En un mundo tan competitivo como el de la abogacía, no cejan de surgir nuevas oportunidades para los letrados de abrir nuevos mercados. Nuevas posibilidades de negocios en áreas de actividad que emergen del contexto socioeconómico general. Este es el caso del sector áereo, una actividad que ha hecho que los expertos más reputados puedan ya hablar de derecho aeronáutico, como nueva especialidad. Alfonso López-ibor dirige, socio de Ventura Garcés & Lopez Ibor Abogados coordina todo un departamento de letrados de su firma centrados en esta nueva forma de hacer derecho. “ estamos hablando de un contexto con un número reducido de actores y funciona bastante el “boca a boca” y la recomendación personal para captar nuevos clientes”.

Alfonso López-Ibor es el socio Director de la oficina de Madrid. Anteriormente, fue socio Director de Allen & Overy, Madrid durante 10 años. Tiene amplia experiencia en derecho mercantil, financiero y bancario. Alfonso López-Ibor es también un abogado reconocido por su experiencia en derecho procesal, arbitraje y aeronáutico. Referente a su experiencia en derecho mercantil, asesora regularmente clientes en la adquisición y venta de sociedades españolas o extranjeras, en operaciones de capital riesgo/private equity, MBOs y reestructuraciones empresariales. Tiene amplia experiencia asesorando a multinacionales que desean instalarse en España, bien a través de sucursales o a través de la adquisición de sociedades ya constituidas. En el área de derecho bancario y financiero, cuenta con experiencia en préstamos sindicados, garantías y financiación de activos, así como en la relación con la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

En la actualidad, López-Ibor dirige un reputado departamento especializado en prestar asesoramiento legal a empresas del sector aéreo, incluyendo contrataciones nacionales e internacionales, contratos de handling, estructuras financieras, incluyendo operaciones de arrendamiento operativo, garantías, financiación de adquisiciones, permisos, autorizaciones e inscripciones. Es uno de los abogados españoles mas reconocido en el sector de la aviación. Su experiencia en derecho procesal incluye asesoramiento en contenciosos y arbitrajes internacionales, especialmente en asuntos de gran complejidad.

¿Podría explicarnos cómo se ha gestionado desde Ventura Garcés & López-Ibor de cara a abrirse a disciplinas nuevas como el derecho aeronáutico?

En el caso de nuestro despacho hubo algo de casualidad; empezamos por asesorar a propietarios de aeronaves para recuperarlas de líneas aéreas españolas en quiebra. A partir de esta difícil experiencia pasamos a asesorar en temas mercantiles y de contratación a líneas aéreas, talleres de mantenimiento y reparación, bancos, etcétera.

¿Qué tipo de disputas puede llevar un despacho de abogados como Ventura Garcés & López-Ibor Abogados?

Hemos llevado disputas entre propietarios de aeronaves y líneas aéreas, entre talleres de mantenimiento y líneas aéreas, líneas aéreas y la administración pública (expedientes sancionadores y reclamaciones de responsabilidad) y también temas laborales en los que hemos representado a líneas aéreas.

¿Qué formación requiere al abogado que se dedica a estos temas?

Un dominio del inglés y algún buen curso de especialización, como el del Instituto de Empresa sobre transporte aéreo.

¿De qué forma los derechos de los pasajeros están convenientemente protegidos en este sentido? ¿Hace falta más protección?

Creo que la regulación europea, fundamentalmente el reglamento 261, es muy completa y que por lo tanto los pasajeros europeos están bien protegidos. Las autoridades de consumo vigilan por su cumplimiento y los tribunales españoles la aplican correctamente. Esta reglamentación no debe de ser tan mala cuando algunos estados y el propio gobierno federal norteamericano se está planteando introducir una normativa similar en materia de retrasos y denegación de embarque.

Desde el punto de vista de los siniestros, ¿considera que está bien regulado estos acontecimientos imprevistos?

Desde el punto de vista de los siniestros hay que distinguir entre la investigación de los siniestros por la vía administrativa, bien regulada pero a veces mal aplicada como sucedió en el siniestro del avión de Spanair y la actuación del juez de instrucción cuando ha habido víctimas mortales. En el caso Spanair hubo filtraciones e incluso se intentó de manipular a los medios de comunicación, principalmente desde la administración, lo que fue lamentable.

¿Cómo cree que va evolucionar este sector, un sector en reconversión donde las grandes compañías se fusionan y empieza a haber una criba en el low-cost?

Creo que el sector se está orientando hacia dos modelos de operadores aéreos, el de “red” basado en uno o varios grandes aeropuertos europeos que ofrecen servicios transoceánicos o de largo radio y los de bajo coste que ofrecen servicios punto a punto a veces entre ciudades secundarias y que han creado nuevos tráficos como sucede en el caso de Ryanair.

Este tipo de asesoramiento es común en Europa, ¿podría decirnos qué país del Viejo Continente lleva la delantera en derecho aeronáutico?

No, en EEUU están más avanzados. Fueron los inventores del transporte aéreo.

Me imagino que en este tipo de servicio es fundamental contar con una buena relación con otros despachos internacionales, ¿podría explicarnos cómo Ventura Garcés & López-Ibor Abogados se ha gestado la citada red?

Efectivamente, tenemos contacto con despachos internacionales con los que hemos trabajado en pasadas operaciones.

¿Cuál es la estrategia de marketing de Ventura Garcés & López-Ibor Abogados de cara a captar clientes? ¿Cómo se logra la confianza de los mismos?

En este campo hay un número reducido de actores y funciona bastante el “boca a boca” y la recomendación personal para captar nuevos clientes.

Por último, ¿podría darnos su visión sobre la situación del estado de nuestra justicia y alguna idea para resolver su mal funcionamiento?

Creo que la gran diferencia es la tardanza en conseguir una medida cautelar. En EEUU e Inglaterra a veces es posible conseguirla muy rápidamente. En cambio creo que los pleitos sobre el fondo se demoran también en el extranjero. Mi impresión que a veces somos injustos con los jueces de 1ª instancia que llevan a cabo una labor tan admirable como incomprendida. No me atrevo a dar ninguna idea solvente para mejorar la administración de justicia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.