependiente del Colegio Notarial de Madrid, el uso de la Mediación y el Arbitraje para resolver conflictos como alternativas a los Tribunales de Justicia podría suponer un ahorro cercano a los 1.200 millones de euros anuales para el Estado.

Para  esta entidad, la Mediación y el Arbitraje constituyen la vía más efectiva para liberar a los Tribunales de casi medio millón de litigios al año y descongestionar la saturación de casos en España, como ponen de manifiesto los datos del Consejo General del Poder Judicial, según los cuales actualmente existen en España más de 3,5 millones de causas pendientes. Ello ha provocado que, sólo en 2011, el número de quejas por falta de agilidad y eficacia ascendiese a 6.000.

Estos instrumentos de resolución, habituales desde hace años en otros países tanto de Europa como del resto del mundo, se han confirmado como alternativas eficientes que, además, reducen considerablemente el tiempo y costes que implica una confrontación ante la justicia y pueden conseguir soluciones más satisfactorias para las partes.

Ahorro de tiempo y dinero

Frente a los datos del último informe de la Comisión Europea para la Eficiencia de la Justicia de 2010, según los cuales la justicia española tarda una media de un año y dos meses en solucionar, en primera instancia, los asuntos que llegan a los tribunales civiles, mercantiles y administrativos, el plazo medio en que se resuelven los conflictos a través de la Mediación es de entre cuatro y seis semanas, y su efectividad alcanza el 70%. En cuanto al Arbitraje, el ahorro en tiempo es de ocho meses, un 40% de la duración de un proceso judicial en primera instancia, ya que un arbitraje medio se resuelve como máximo en un plazo de seis meses.

En referencia a los costes económicos, una mediación puede reducir hasta un 90% y el arbitraje un 75% sobre el precio que tiene un juicio medio. Teniendo en cuenta las tasas judiciales y los honorarios de abogados y procuradores, la UE establece el coste medio de un juicio civil en 3.000 euros para cada una de las partes, frente a los 320 euros que le costaría a cada parte resolver sus conflictos a través de la Mediación o los 738 euros, en el caso de que el instrumento elegido fuese el Arbitraje.

Para Javier Garbayo García, director general de Fundación Notarial SIGNUM, “Mediación y Arbitraje son una solución complementaria a las vías de justicia tradicional que permiten a particulares y empresas tener un marco jurídico estable y avanzar hacia una sociedad más justa”.

Creada en 2011 por el Colegio de Notarios de Madrid, el objetivo de Fundación Notarial SIGNUM es la promoción y el fomento de la Mediación y el Arbitraje institucionales, así como de otras vías alternativas que faciliten la resolución convencional de las controversias. A tal efecto, y al amparo de la ley nacional y europea, esta entidad es especialista en Resolución de Conflictos en los ámbitos Civil y Mercantil, atendiendo a otras materias controvertidas a través de su Centro de Mediaciónde su Corte de Arbitraje y de otros servicios como los de Evaluación Neutral.

La Mediación es un proceso voluntario de negociación, que se resuelve en pocas semanas, asistida por un mediador que ejerce el papel de organizar, conducir e impulsar el proceso eliminando factores externos que suponen unos costes altísimos.

El acuerdo al que se llega, firmado voluntariamente, y pactado por las partes en litigio, alcanza eficacia ejecutiva cuando se eleva a escritura pública. Por su parte, el Arbitraje constituye una alternativa a los tribunales independiente, rápida y eficaz, que acorta los plazos de resolución y aporta plena garantía jurídica y de confidencialidad. La Fundación Notarial SIGNUM ofrece así una diversidad de sistemas, únicos o combinados, que permite elegir el que mejor se adapta a cada singular controversia.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.