Nuestra interlocutora es una de las profesionales que mejor puede analizar las tendencias emergentes en la abogacía de los negocios. De hecho fue uno de los ponentes invitados en la jornada organizada recientemente por el Centro de Responsabilidad Social de la Abogacía del Colegio de Abogados de Madrid (CRSA). En este acto que fue presentado por el Decano, Antonio Hernández-Gil Álvarez-Cienfuegos, q destacó el papel esencial que desarrollan los abogados en la sociedad garantizando el acceso a la justicia y la conexión de la profesión con este valor constitucional. Por su parte, Marisa Méndez, nuestra entrevistada señaló que La Responsabilidad Social de la Abogacía es un concepto en construcción que, se bebe de la ética profesional, del rol de los abogados en la sociedad y de la tradicional actividad de pro bono, pero va mucho más allá.

Desde su punto de vista tiene más beneficiarios de los que creemos, ya que Méndez integra como grupos de intereses desde Socios a las Futuras Generaciones, pasando por los empleados de las firmas, proveedores, clientes, periodistas y por supuesto, tercer y cuarto mundo, entre otros. Además es más que acción social y pro bono, ya que parte del concepto es también el gobierno corporativo, el voluntariado, la protección del medio ambiente…Y más estructurado y evolucionado de lo que se piensa, con planes, memorias y comités cada vez más frecuentes en despachos de la abogacía de los negocios En conclusión,” creo la actividad de Responsabilidad Social está de plena actualidad en los despachos de la abogacía de los negocios y que hay un camino por recorrer muy interesante y con beneficios a todos los niveles.”

Marisa Méndez desarrolla su actividad como consultora de gestión de servicios profesionales y está especializada en despachos de abogados. Desde 2002 es profesora en el IE Law School donde imparte la asignatura “Lawyers, Law Firms and the Global Economy”. Es licenciada en Derecho y solicitor, Máster en Marketing y Postgrado en Gestión y Dirección de Entidades No Lucrativas. Su carrera profesional la inició Clifford Chance, Londres, como abogada en el área de mercado de capitales. Después, fue consultora para Fundación Codespa y para la UNESCO, desarrollando su labor en Jordania, Brasil, Perú y Estados Unidos. De 2002 a 2004 trabajó como Directora de Marketing de Allen & Overy. Es autora del libro “Patrocinio de los Proyectos de Desarrollo Social: Inversión de Futuro” (2003) y co-autora del “Libro Rojo de las Firmas de Abogados” (2004) y del capítulo “La Transformación de la profesión de abogado: europeización, regulación comparada y responsabilidad social” (2007)”.

¿Cuál es la situación actual de la RSA en los despachos de abogados en un contexto marcado por la crisis?

En lo que es la abogacía de los negocios la RSA lleva muchos años, sin embargo en los últimos meses se aprecia más actividad en este campo. Hay más noticias y más eventos relacionados con la RSA. Estamos en un buen momento para su desarrollo. Se está organizando como actividad, en algunos casos esta algo desordenada o que partía de iniciativas individuales dentro de los despachos.

En este momento podemos informar y formar a otros colectivos en que consiste el concepto de Responsabilidad Social en la Abogacia y dar los pasos previos para organizarla de forma adecuada, de cara a conseguir que el mayor número de abogados se una a este tipo de actividades

¿Dónde están las diferencias entre el pro bono y el Turno de Oficio que a juicio de los expertos son tan incompatibles?

Es una buena pregunta. La verdad que depende de las jurisdicciones el ver que sean tan diferentes. En el caso de nuestro país que contamos con la Asistencia jurídica Gratuita a través del Turno de Oficio, el pro bono viene a sumar y a complementar porque el Turno de Oficio no llega a todo tipo de actividades.

En este sentido la actividad que hagan los abogados va a complementar lo que entendemos como justicia gratuita. En determinadas situaciones la actividad de pro bono puede encontrar a personas susceptibles también de dirigirse al Turno de Oficio. Es como un estadio previo antes de llegar a la justicia gratuita.

