La elección ha seguido los pasos establecidos en los estatutos de la firma, que consisten en la designación de un comité de socios encargado de llevar a cabo las consultas internas precisas para designar al nuevo presidente.

Fernando Ruiz sucederá a Carlos González, que se retirará tras nueve años en la presidencia de Deloitte. A partir del 1 de junio de 2009 se hará efectivo este cambio, fecha en la que comienza el nuevo ejercicio social.

Carlos González, que lleva 35 años en la firma, 24 de ellos como socio, trabajará durante los próximos meses con Fernando Ruiz para asegurar la continuidad en la gestión y garantizar una transición ordenada en la dirección ejecutiva.

Fernando Ruiz (1958, Argamasilla de Calatrava, Ciudad Real) licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, lleva 29 años en la firma, 17 de ellos como socio.

Desde hace doce años es el máximo responsable de la industria de Servicios Financieros y miembro del Comité Ejecutivo de Deloitte en España. Compagina estas responsabilidades con la dirección de la estrategia comercial de la firma y desempeña un papel destacado dentro de la red internacional de Deloitte, ocupando diversos cargos.

En 2002 fue nombrado miembro del Comité de Dirección mundial de la industria de servicios financieros y desde 2005 es responsable de esta industria en la región de EMEA (Europa, Oriente Medio y África). Sus capacidades personales y profesionales le permiten conocer de primera mano la realidad del mercado y ser una persona reconocida y respetada por los empresarios, las instituciones, los reguladores y las personalidades del sector profesional.

Y, lo que es más importante, cuenta con el apoyo de todos los socios, que lo han identificado como el líder más adecuado.

Carlos González alcanza la edad de retiro tras haber consolidado el liderazgo de Deloitte entre las cuatro grandes firmas de auditoría en España.

Los ejes de su mandato han sido el mantenimiento de Deloitte en la primera posición en el área de auditoría (tanto por facturación como por el número de empresas cotizadas que son auditadas por la firma), el impulso del negocio de consultoría, la potenciación de la asesoría fiscal y legal y del asesoramiento en las transacciones corporativas.

Además, ha sido el artífice de la integración ejemplar de Andersen y Deloitte en 2002 y en 2005 gestionó la continuidad del negocio tras el incendio de la sede social en el edificio Windsor de Madrid. Deloitte lideró también el crecimiento de las “cuatro grandes” en el último ejercicio fiscal de las mismas, en el que la firma aumentó su facturación un 20,48%

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.