En un contexto marcado por la crisis económica y ante la lentitud de la justicia la Asociacíón Europea de Arbitraje (Aeade) ha puesto en marcha el Comité Bancario y Financiero, entidad que nace como una clara apuesta por la especialización en el arbitraje para solucionar las controversias que puedan surgir en el sector bancario y financiero. Al frente de esta institución se encuentra

Félix de Luis, Socio Director de Legal 21 Abogados y Abogado del Estado, como presidente y un plantel de una veintena de árbitros , todos ellos abogados prestigiosos expertos en estas disputas.

Entre los árbitros del Comité destacan, entre otros, César Albiñana, socio director de CMS Albiñana y Suárez de Lezo; Luis M. Almajano, ex vocal del Consejo de Administración del Consorcio de Compensación de Seguros, José María Alonso, exsocio director de Garrigues Abogados; Lucas Osorio, abogado del Estado; José F. Merino, letrado de las Cortes Generales y del Consejo de Estado; y Manuel Romero, miembro del Comité Consultivo de la CNMV. Para el presidente de esta nueva Corte Arbitral“ Al ser un Comité dirigido al sector financiero, del mercado de valores y seguros, sectores que requieren de una gran especialización, consideramos que la categoría de los Árbitros con que contamos, conocidos y acreditados todos ellos en estos sectores, será la clave del éxito para ganarnos la confianza de nuestros clientes.”

Abogado del Estado, desde el año 1986, J. Félix de Luis es, además, Master en Derecho, LL.M (Columbia University, New York), Advanced Management Program, A.M.P. (Harvard Business School, Boston) y Programa Alta Dirección de Empresas, PADE, IESE.

Asesor de diferentes empresas y Director de Legal 21 Abogados, a lo largo de su trayectoria profesional, en el sector público ha sido Consejero de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Secretario General Técnico del Ministerio para las Administraciones Públicas (M.A.P.) y Abogado del Estado-Jefe en la Secretaría de Estado de Presupuestos y Gastos, (Ministerio de Economía y Hacienda) entre otros puestos. En el sector privado ha sido Director de Cumplimiento, (Chief Compliance Officer) de BANCO SANTANDER y Abogado Asociado del Despacho DAVIS POLK & WARDWELL, en New York. Ha sido Consejero de diferentes empresas.

Forma parte de instituciones arbitrales como el Club Español del Arbitraje, AEADE; Corte Civil y Mercantil de Arbitraje (CIMA), Corte de Arbitraje de Madrid, Corte Española de Arbitraje, entre otras. En el ámbito internacional es miembro de la London Court for International Aribtration (LCIA), y de la Associaton for Internacional Arbitration (AIA). También es miembro del INSTITUTO DE CONSEJEROS-ADMINISTRADORES (ICA).

Su actividad docente ha sido importante, habiendo sido profesor de diferentes universidades como la Universidad Carlos III, además de ser Profesor del prestigioso Instituto de Empresa (IE) y del Instituto de Consejeros Administradores (ICA).

¿Podría explicarnos brevemente cómo se ha gestado esta entidad que usted preside y cuáles serán sus objetivos en sus primeros cien días de trabajo?

El Comité Bancario y Financiero de Arbitraje nace para ofrecer el arbitraje como solución a controversias surgidas en el ámbito del sector bancario y financiero, del mercado de valores y de seguros, sectores que venían demandando desde hace tiempo Árbitros expertos. A raíz de una serie de comentarios con diversos profesionales de estos sectores, en donde he desarrollado gran parte de mi carrera profesional y, comentado el tema con Javier Iscar, Secretario General de AEADE, decidimos poner en marcha el Comité Bancario y Financiero de Arbitraje.

Tenga en cuenta que los sectores a los que antes me refería y a los que está dirigido el Comité Bancario y Financiero, están muy desarrollados y en ellos se plantean conflictos extraordinariamente complejos que requieren en muchos casos de una gran especialización.

Nuestros objetivos durante los cien primeros día van a consistir en diversas actividades para presentar el Comité a todas aquellas entidades a las que podemos prestar nuestro servicio de arbitraje, que conozcan las ventajas que supone utilizar el arbitraje como forma de solución extrajudicial de conflictos así como que conozcan a los Árbitros que se integran en el Comité.

¿En qué tipo de disputas va a intervenir esta Corte Arbitral?

