La primera fase se completó el 25 de septiembre de 2009 y consistió en la adquisición, por 1.200 millones de euros, de cerca de 1.000 sucursales y edificios singulares.

La segunda fase consistió en la adquisición, por 280 millones de euros, de cerca de 155 sucursales y edificios singulares y el alquiler simultáneo a BBVA. La operación estuvo financiada por un sindicato de bancos liderado por Barclays, Deutsche Bank y La Caixa.

El asesoramiento legal en la operación lo lideró el socio de mercantil de Freshfields Armando Albarrán, que contó en su equipo con los asociados senior Paul Doris (derecho inglés) y Rocio Escudero.

El equipo de inmobiliario lo dirigió el socio Juan Gómez-Acebo con la colaboración del asociado Fernando Soto.

El equipo financiero que dirigió la operación estuvo capitaneado por el socio Iñaki Gabilondo y contó con la colaboración de los asociados Jaime Rossi e Isabel Villa.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.