En nuestro país no es extraño ver a un abogado que lleve asuntos en el Turno de Oficio y que a su vez realice actividades pro bono desde su despacho. Es una suma muy importante. Aquí uno más uno es mucho más que dos

¿Quién debe marcar las normas de juego en la RSA? ¿Es pensable que cada despacho se pueda autorregular en estos temas?

Aquí hay opiniones para todos los gustos. Mi opinión personal y profesional es que este tipo de actividades tienen que provenir de actitud voluntaria. A medida que se van organizando es lógico que el despacho piense en dar un paso más allá y elabore su propio Código Etico, donde además de incluirse las buenas prácticas se observe en que tipo de prácticas concretas se encuentra el despacho más cómodo.

La premisa es la voluntariedad en este terreno. Creo que una vez que se inicia el camino en la RSA no hay marcha atrás. No creo que sea necesario que exista un organismo supraregulador de estos temas en la abogacía. Por encima de todo esto debe primar la voluntariedad del despacho de hacer cosas; crear su código ético para así mejorar la gestión de su firma y asi que esas acciones de RSA tengan cierta homogeneidad en su contenido

¿Qué deben hacer los despachos para despertar la conciencia social en el abogado, de por sí individualista en su trabajo?

Es una cuestión que se plantea a reflexión. No puedo ocultarle que cuando imparto clases a gente más joven y hablamos de este tema sale a relucir cierta suspicacia, sobre todo para tratar de analizar el por qué los despachos se involucran en esta actividad. En este sentido es importante la actividad de comunicación de la firma para poder contar que estamos ante un acto interno del despacho; de motivación interna para devolver a la sociedad parte de aquello de lo que recibe a diario ese despacho.

Es evidente que toda nuestra actividad se basa en motivaciones intrínsecas y extrínsecas. Con este tipo de iniciativas de pro bono el abogado recupera parte de la magia de la profesión: hace años se entendía el ser abogados como tener la posibilidad de participar en una sociedad mejor. Entonces, ¿Qué podemos hacer?, Creo que sobre todo buscar ejemplos. Ejemplos de abogados que hayan sabido compaginar su actividad profesional con iniciativas en el terreno de la RSA, es el caso de Mario Armero que hemos estudiado en el Instituto de Empresa. Además, siempre existe la posibilidad de poder darle al despacho los medios adecuados para que pueda colaborar en este terreno de la RSA. Promover estas dos líneas sería muy interesante

¿Cómo se puede medir la rentabilidad de las acciones de RSA un despacho de abogados?

Como antes le comentaba estamos ante un nuevo momento. Hasta ahora las iniciativas en este terreno se han hecho algo desordenadas. A la hora de medir la rentabilidad de estas acciones es fundamental saber de forma previa que objetivos queríamos conseguir con la implantación de estas actividades: saber si estamos ante objetivos internos de motivación; o por el contrario hablamos de valores o incluso vincularlo a los resultados de tal forma que podamos ver los resultados directos o indirectos de estas acciones.

Serán fáciles de medir y cuantificar esas acciones siempre y cuando se hayan fijado los objetivos previos. Este es el momento en el que se encuentran muchos despachos. Haciendo planes de RSA que luego vemos con el tiempo como se convierten en memorias. Para saber la rentabilidad es fundamental tener claro qué queremos conseguir.

Por último, en un contexto de crisis como el que vivimos, ¿ los despachos siguen apostado por desarrollar políticas de RSA?

En un momento como el actual creo que es más necesario que los despachos de abogados organicen su actividad de RSA de una manera coherente y aglutinando esfuerzos y actividad en proyectos muy concretos, gracias a ello su impacto será mucho mayor. De todas formas esta crisis está ayudando a ordenar; los despachos se ordenan a todos los niveles incluido en el campo de la RSA. Creo que veremos más actividad de la que se está realizando en los últimos meses. El siguiente paso que veremos pronto será el perder el miedo a comunicar lo que estamos haciendo en este terreno. Es importante que tu mano derecha sepa lo que hace la izquierda. Se deberían potenciar las estrategias de difusión en los bufetes relacionadas con las buenas prácticas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.