El Comité Bancario y Financiero puede conocer cualquier controversia, cualquier conflicto, que sea de libre disposición conforme a derecho tal y como dispone la Ley de Arbitraje, que en principio se refiera a los ámbitos a los que el Comité está dirigido, que le repito son el sector bancario y financiero, del mercado de valores y de seguros.

Así, el Comité podría conocer cualquier disputa que tuviera un Banco o una Caja de Ahorros con sus clientes, o cualquier disputa que estas entidades pudieran tener entre sí. Lo mismo pasaría con las controversias que pudiera tener cualquier compañía aseguradora con sus clientes, y otro tanto todas aquellas entidades que operan en el mercado de valores con sus clientes. A título de ejemplo podría citar cualquiera de los temas que en el ámbito de banca privada se han producido durante estos últimos meses, controversias que podrían haber sido resueltas perfectamente dentro del seno del Comité Bancario y Financiero de Arbitraje.

¿Qué ventajas le ofrece a una empresa acudir al Comité Bancario y Financiero de Arbitraje respecto de la vía judicial ordinaria?

Las ventajas de acudir a la vía arbitral son varias. La primera es que la controversia va a ser resuelta por una persona que goza de experiencia acreditada en el ámbito financiero, del mercado de valores o de seguros, con una reputación indiscutida. Como le decía antes, los sectores en los que opera el Comité se producen controversias muy complicadas que requieren de expertos con cualificación técnica muy elevada para resolverlas.

Otra ventaja es la rapidez en la resolución de la controversia; el asunto debe estar resuelto en un plazo máximo de seis meses salvo que las partes dispongan lo contrario. La confidencialidad también es otra nota a destacar en la solución de controversias mediante el arbitraje tanto las partes como los Árbitros deben guardar el más absoluto secreto sobre los temas de que conocen y el Laudo que se dicte no podrá ser publicado salvo autorización expresa de las partes. Por último, una vez resuelto el asunto mediante Laudo las posibilidades de recurso son muy limitadas, la Ley de Arbitraje establece causas muy tasadas para recurrirlo, lo cual constituye otra indudable ventaja.

¿Cuál va a ser el proceso de selección de los árbitros y de qué forma se va a garantizar la independencia de los mismos?

El Comité Bancario y Financiero de Arbitraje comienza su andadura con 20 Árbitros, que son los mejores Abogados expertos de nuestro país en las materias en las que opera el Comité. Si echa un vistazo a los Árbitros que integran actualmente el Comité, podrá apreciar como todos tienen una experiencia acreditada y un reconocido prestigio en los sectores en que queremos actuar.

La lista de Árbitros del Comité no está cerrada, a medida que las necesidades lo requieran contemplamos la admisión de nuevos Árbitros siempre que acrediten una elevada experiencia y cualificación similar a la de aquellos que actualmente forman parte del Comité. Estamos convencidos que el éxito del Comité está basado en la extraordinaria calidad de los Árbitros que lo integran.

La independencia de los Árbitros la conseguimos mediante el sistema que se ha diseñado para su designación. Así, salvo que las partes hagan uso del derecho a la elección de Árbitros, la designación de un Árbitro para un tema concreto se hará por riguroso orden de antigüedad dentro de nuestra lista, salvo que la especialización de un determinado asunto requiera la selección de un Árbitro en concreto.

¿Qué le pide este Comité Bancario y Financiero a la Administración de Justicia para que pueda realizar su trabajo con garantías?

La Ley de Arbitraje ya contempla desde el año 2.003 el apoyo de la Administración de Justicia para el desarrollo de un arbitraje en casos concretos como en los supuestos de la asistencia judicial para la práctica de pruebas. Por lo tanto, todo aquello que pueda precisar el Comité Bancario y Financiero de la Administración de Justicia para el ejercicio de su función ya está recogido en la vigente Ley.

Además, hoy en día nos consta el apoyo decidido de los Jueces por el arbitraje como forma extrajudicial para la resolución de controversias.

A su juicio, ¿considera que la especialización del arbitraje por sectores es la clave para que el modelo arbitral arraigue en nuestro país?

Debemos tener en cuenta que la vigente Ley de Arbitraje es del año 2.003. Es una Ley buena, perfectible como cualquier otra, que fomenta el arbitraje y lo facilita. Al ser una Ley relativamente reciente está poniendo al arbitraje en la senda adecuada para su implantación definitiva en España.

