Hoy tendrán la oportunidad de acercar posturas y tener una toma de contacto aunque, como ya comentó el presidente Moliner hace unos días, no será hasta el próximo lunes cuando analicen la reforma del Gobierno sobre el CGPJ. En este contexto, el Presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Gonzalo Moliner Tamborero, y el Ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, suscriben hoy en la sede del Tribunal Supremo el Acuerdo entre el Ministerio de Justicia y dicho Tribunal para la puesta en marcha del IV Plan de Actualización del Tribunal Supremo, previsto para el segundo semestre del presente año.

Como es sabido, este Acuerdo que comenzó en 2006, parte del reconocimiento del Tribunal Supremo como cúspide de todos los órganos jurisdiccionales y tiene como objetivo proveer a las Salas del Tribunal Supremo y a su Gabinete Técnico de los medios necesarios para reducir los tiempos de resolución de las causas y disminuir el  número de asuntos pendientes del Alto Tribunal.

En búsqueda de la pendencia cero

 Hay que recordar que en junio del 2010, el que era titular de justicia Francisco Caamaño, y el presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Dívar, firmaban el III Plan de Actualización del Tribunal Supremo para el periodo 2010-2012, cuyo objetivo es resolver los asuntos en el mismo año de su recepción y lograr la pendencia cero. Para conseguir sus resultados, el plan tenía una fecha límite: 2012, año en el que hemos conmemorado  el bicentenario del Alto Tribunal, surgido de la Constitución de Cádiz, de 1812.

Ese  acuerdo, con una inversión de 12 millones de euros, constaba una serie de medidas dirigidas a la modernización tecnológica del Tribunal Supremo, con la implantación del sistema de digitalización de documentos y el expediente electrónico, que permitirán una gestión documental integral, mediante la agilización de la tramitación de expedientes y la eliminación del papel físico.

También establecía el fortalecimiento interno del Alto Tribunal a través de su reorganización administrativa, para poner a su disposición los medios y elementos necesarios para hacer frente a su carga de trabajo y evitar planes puntuales de refuerzo. Las actuaciones, en ese sentido, van orientadas a la mejora del gabinete técnico, el despliegue de la Nueva Oficina Judicial en el Tribunal Supremo y a la catalogación de documentos y creación de un archivo histórico.

La planificación del acuerdo para reducir los tiempos de resolución de asuntos y descongestionar el importante volumen de asuntos pendientes (pendencia) registrados quedaba evaluada de la siguiente forma:

– La sala 1ª de lo Civil procurará examinar alrededor de 4.400 asuntos anuales en fase de admisión y resolver 800 asuntos al año en fase de decisión, mediante la correspondiente sentencia. De esta forma, a 30 de junio de 2012, la pendencia de la Sala Primera rondaría los 3.000 asuntos, dado que su evolución en el último quinquenio ha permitido pasar de los 14.152 asuntos pendientes, en 2005, a los 4.512 del año 2009, con una reducción del 68,11%.

– La sala 2ª de lo Penal procurará resolver, bien por auto de inadmisión, bien por sentencia, 4.500 asuntos anuales, lo que al final del periodo de duración del presente plan conllevará que la pendencia se reduzca a una cifra cercana a los 1.800 asuntos.

– La sala 3ª de lo Contencioso-Administrativo intentará examinar alrededor de 10.000 asuntos anuales en fase de admisión, de los que previsiblemente se dictarán 5.000 autos de inadmisión, y resolver 8.500 asuntos al año en fase de decisión, mediante la correspondiente sentencia. De esta forma, a 30 de junio de 2012 la pendencia de la Sala Tercera se aproximaría a los 10.000 asuntos. – La sala 4ª de lo Social procurará resolver, bien por auto de inadmisión o por sentencia, 5.200 asuntos anuales, para alcanzar al final del Plan de refuerzo una pendencia aproximada de 3.000 asuntos.

– Gabinete Técnico. Se llevará a cabo un estudio técnico que realice un diagnóstico sobre su organización y funcionamiento en el contexto de una Nueva Oficina Judicial en el Tribunal Supremo, que se orientará a la creación de servicios comunes y a la revisión y adecuación de las Relaciones de Puestos de Trabajo (RPTs) del Tribunal Supremo. Dentro de esta área se creará un Archivo Histórico que permitirá aglutinar en un único punto todo el acervo documental con relevancia histórica del Tribunal Supremo.

Proyecto de modernización tecnológica y organizativa del TS

El elemento central del proyecto de modernización tecnológica y organizativa del TS es la gestión integral del expediente judicial en formato electrónico, es decir, desde su entrada en el registro hasta el cierre de cada uno de los expedientes. Para ello se creará una oficina general de entrada de documentación encargada del registro, la clasificación y el reparto de los documentos. Además, todos los documentos presentados en formato papel serán objeto de catalogación y digitalización.

Se creará igualmente un gestor documental que permitirá la incorporación de contenidos de gran variedad de formatos multimedia tales como vídeo y audio, ofreciendo la posibilidad de incluir, en el propio expediente, las grabaciones de los juicios hechas en las salas. Finalmente, la tramitación digital permitirá aprovechar el sistema de notificaciones y comunicaciones Lexnet, ya en funcionamiento. Todo este proceso de modernización tecnológica del TS se llevará a cabo con estricto respeto a las previsiones contenidas en el test de compatibilidad del CGPJ y de acuerdo con los principios establecidos por EJIS (Esquema Judicial de Interoperabilidad y Seguridad de la Justicia), a fin de garantizar la adecuada compatibilidad e interoperabilidad entre todos los sistemas.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.