El Club Derecho ESADE Alumni organizó, junto con el Club Empresa Familiar ESADE Alumni, una mesa redonda titulada «El papel del abogado interno en la empresa familiar». En este acto se quería debatir sobre la función del nuevo rol que asume el abogado de la empresa familiar desde diferentes perspectivas y experiencias. Los protagonistas de la mesa redonda fueron Gonzalo Rodés, presidente de GBS en Cataluña; Aurora Cruz, directora de la asesoría jurídica de Natura Bissé, y Juan Antonio de Rueda (Lic&MD 01/COBEGA DD 10), asesor legal de Equatorial Coca-Cola Bottling Company. Además, Joaquín Uriach (MBA 94), presidente del Club Empresa Familiar ESADE Alumni, fue el encargado de moderar las intervenciones de los ponentes y de sacar conclusiones posteriores a la mesa redonda.

La primera intervención fue a cargo de Aurora Cruz: «La importancia de acompañar desde la perspectiva legal en los ámbitos del negocio». Tras una breve presentación de su trayectoria profesional, Cruz hizo un background sobre Natura Bissé. Centrándose en la parte más jurídica, explicó que «es muy importante para una empresa tener un asesoramiento previo, sobre todo si mira hacia un mercado exterior». Para eso, y para proteger la marca y su posicionamiento en el sector del lujo, se apoya en tres pilares: gestionar la marca, conocer el entorno normativo y cultural, y contar con contratos de distribución, sobre los que la conferenciante afirmó que «no existe un modelo de contrato» y que cada caso se tiene que adaptar según el mercado y el cliente en concreto. «El problema principal –concluyó– es encontrar el equilibrio entre la agilidad comercial y la máxima seguridad jurídica».

Gonzalo Rodés fue el siguiente en intervenir, y lo hizo con una ponencia titulada «La evolución del rol del abogado interno en la empresa familiar». En la actualidad, según el ponente, uno de los principales problemas de las compañías es que todavía hay grandes empresas que no cuentan con un despacho jurídico sofisticado: «Para que la compañía crezca, es muy importante contar con un abogado con mucho sentido común, práctico y jurídico». Por eso, la empresa familiar se da cuenta, cada vez más, de que necesita a un profesional de alto nivel. Pero la crisis también ha afectado el sector, y el ponente lanzó una pregunta: «¿Qué va a pasar a partir de ahora? Pues se mirará el valor añadido de la aportación del abogado. Entonces surgirá la generación de valor. Y todos los que no formen parte de ella, los menos cualificados, serán contratados esporádicamente, harán el doble de trabajo y cobrarán menos». Para finalizar, Rodés reconoció que, en la empresa familiar, la confianza es lo más importante, y no se traduce solo en lo que afecta la empresa, sino también en lo que afecta la familia. Es decir: abogados empresariales y familiares.

Por último, intervino Juan Antonio de Rueda, que explicó su experiencia en internacionalización en países emergentes, concretamente en algunos de África, que es el continente donde él se mueve. Como ejemplo, dio a conocer el trabajo que hacen en Argelia. De Rueda empezó diciendo que, «Contando Equatorial Coca-Cola con el 91% del  accionariado de un embotellador de dicho territorio», en Argelia salió una ley para proteger al accionista local que les perjudicó directamente. «En ese momento, buscamos asesoramiento de los abogados del país y cada uno decía una cosa diferente. Esto demuestra que en este tipo de países te mueves en un marco de gran inseguridad jurídica». A pesar de ello, quiso dejar claro que, «aunque sean entornos muy complejos, al final son muy gratificantes, y la empresa, al encontrarse en un país emergente, dispone de un gran recorrido en el mercado».

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.