Pero yo no creo que la especialización “per se” sea clave como dice Ud. para que el arbitraje arraigue en España. Existen muchos factores que deben concurrir para que el arbitraje se implante en nuestro país. Pero la especialización sin más, por sí misma, no creo que fomente el arbitraje en general. De lo que sí estamos seguros en que en los sectores en los que queremos operar, como consecuencia de la especialización que exige la solución de sus controversias, sí que va a implicar una mayor utilización del arbitraje.

¿Por qué hay tantas Cortes Arbitrales en nuestro país? ¿No cree que tanta diversidad asusta al empresario y le hace confiar en Cortes extranjeras?

Bien, por partes, son dos preguntas distintas. El que existan distintas Cortes de Arbitraje quizás sea consecuencia de que existe mucha gente que cree en el arbitraje como una alternativa a la vía judicial e intente promover los servicios de su Corte. Pero realmente relevantes, por razón del número de arbitrajes y de las controversias que conocen, yo creo que en España hay solamente un número limitado de Cortes de Arbitraje.

En relación con la segunda pregunta, no creo que esta diversidad de Cortes de Arbitraje sea la causa por la que algunos empresarios españoles sometan sus controversias a Cortes extranjeras. Esta diversidad yo creo que no asusta a nadie, ni al empresario ni al particular. Cuestión distinta es que algunas Cortes extranjeras tengan una tradición mucho mayor que las españolas, con gran experiencia y prestigio, que ha motivado que ciertos asuntos se hayan decidido en su seno, que sin duda alguna se podían haber residenciado en cualquier Corte Española de categoría.

Y en este sentido le diré que España puede y debe jugar un papel importante en la resolución de aquellos conflictos que se produzcan en ciertas áreas como la de Latinoamérica, muy especialmente aquellos conflictos que surjan por las relaciones de esta parte del mundo con China y países de su entorno.

Usted lidera una entidad especializada en arbitraje, ¿cuál es la clave a la hora de ganarse la confianza de sus clientes?

En el caso concreto del Comité Bancario y Financiero de Arbitraje creemos, como ya le he dicho antes, que la clave para ganarnos la confianza de nuestros futuros clientes es la calidad de los Árbitros que se han integrado en el Comité.

Al ser un Comité dirigido al sector financiero, del mercado de valores y seguros, sectores que requieren de una gran especialización, consideramos que la categoría de los Árbitros con que contamos, conocidos y acreditados todos ellos en estos sectores, será la clave del éxito para ganarnos la confianza de nuestros clientes.

¿Hasta qué punto para cualquier abogado especializarse en arbitraje es rentable? ¿Es un buen momento en plena crisis apostar por el arbitraje?

Yo no me atrevería a afirmar que especializarse en arbitraje sea rentable y así animar a jóvenes Abogados para que se especialicen en esta área. Creo que en la decisión de especialización de un Abogado intervienen muchos factores en los que no quiero entrar. Lo que sí le puedo decir es que el Arbitraje en España está empezando a tener, y va a continuar teniendo cada vez más, una mayor e importante proyección. En tiempos de crisis económica como el que ahora estamos padeciendo se produce un incremento de la litigiosidad y de los conflictos. Como consecuencia de ello, en esta situación el Arbitraje y los demás medios alternativos de resolución de conflictos adquieren un importante protagonismo.

¿Cómo se explica el desarrollo internacional del arbitraje fuera de nuestras fronteras y que a nivel interno no haya despegada?

Me remito a lo afirmado previamente. En España tenemos una buena Ley de Arbitraje a partir del año 2.003. La legislación anterior quizás no fue todo lo buena como hubiera sido necesario para que en España se hubiera desarrollado una importante práctica arbitral. Es a partir del año 2.003 cuando hay que poner el contador a “cero” para valorar el desarrollo del Arbitraje en España. Y también le reitero que considero que estamos en la buena senda para que el arbitraje se pueda desarrollar adecuadamente en nuestro país.

A nivel internacional, en algunos países de nuestro entorno, han contado con una regulación arbitral probablemente mejor que la que teníamos nosotros hasta el año 2.003, y eso les ha permitido un mayor desarrollo de su práctica arbitral. Pero como le comentaba anteriormente, estoy convencido de que España dispone en la actualidad de un marco normativo adecuado, de unas Cortes de Arbitraje de categoría que cuentan cada vez con más prestigio, algunas de ellas a nivel internacional, así como unos Árbitros tan cualificados como cualquier otro de un país de nuestro entorno, que nos permitirá que en breve plazo España pueda tener implantada una muy buena e importante práctica arbitral.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.